19 de diciembre de 2011

Spoiler Alert: Jungla de Cristal: Año Uno

Pues nada, viendo que parece ser que si escribo no me hace caso ni su puta madre, voy a ver qué pasa si lo grabo en vídeo.

Primer intento, bastante chusquero la verdad. A ver si al siguiente balbuceo menos.

Últimamente estoy leyendo muchos cómics "rarunos", o que no son conocidos mundialmente, vaya. Y solo por si los veis un día paseando por la FNAC, comparto mi opinión sobre ellos para que si os planteáis comprarlos, sepáis a qué os enfrentáis XD

En este caso, una precuela de La Jungla de Cristal en comic: Año Uno.

Ya me contaréis qué opináis.



17 de octubre de 2011

Sesión de monólogos en The Rock (06/10/2011)

Pues nada, o bien a los organizadores les gusté la primera vez que actué, o bien no tienen a nadie más. El caso es que este primer jueves de mes repetí como monologuista en el bar The Rock, esta vez junto a La Oruga Calva (que muchos conoceréis como Mayu XD) y Noemí.
Yo en concreto tenía la cabeza en otro lado - en Japón, para más señas -, y se me olvidó que tenía que prepararme DOS monólogos, así que solo me dio tiempo a escribir uno, y a medio memorizar una entrada de un blog que os tengo que recomendar: The movie Snatchers.

Os dejo con los "audios" - sí, son videos, pero con la mierda de iluminación solo se ve un manchurrón negro. Gracias que el audio sí quedó bien - de la sesión, y el texto del monólogo que escribí yo. Espero que os guste

-----------------------------

Cuando yo era pequeña, en el pueblo al que íbamos a veranear había dos cines de verano. De estos de los de antes, en los que se veía el cine de verdad, no como ahora. Tengo que reconocer que ya no hacen cines como los de antes… Esas sillas de metal pegadas entre ellas, diseñadas para provocarte lesiones en la espalda, esas paredes encaladas donde no cabía la imagen proyectada, esa tienda de chucherías que tenía de todo menos palomitas, esos baños con un solo wáter para todos los asistentes de la sala… ¡Aquello eran buenos tiempos! ¡Lo que aprende de colocación estratégica para poder salir escopetada hacia el baño antes de que se llenara, y lo que lo he agradecido en las bodas de mis conocidos!

Por aquel entonces era mucho más fácil identificar a un cinéfilo: Si iba cargado con botellas de agua, bocadillos, paquetes de pipas y montones de cojines, ahí lo tenías: Alguien que se dirigía al cine de verano. Hombres sin temor a coger una pulmonía al estar cuatro horas sentados en un patio abierto, que se reían en la cara de las lesiones de cervicales… Los cinéfilos de antes eran unos auténticos héroes!

Ahora ir al cine no tiene ni emoción ni nada. ¿Dónde quedó el miedo a no poder sentarse junto a los amigos si no había sitio? ¿El canguelo que te entraba cuando veías a un tío de dos metros hacer el amago de sentarse delante de ti? Nada! Cada vez que veo a un adolescente quejarse del audio o la imagen de una película, me entran ganas de levantarme, garrote y boina en mano, y gritarle: ¡A ti te quería ver yo en los cines de verano de mi pueblo, jovencito!”.

Claro que ahora el reto no es aguantar las dos horas sentado en una silla de metal en mitad de un patio lleno de bichos, no. Ahora el reto es aguantar dos horas viendo los bodrios que sacan en cine.

Precisamente este viernes fui a ver una película que acaban de estrenar… Cowboys & Aliens, se llama. Eso quiere decir que salen vaqueros. Y alienígenas. Todo junto.

… Me da igual lo que diga Maxibón, a veces dos cosas que te gustan por separado no son mejor si las juntas.

Porque la peli tiene cosas buenas: Tiene a Daniel Craig, que quieras que no es el último James Bond. Tiene a Harrison Ford, que por muy paralizada que tenga la parte izquierda de la cara, siempre será Harrison Ford. Tiene a la anoréxica con la enfermedad neuronal de la tercera temporada de House, que esa serie está muy de moda y su tirón tendrá.

Y ahí está la cosa: James Bond, Indiana Jones octogenario, y una médico anoréxica y meningítica. Y alienígenas. Que oye, interesante suena. Los de Marvel habrían pagado por conseguir un spin off como ese, no os creais.

Porque la Marvel tiene doctorado cum laude en eso de los spin offs. Viendo cómo han ido mezclando a los personajes de sus diferentes comics, me puedo imaginar la evolución: Tenemos a un Spiderman tan pancho pegando brincos por la ciudad. Y de pronto aparece una tan Jean Grey que tiene poderes psíquicos. Y cuando parece que la cosa se va a quedar aquí, aparecen los Xmen al completo para llevársela y que aprenda a usar sus poderes. Y dices, oye, como cameo no está mal, hasta ha tenido su gracia. Y sigues leyendo. Y de pronto en otro capítulo, sin venir a cuento, PAM, Spiderman se cruza con Thor, planeando tan tranquilo sobre Nueva York. Así, porque le ha dado por ahí al guionista. Y de pronto aparecen los 4 Fantásticos. Y Masacre. Y Iron Man. Y el Capitán América. Y Hulk. Y se ponen a pelearse todos entre ellos para ver si se debe o no se debe dar sus nombres reales al gobierno. Y a Hulk lo mandan a la luna. Y luego se convierten todos en zombis y se comen a Tía May.

No sé qué se toma esa gente antes de escribir sus historias, pero yo quiero un poco.
De hecho, yo tengo un guión muy bueno, que estoy planteándome escribir y mandar a los de la Marvel, a ver si les gusta y me sacan de pobre. Comienza con los Mister Fantástico y la Mujer Invisible teniendo una crisis matrimonial por causa de Magneto. Por aquello de que tiene más magnetismo, y tal. Pero al final ella decide plantarlos a los dos y fugarse con Spiderman, lo que cabrea mucho a Magneto, y decide vengarse destruyendo el mundo. Y cuando Loki se entera se cabrea lo suyo, porque acabar con la tierra estaba en sus planes, y se enfrenta a Magneto para evitarlo. En esto llegan los vengadores, que andaban tras los pasos de Loki, y se lía parda.
Y entonces llega Batman… Sí, sé que Batman no es de Marvel, pero estoy siendo innovadora, coño, no quedan muchos crossovers sin hacer en la Marvel, hay que tirar de otras franquicias. Bueno, el caso que llega Batman atraído por el barullo, y se pone a investigar, y descubre que, BAM, en realidad Magneto era el espía del Team Fortress 2 disfrazado! Pero cuando va a darle caza, BAM, el Doctor Moriarty le ayuda a huir, y logra desaparecer en otra dimensión. Pero allí se encuentra con, BAM, Goku, que le atrapa y tras oír su historia descubre que en aquel universo necesitan su ayuda, así que viaja a la tierra, pero cuando va a enfrentarse con Loki ve que este ha capturado a BAM Heidi, y la tiene como rehén para que el resto de superhéroes se estén quietos.

Y entonces llega el desenlace final, que es… BAM

Todo era un sueño de Resines.

En serio, si hicieran un comic con ese argumento, yo lo compraría. De hecho, si hicieran película, sería la primera en ir a verla. Hasta iría a verla aunque lo proyectaran en un ciner de verano, con sillas asesinas y colas kilométricas para entrar al baño. Porque yo soy una cinéfila de las de antaño, todavía voy al cine con almohadas y bocatas, no os digo más.

----------------------------------------------------



13 de septiembre de 2011

Spoiler Alert: FEED


Aunque ya estoy un poco saturada de literatura zombi, el escacharre de mi ordenador ha hecho que en dos semanas lea tanto como en dos meses de actividad normal, y entre otras cosas andaba por casa este libro, así que hice lo que se hace con los libros: Me lo leí.

En primer lugar, tengo que halagar que recientemente los autores de literatura zombi estén saliéndose del marco "cómo sobreviven los protas a un apocalipsis zombi", y generen historias con enfoques y personajes diferentes. Es un soplo de aire fresco, se agradece bastante.

Porque Feed no es un libro cuya historia sea sobre un apocalipsis zombi. Es un libro sobre intrigas políticas que tiene lugar en un mundo en el que ha habido un apocalipsis zombi e, incidentalmente, hay muertos vivientes paseando por las calles.

La generación de este virus también es bastante original: Es una mezcla de dos virus creados con ingeniería genética, uno para curar el cáncer, y otro para curar el resfriado. En el mundo en el que se desarrolla Feed, no hay constipados ni tumores malignos. Y todo el mundo está infectado.

Eeeexacto. Todo el mundo tiene el virus en estado latente en su cuerpo, y puede sufrir una - como lo llaman en el libro - "amplificación espontánea" en cualquier momento, por lo que a la gente se le hacen análisis de sangre constantemente. Perdí la cuenta de cuántos análisis le hacen a los protagonistas en el segundo capítulo, de hecho. Deben de tener las palmas de las manos en carne viva.

La historia en sí trata sobre dos blogeros que se dedican a publicar noticias y cómo son elegidos para seguir la campaña electoral de un candidato a la presidencia de los Estados Unidos. Campaña que se verá boicoteada en un momento dado, en el que todo comenzará a irse a la mierda poquito a poquito.

¿Qué tengo que decir sobre la historia? Que me ha encantado. Enfoque original en lo referente a la génesis del virus, y a situar los hechos 20 años después de que comenzase el "apocalipsis", en un mundo en el que la amenaza zombi es algo asimilado y cotidiano, poco más que ruido de fondo para darle un poco de vidilla a la historia principal. El uso de la tecnología también me ha gustado bastante, y el choque reporteros de medios tradicionales - reporteros por Internet me ha llamado mucho la atención, por ser un reflejo bastante fiel de la situación actual. Quizá el desarrollo del libro sea un tanto facilón y previsible, pero el giro en la última parte lo compensa con creces.

¿Y sobre el estilo narrativo? Ahí tengo algo más que decir. Cada capítulo está estructurado de tal manera que el personaje principal cuenta un poco de la historia, y al final hay "estractos" de artículos en los blogs de alguno de los personajes principales. Estos fragmentos ayudan a hacerse una idea de cómo es el mundo en el que viven, informan de cómo se ha llegado a ella, o dan datos que no se comentan en ningún momento a lo largo de la historia, pero que es curioso conocer. En conjunto la estructura me ha gustado mucho, esperaba cada "artículo" con ansia desde el comienzo de cada capítulo.
Quizá la manera de narrar, no obstante, se haga un poco lenta. A mi desde luego al principio del libro me lo pareció. Se pasa demasiado tiempo describiendo cómo un personaje se pone el casco, se sube la cremallera de la chaqueta y arranca la moto. Demasiado más de la linea de texto necesaria para hacerlo. Pero es una narrativa que si bien chirría en las cuarenta primeras páginas, una vez te has acostumbrado hasta tiene su punto. Porque una cosa es pormenorizar cómo arrancas la moto, y otra pormenorizar cómo revisas un establo en el que ha habido un brote zombi. Es mucho más interesante lo segundo.

En fin: Planteamiento original - para ser un tema tan trillado -, historia central no tanto, estructura de capítulos genial, narrativa no tanto pero aún así buena. Una lectura que recomiendo os guste o no el género zombi. Porque repito que Feed NO es una novela de género zombi al uso.

20 de julio de 2011

Consultorías varias

Segundo monólogo que me preparé para la noche de monólogos en The Rock (bar que os recomiendo encarecidamente: Por la zona de Arguelles, en la calle Fernando de los Ríos, metro Arguelles), ayer jueves por la tarde-noche. Este fue el que menos gracia hizo, así que lo pongo primero y así os partís más con el segundo.

.......................................................



Yo soy consultora.

Que no quiere decir que me dedique a consultarle cosas a la gente, no. De hecho, creo que eso es más bien encuestador. Y está bastante mejor pagado que lo mío, por cierto. Lo que yo hago es trabajar para una consultoría.

¿Y qué es una consultoría? Pues una empresa que se dedica a colocar a gente en empresas que necesitan cubrir puestos, llevándose un porcentaje del sueldo de dicha gente en el proceso.

No, no una empresa de trabajo temporal. Una 'con-sul-to-rí-a'. Que queda como más cool, más moderno y más gafapasta. Las empresas de trabajo temporal son... pues para los curritos, la gente de baja extracción social... ¡Pero las consultorías son para la gente guay, para los que van a triunfar en la vida, para los que tienen un gran futuro por delante!

...

Bien, vosotros lo estáis haciendo mejor que yo, cuando me soltaron este rollo en la primera entrevista para conseguir un curro me partí la caja delante de la de recursos humanos antes de que acabara de hablar.
A mi modo de verlo, la diferencia entre una Empresa de Trabajo Temporal y una Consultora es que en la primera te buscan un trabajo, y en la segunda te buscan un ordenador en el que poder mirar Cuanto Cabrón durante 8 horas al día.

Mi primer curro era la caña: El jefe era bueno y todo, no os digo más. Porque... Ehm... ¿Hay algún 'jefe' en el bar? ¿Alguien? (no? Mejor) (sí? Pues 'exceptuando los presentes, por supuesto...') Todos sabemos lo difícil que es encontrar un superior competente. El único jefe bueno es uno mismo cuando lo hacen jefe.

Pero en fin, que me desvío. En mi primer curro todo era super organizado: Se trabajaba en orden, se cumplían los objetivos, las reuniones de seguimiento eran semanales y eran siempre satisfactorias... ¡Los dos jefes de proyecto estaban encantados!

¿Que dónde estaba el truco? Pues en que éramos todos unos frikazos. Y sí, el que los trabajadores sean frikis o no marca mucha diferencia a la hora de hablar de resultados. Porque una persona normal se conformará con hacer las cosas, pero un friki las tiene que hacer bien para quedarse contento. ¿Que tiene que hacer un documento? Busca gráficos del impacto social, medioambiental, contexto histórico, y citas de personas relevantes sobre el tema. ¿Que tiene que hacer una presentación? Se curra gráficos animados en flash, audio pregrabado, y entrevistas a pie de calle.

Además, eran frikis de los que no se ven venir hasta que abren la boca: Yo lo llamaría el friki ninja. No lo ves hasta que ya es demasiado tarde para huir de él. Pongámonos en situación: Tú estás tan tranquila en un bar, con tu cubata, y de pronto.. aparece un tío bueno salvaje. Te mira, le miras, te acercas, él sonríe, te invita a una copa, habláis un rato, te invita a 'tomar un café' en su casa, aceptas... Y cuando llegas a su casa y entras a su habitación, ahí está: El anticlimax. Un poster de Son Goku a tamaño natural en la cabecera de la cama.

Sí, trabajar con frikis es un gustazo. Todo lo contrario que hacerlo con pijas. Sí, no he dicho pijos, he dicho pijas.

Currando con pijas una descubre un nuevo tipo de disgregación: El departamento está dividido en pijas guapas y pijas feas. Pero eso las pijas feas no lo saben, por cierto, así que agradecería que no saliera de aquí.
El caso es que yo no soy pija, pero como estaba gorda, automáticamente me adoptaron en el grupo de las pijas feas. Y según pude comprobar, las interacciones sociales de ambos grupos, tanto en el trabajo como fuera de él, se limitaban a poner a parir a las integrantes del grupo contrario. Eso, y hablar de ropa, vacaciones en Roma, y el último capítulo de Gossip Girl.
No me malinterpreteis, me gusta criticar a la gente, y no tengo nada en contra de la ropa - yo llevo ropa! - ni de Roma. Pero Gossip Girl... O sea, Gossip Girl... Qué de malo tenía Mujeres Desesperadas, eh??

Las pijas son toda una especie aparte del género humano, os lo juro. Como mínimo deberían ser considerados una especie aparte. Como una tribu de la América profunda, o algo así. Yo tardé más de una semana en empezar a entender lo que me decían cuando me hablaban. Tenías a la pija "O sea, ayer vi unos Oxford en Lefties que eran todo love, sabes? Pero estaba ya a full de bolsas de Tommy Hillfiguer y tuve que pasar, pero les he llamado, entiendes?, y me las han reservado para comprarlos hoy, o sea que genial, ya te digo" Y yo "ahá, ahá, ahá", sonriendo, rezando para que lo que me esté diciendo no sea una pregunta, y manteniendo el contacto visual, no sea que se ponga violenta.
También me descubrieron un mundo nuevo de maneras de perder el tiempo en el trabajo. Yo con la página de los gatitos que no saben vocalizar y el chat de google había sido siempre más que feliz, pero ellas se dedicaban a mirar los catálogos de Women's Secret, ojear blogs sobre las últimas temporadas de ropa de Zara y Mango, y utilizar el chat interno para seguir hablando mal de las del otro grupo. Y lo peor es que cuando alguna encontraba un enlace "interesante", me lo enviaba para que le dijera qué opinaba al respecto!
Cuando yo veo que hay tías que se dedican a recorrerse todos los Zara de Madrid para hacer un estudio comparativo de todos sus modelos de zapatos de la primavera de 2010, hacerles fotos, y subirlo a su blog, lo único que opino al respecto es que las pobres necesitan un novio, ¡pero ya! Pero claro, tampoco es cuestión de decirle a mi compañera de trabajo pija "opino que necesitais compraros una vida, en vez de tanto zapato", que igual se cabrea y me ataca...

Aunque peor aún que trabajar con pijas, es trabajar con... 'lentitos'. Esas personas que "hacen lo que pueden", pero que no se enteran de una mierda, se lo expliques como se lo expliques. Es estresante: Te llegan por la mañana y te preguntan qué tal el finde. Al ir a desayunar, te vuelven a preguntar qué tal el finde. A la hora de la comida, te lo vuelven a preguntar. Y cuando salís del curro... sí, exacto, te lo preguntan otra vez. No he tenido más sensaciones de dejá vu en mi vida: Es como si estuvieran cambiando cosas en Matrix continuamente.
Lo mejor es cuando pillan las cosas: De pronto se vuelven hacia su compañero, que está a su bola, y le dicen con la cara iluminada, "claro, has visto lo que ha dicho??" Y claro, al compañero le toca asentir y sonreír... siempre manteniendo el contacto visual no se vaya a poner violento, claro.

La verdad es que este tipo de compañeros de trabajo son adorables. Como nunca están muy seguros de haberte entendido pero tienen miedo de que se note, te llevan la razón en todo. El problema es cuando no te toca un lentito como compañero, sino como superior.

Imagínate: Un día te mandan solucionar una incidencia. Al final del día, encuentras el motivo, le mandas un correo electrónico con el problema a tu jefe, y le llamas para comentarle cual de las dos soluciones sería mejor tomar. Tras hablar diez minutos, todo queda claro y te pones a arreglarlo... Y al día siguiente, cuando estás ya con otra cosa, te llega tu jefe y te suelta "oye, he estado mirando lo de ayer, y creo que ya sé dónde está el problema". Extrañado, le comentas que eso ya estaba hablado y solucionado, y él, ni corto ni perezoso, te responde: "Ya, pero es que ayer cuando te lo estaba explicando no sabía de qué estábamos hablando, así que mejor ahora lo dejamos todo claro".

...

No sabía de qué estaba hablando cuando te estaba explicando algo. No sabía lo que te estaba explicando. ... No, da igual cómo se enfoque, no tiene puto sentido. Joder, no sé, es como si Pitágoras te explicara cómo hallar la hipotenusa de un triángulo rectángulo, y al día siguiente te dijera "oye, he estado mirando lo de los catetos, y creo que no tenía muy claro lo que te estaba diciendo ayer, eh?".
Que yo no tengo nada en contra de los lentitos, que yo también soy bastante lenta antes del quinto café de la mañana. Pero cuando un lentito intenta que no se note que no pilla las cosas ni a la de siete, queda un poco ridículo cuando le pillan.

Es como aquella película de Asterix... están los piratas en el barco, todo emocionados, y la hija del capitán grita ¡Casquen los artebuses!, ahí, con toda la autoridad, la espada en alto, muy digna ella. Y llega el padre por detrás y le dice "tranquila hija, tranquila... Y 'casquen los artebuses' no significa nada".
Claro que si yo le suelto a mi jefe "tranquilo jefe, tranquilo... Y 'desprojege el uss' no significa nada" igual pierdo el trabajo, claro.

Pero qué queréis que os diga, estamos hablando de gente que deja que una consultora le quite la mitad del sueldo cada mes por ver crecer la hierba, y se quedan tan tranquilos. Es normal que sean un poco lentitos...


funny pictures - NO.


funny pictures - We don't have to do what you say!
see more Lolcats and funny pictures, and check out our Socially Awkward Penguin lolz!

12 de julio de 2011

Sobre curros y hastíos

Hace unos 8 meses me contrataron como analista programadora.

Todo muy bonito, aunque el sueldo venía a ser exactamente igual que el que me ofrecieron hace siete años por mi primer trabajo de programadora junior y era subcontratada de segundo orden. Pero aún así era un trabajo, y después de haber estado todo 2010 en el paro, tener un sueldo con el que pagar las deudas era algo de lo más apetecible.

Como era de esperar, y ha venido siendo en todos mis trabajos hasta la fecha, tardé aproximadamente un mes en tener un puesto de trabajo completamente operativo, lo cual fue gracioso porque de que me dijeron que estaba contratada hasta que me llamaron para empezar a trabajar pasó un mes que, según me dijeron, habían usado para organizar mi puesto de trabajo.

Nada más empezar, y tras leerme una tonelada de tutoriales y asistir a media docena de reuniones que no entendí en absoluto, de pronto el que iba a ser el coordinador del proyecto comenta que no hay dinero para la reingeniería de la aplicación. Así que tras tres meses de estudiar una aplicación, de pronto quedo en el limbo de los desasignados.

Así que, con mi contrato de analista programadora, con mi curriculum de java y c++, tras la prueba de java que me habían hecho al entrar, me meten a soporte de otra aplicación, encargada de las incidencias de la base de datos. Que está en Oracle. Cuando en mi CV no hay ni una sola mención a PL/SQL.

Incidentalmente, se necesitan ciertos diagramas de la base de datos, en Rational Rose. Yo había hecho diagramas de flujo y de actores en mi primer trabajo, hace siete años, pero no había vuelto a tocar Rational Rose, y en lo que a mi respectaba la cosa podía seguir así. Pero como nadie más del departamento sabía usarlo, y yo estaba "desasignada", de pronto me convertí en la experta en Rational Rose.

En ocasiones llegan incidencias de java, y alguna que otra me la mandan a mi. Tipo "sustituye esta variable por esta otra" o "cambia el system.out por logger.info". Cosas tan complicadas que incluso mi sobrina de 6 años tendría problemas en llevar a cabo, vaya.

La mitad del tiempo no tengo absolutamente nada que hacer, y la otra mitad me mandan tamañas estupideces, con un grado tal de desinformación, y en un idioma tan poco parecido al español - aunque me consta que es el que habla mi jefe... o eso dice él -, que o no tengo ni puta idea de qué hacer y tengo que hacerle perder el tiempo a un compañero preguntándoselo, o cuando termino el trabajo me caen todo tipo de reprimendas "porque te dije que lo hicieras de otro modo", o directamente no puedo realizar el trabajo porque necesito tal programa o tal actualización, y los de microinformática no les sale de los cojones instalármela.

Hace unas semanas, mi gestor me mandó hacer unos diagramas en Rational Rose. Se los tuve el día que me dijo, un par de horas antes de la hora de salida. Todo muy bien y muy bonito. Unos meses antes, como yo era lo más parecido a "diseñador" que hay en el departamento, porque edito webcómics para traducirlos del inglés al español, me mandaron modificar los logos de la aplicación, cosa que tuve que hacer en mi casa porque ni photoshop era corporativo ni mi perfil permitía la aplicación de dicha aplicación. Tampoco pasó nada, tuve las cosas a tiempo y correctamente.

Y llega mi otro jefe. Ese que se explica con el culo, en un idioma raro que parece español pero no lo es, y que como le preguntes o cuestiones algo mientras está explicándote o corrigiéndote te empieza a insultar. Y me manda una cosa. Cosa que le tengo para el día que me lo pide.

Y ahí empieza lo divertido.

Para subir los cambios, es necesario tener instalada una aplicación que no es corporativa, así que tuve que mandarle los cambios a un compañero que sí la tenía instalada - a mi se niegan a instalármela -, hacerle perder media mañana, y mandarme el archivo necesario. Una vez hecho eso, y con los cambios de PL/SQL y java subidos y el pase a preproducción pedido, mi jefe de pronto me suelta que tenía que haber hecho los cambios siguiendo una guía de estilos de la cual no me había hablado hasta ese momento, así que tuve que cambiarlo todo, porque los nombres de las variables no eran las correctas. Tenía de vacaciones el jueves, viernes y lunes, y tras terminarlo todo, mi jefe me dijo que si faltaba algo por hacer, ya lo terminaría él. Hoy, según he llegado al curro, me suelta que tengo que cambiar otra cosa, según unos estándares de los que no me había hablando antes, y que cuando lo haga vuelva a subirlo todo. En todo este tiempo, una semana y media, lo único que les ha importado es que las variables estén con el formato correcto. Llevo trasteando por ese código unos cuantos meses: Ni uno solo de los archivos sigue ese estándar. Nadie me ha preguntado, ni se ha molestado en probar, si los cambios funcionan.

En todo este tiempo, a los fallos de gestión y organizativos - por no decir de falta de capacidades de comunicación - debidos a mi responsable me los han encalomado a mi. Si él no se acuerda de darme los documentos según los cuales tengo que hacer los cambios, la torpe soy yo por no seguir el estándar; si él calcula mal cuánto se puede tardar en hacer algo, yo soy una inútil. Si él espera que con la mierda de explicaciones en su idioma particular voy a saber leer mentes y deducir exactamente qué se espera de mi, yo no me entero de nada. Y lo peor es que ese hombre, sin tener ni puta idea de java - ni de español, ya puestos -, es mi superior, gana el triple que yo, y pese a que en el departamento en general piensan que es un manta, nadie le dice nada porque es el superior.

Ese hombre me dio instrucciones concretas de no hablar con sus superiores sobre nada de lo que él me mandara o dijera, seguramente para que no se enterasen de que es un puto inútil, y para poder calzarme a mi la responsabilidad de su mala gestión. La mitad de las veces, no le he hecho ni caso y cuando me preguntan sobre lo que hago, mi respuesta estándar es "me dijo que lo hiciera así", o quizá una explicación algo más pormenorizada en la que reproduzco, palabra por palabra, sus explicaciones e instrucciones.

Seguramente me acaben echando del trabajo por inútil, pese a que ni me han dado la oportunidad de demostrar que soy una buena trabajadora, ya que me han puesto a cargo de tecnologías que no es que no domine, sino de las que no tengo ni puta idea, ni me han juzgado justamente, porque si la mitad del tiempo lo paso en internet es porque no tengo trabajo, y cuando me lo mandan, el inútil que lo hace se deja tantos detalles y explica tan mal las cosas que no tengo ni puta idea de lo que hay que hacer y lo acabo haciendo a medias o mal. Y tampoco es que microinformática ayude, porque gracias a ellos y a su negativa tajante a instalarme los programas que necesito para trabajar - o sus actualizaciones, ya puestos -, tardo el triple de lo que tardaría una persona con el software necesario instalado.

Y esta empresa sigue creciendo, sus dividendos aumentando, la estupidez de sus cargos intermedios perpetuándose, y yo esperando el día en que me levante y todo me de tan igual, que comience a hacer las cosas así de chapuceramente yo también, y así entre en el sistema de una vez por todas.

28 de junio de 2011

Pulp Comics Magazine #2, a la venta a principios de Julio!



Así es, señoras y señores. Se ha hecho esperar, pero por fin vais a poder disfrutar del segundo número de Pulp Comics Magazine.

Y así será la portada de la revista, de nuevo de mano de Pedro R. M. Andreo y Xavier Gaztelua.



¡No os la querréis perder!

Os recordamos que podeis adquirir la revista por Internet, o en cualquiera de las tiendas en las que se encuentra a la venta.

¡Un saludo a todos!

15 de junio de 2011

Y tal.

Me estoy acordando de las palabras que me dijo cierta conocida cuando tenía la cabeza hecha un lío porque no sabía si dejar a mi novio por otro chico, o pasar del otro chico y quedarme con mi novio. Me dijo "si es que no ves cómo hablas de él...".

Hoy me ha dicho lo mismo sobre un proyecto que estoy dudando seriamente si abandonar... Claro que ella no se acuerda, pero ha utilizado practicamente las mismas palabras... Que no me doy cuenta de cómo hablo de ello, dice...

La primera vez que me dijo aquello la hice caso, y acabé como en el Rosario de la Aurora... ¿No debería pasar de su consejo ahora, no vaya a ser que acabe igual?

En fin... Todos sabemos lo que voy a hacer, y también sabemos cómo voy a terminar de nuevo... ¿verdad que sí? XD

.................

Nach - Hambre de Victoria

Todo lo que tengo es este micro
Y mi concentración,
Tras meses surcando en mi alma
Vuelvo a la acción.
Todo lo que tengo es una voz y la
Esperanza de miles que me lanzan
A ultranza su confianza
Todo lo que quiero es vivir
Una vida plena,
Más allá de esos horarios
Diarios que me condenan.
Sentarme a cenar en paz
Sin ruidos que contaminen,
Soy un mecenas del rap
Callar es mi mayor crimen
Todo lo que veo es deseo,
Venganza y trampa
En la nación donde acampa
La corrupción y el AMPA.
Una estampa de desidia de
Confort mismo y envidia,
La tibia fragilidad que lidian
Mis familias
Todo lo que hago esta
Plasmado en estas hojas
Por sangre y sudor derramados
Se han quedado rojas.
Olvidadas y guardadas,
Con pestillo y mil cerrojos
Hasta que por fin las cojo
Viendo el brillo en vuestros ojos
Todo lo que sé es que no
Puedo cambiar mis cartas,
Que este sistema me aparta
Y no me echara en falta.
Se lo que aprendí de las
Lecciones que dio el tiempo,
Sé que me puedo ir
Y morir en cualquier momento
Todo lo que siento es amor
Por quienes me aman,
Quien me reclama y aclama
Haciendo brillar mí llama.
Siento el drama en la fe
Cada mañana en mi regazo,
Pero encuentro placer
En la sonrisa y el abrazo.
Todo lo que busco es un oído
Que me escuche,
Que al sentir surgir la rabia
En sus latidos luche.
Que no se agache ante el poder
Y el golpe de su inclemencia,
Busco militantes que muestren
Desobediencia.
Todo lo que soy me lo dio la
Dura experiencia,
Las hostias del pasado
Que han matado mi inocencia.
Soy mi esencia y mi destino
Mi suerte y mi mentor,
Soy yo el que se redime
Si no encuentro redentor.

YEAH!!!

¡Tengo hambre de victoria,
Guerra lucha y gloria,
El rap fue mi bendición!
¡Vengo a apagar la miseria,
Huir de la tragedia,
El rap fue mi perdición!
¡Tengo hambre de victoria,
Rabia, amor y euforia
La muerte no da perdón!
¡Vengo a describir la historia,
Desahogar mis fobias,
La vida me dio este don!

8 de junio de 2011

Pulp Comics Magazine estará en el Otakuart, los días 8, 9 y 10 de Julio


........................................



Como cada año, este Julio - los días 8, 9 y 10 - tiene lugar en Valencia el Otakuart.

En esta séptima edición, los chicos de Studio Kat han tirado la casa por la ventana. Habrá actividades acuáticas y deportes al aire libre, torneos de videojuegos y material promocional, karaoke, un concurso de cosplay cada día del evento, juegos de mesa...

Además, contarán con la presencia de autores como Nacho Fernandez (Dragon Fall, Paladines del Horóscopo) y Studio Kôsen (Stallion, Lettera), además de sesiones de firmas, charlas y presentación de novedades, entre otras muchas actividades.

Además, contará con una zona de acampada nocturna, con vestuarios y duchas.

Podéis encontrar toda la información sobre el evento aquí

...

Además, sabed que este año Pulp Comics Magazine estará presente en el Otakuart, con un stand en el que podréis comprar la revista y posters de las portadas - entre otras sorpresas -. Y también tendremos nuestro cupo de actividades, incluyendo un taller de dibujo impartido por el gran Litos.

Conforme se vaya acercando la fecha os iremos contando más cosas ^^

¡Ahora sí que no tenéis excusa para perdéroslo!




2 de junio de 2011

Concurso en el segundo número de Pulp Comics Magazine


------------------------------------------------------------------------------------


Admitelo: Alguna vez en tu vida has deseado ser un caballero medieval de brillante armadura, dedicarte a ir por el mundo salvando doncellas y matando dragones, y que los bardos cantaran tus hazañas hasta el fin de los tiempos.

Y es que los monstruos legendarios - y sus tesoros escondidos en cuevas - y las doncellas en apuros - y sus dotes - tienen un no sé qué que nunca dejará de atraernos.

Por nuestra parte, no tenemos ni tesoro escondido en el sótano, ni dote digna de mención; pero seguro que si seguís leyendo os gustará lo que tenemos para ofrecer:

Al igual que en el primer número, en Pulp Comics Magazine nos gusta agradeceros la confianza que ponéis en nosotros, así que de nuevo vamos a premiaros sólo porque nos digáis la historia que os ha gustado más de la revista.

A partir de la salida del número dos, entre los que nos contéis qué os ha gustado más de ella, sortearemos un lote de regalos, que esta vez versarán no sobre zombis, sino sobre fantasía épica.

Lo único que tenéis que hacer es comprar la revista, y una vez leída mandarnos un correo electrónico a info@pulpcomicsmagazine.com diciéndonos qué autor o historia de las que habéis leído os ha gustado más, y entraréis en el sorteo de los siguientes premios:

La "Caja Roja" de Dungeons & Dragons.


El juego de mesa "Carcassone"





¡Así de fácil! ¿A qué estáis esperando?

Recordad, para entrar en el sorteo lo único que tenéis que hacer es, cuando salga la revista, leérosla y mandar un correo electrónico a info@pulpcomicsmagazine.com diciéndonos qué historia y/o autor os ha gustado más.

¡Queda sólo un mes para que salga el segundo número, pero conforme se acerque la fecha os lo iremos recordando!

¡Mucha suerte a todos!

...

Concurso patrocinado por Devir y Holocubierta Ediciones.


24 de mayo de 2011

Dinámica de amoríos

Estoy confusa.

Si seguimos las reglas de la dinámica de parejas postuladas por la hermana adolescente de Newton en su día, cuando una chica se fija en un chico con pareja, de forma natural acabará odiando a dicha pareja, por muy adorable que sea ésta.
También, en el tercer corolario a la ley de acción-reacción de las parejas, cuando una chica es dejada por un chico, automáticamente odiará a toda representante del género femenino que la siga en el puesto de consorte del espécimen en cuestión.

Estas leyes definen la mecánica de amoríos, son universales a niveles macroscópicos y se cumplen con especial exactitud en las denominadas Condiciones Normales, que se corresponden con los 17 años y tribu urbana pokera, aunque a Condiciones Estándar, correspondientes a los 22 años y tribu urbana pija, también se observa que dicho comportamiento es homogeneo.

En cualquier caso, en el último adendo a las leyes, se puede observar que, en el extraño caso de que estas leyes no se cumplan, el odio es reemplazado por indiferencia, produciéndose de este modo la paradoja de las (ex) novias no celosas, que actualmente es objeto de estudios y tesinas en todo el hemisferio Oeste.
Se observa también que las leyes no tienen ni inversa ni recíproca, no conformando de este modo un espacio euclídeo de citas.

....

Resulta curioso entonces que a los 17 años me convirtiera en el objeto del odio de cierta muchacha que comenzó a salir con el chico que yo adoraba en silencio - porque a mi lo de hablar con los tíos, de adolescente, como que no se me daba -. Me gustaría que alguno de los estudiosos de las anomalías de las leyes de la mecánica de amoríos me intentara explicar por qué, diez años después de aquello, y habiendo la chica dejado al chico en cuestión y estando los tres saliendo con otras personas, el odio que me profesa no ha hecho más que aumentar.

También le pediría a algún estudioso que me explicara por qué de la noche a la mañana me convertí en el tema difamatorio favorito de la chica que ocupó mi lugar como novia de mi segundo ex. Me gustaría saber por qué de pronto una chica que se llevaba bastante bien conmigo comenzó a difamarme de tal manera que gracias a ella la mitad de mis amigos me dejaron de hablar, por el mero hecho de cambiar su condición de soltera a consorte de alguien que había sido consorte mío en el pasado.

Si tuviese a la hermana pequeña de Newton a mano, le iba a decir un par de cositas sobre la dinámica de amoríos y sus reglas universales...

23 de mayo de 2011

Lux sophisticatus

Adrián ha conseguido trabajo. Recemos para que le dure.

-----------------------------------------------------------------------


Leo en la cajita de mi bote de maquillaje mineral que proporciona una "luminosidad sofisticada". Inmediatamente me comienzo a preguntar qué coño significa exactamente aquello.

¿Qué es exactamente una luz sofisticada? Es más, ¿qué hace a una luz sofisticada? ¿Y por qué nos interesa precisamente quedarnos con la de más sofisticación, frente a las demás? ¿Qué tiene este maquillaje para que antes de echárnoslo nuestra luz sea vulgar, y después sea sofisticada? ¿Acaso el polvo del que está hecho también es sofisticado? ¿Y qué coño hace sofisticado a un puñado de polvo rosa que te echas en la cara para no parecer un muerto?

Y la mayor de todas las preguntas: ¿A qué genio se le ocurrió usar el adjetivo 'sofisticado'con el nombre 'luminosidad'?

Pero es que no me quedo sólo ahí: En los libros de 'literatura femenina' que le cojo de vez en cuando prestados a mi hermana me suelo encontrar perlitas como "emocionante sofisticación", "adicción al glamour", o "elegante claridad". Y eso sin meterme a hablar de las revistas femeninas.
No quiero desmerecer a los escritores de los ejemplos citados, pero a mi parecer más que un ejercicio de redacción parece que han tirado las fichas de un scrabble al aire y han apuntado lo que salía.

Sé que a muchas mujeres les gusta que adornen los sustantivos con adjetivos como glamuroso, radiante, sofisticado, mundano, cosmopolita, y demás. Y es normal. Son palabras bonitas. Tienen muchas letras, suenan bien cuando las pronuncian en alto, y siempre van acompañadas de fotografías de alegres colores. Es normal que gusten.

Pero a veces también es interesante, no sé, usar las palabras del modo en el que fueron concebidas, no combinándolas porque suenen bien juntas, como quien escoge colores para hacerse una bufanda.

Vamos, por sugerir algo.


21 de mayo de 2011

No les voteis, pero votad.

Quiero empezar diciendo que me parece tremendamente hermoso que gente de tan diversas ideologías políticas, religiosas, y existenciales en general, nos hayamos unido por fin para exigir que nos traten con más respeto. Llevo hablando del tema mucho tiempo, y no puedo por menos que alegrarme por ello.

Ahora bien, la trampa de esto es precisamente la diversidad de la gente que protesta. Los detractores de las protestas, entre otros argumentos, nos atacan diciendo que mucho quejarnos, pero que no proponemos nada. Así que han ido surgiendo propuestas en el movimiento, primero más generales, como que desaparezcan según qué privilegios de la clase política, que los votos dejen de valer más o menos dependiendo de dónde viva el votante, que no tengamos que cotizar 80 años para que nos quede una pensión decente, o que las empresas que tengan beneficios no puedan despedir a gente porque sí, aludiendo a la crisis.

Todas esas medidas son de sentido común, totalmente apolíticas, y cualquier persona con dos dedos de frente debería exigírselas al partido al que va a votar.
Independientemente de su orientación política.
De hecho, el que haya gente que no esté de acuerdo con estas reivindicaciones, o que piense que exigirlas es una estupidez, me hace pensar que algo va muy mal en el sistema educativo español, para haber parido a según qué espécimenes.

Ahora bien, según las propuestas se van haciendo más concretas, ha habido gente de entre los que protestan que ha dejado de estar de acuerdo con ellas.
No debemos olvidarnos de que en las acampadas hay jóvenes de extrema izquierda, abuelos de extrema derecha, católicos practicantes, ateos convencidos, republicanos, monárquicos, comunistas, capitalistas, y si te pones a buscar seguro que también encuentras a más de un perro verde.

Porque nuestro principal eslogan es que esto no es un movimiento político, sino una protesta de ciudadanos indignados. Lo que queremos es que los diferentes partidos que en teoría representan nuestras ideas nos respeten y nos traten como seres humanos, y sólo eso.
No vamos a montar un partido político que aglutine las ideas de los manifestantes, porque los manifestantes no tienen una ideología común. Lo que buscamos es que cambie la manera de gobernar de los que supuestamente deberían servir al pueblo: Que no gobiernen pensando en nosotros como el ganado que les va a permitir vivir como dioses durante cuatro años más, y con suerte durante el resto de sus vidas, sino en personas con vida y voluntad, y con poder para hacerles caer si no nos respetan.

Me da igual que se diga que "esto lo ha orquestado el de siempre", o que piensen que según pasen estas elecciones todos vamos a volver a casa como los borregos que creen que somos. Me da igual que a la que llamen borrega sea a mi porque "ahora lo que está de moda es estar contra todo". Lo que no me da igual es que haya gente que, convencida y orgullosa de ello, vote a personas que ni la representan ni van a hacer nada por ella, o que con su inactividad permita que la panda de ladrones que nos gobierna siga donde está.

A la gente que piensa que levantarse y protestar no sirve de nada, les digo que no moverse es lo que no sirve de nada, y que si piensan eso, precisamente es porque nunca se han levantado, porque a los que están arriba no les conviene que lo hagan, y se han ocupado de que crezcamos pensando que las cosas son así y no se pueden cambiar. Es como atar a una estaca a una cría de elefante: Cuando crezca tendrá fuerza de sobra para romperla, pero como ha crecido convencido de que no puede, de adulto seguirá creyéndolo.
Y me da igual también que esa gente diga que cuando digo "sistema" y "los de arriba" no sé de lo que hablo, porque ellos tampoco tienen ni puta idea de lo que dicen cuando hablan de "los de siempre".

Tienen razón los que dicen que si tan descontentos estamos, deberíamos demostrarlo en las elecciones. Porque por mucho que la gente se queje de su gobierno, no hace nada por castigarles. Los políticos están tranquilos, porque saben que el país de borregos en el que les ha tocado vivir no va a hacer nada por echarlos. Se van a quedar en su casa "para mostrar su descontento", y van a permitir que el sistema se perpetúe, o van a votar ciegamente a esos señores que nos están quitando la dignidad poco a poco.

No se nos toman en serio porque cuando tenemos la oportunidad de demostrar que los que tenemos el poder somos nosotros, y que si nos dan por culo con botellas de butano vamos a joderles vivos, no lo hacemos. Y encima nos enorgullecemos de ser tan borricos.

Señores, mañana tenemos la oportunidad de mostrar nuestro descontento de manera pacífica. Tenemos el poder de decirles a los que nos están jodiendo que no pueden hacer lo que quieran con nosotros, que si nos tratan mal les vamos a mandar a la mierda y vamos a elegir a otros que puede que lo hagan mejor. Y si esos que elijamos también nos joden, vamos a volver a echarlos, y vamos a repetirlo hasta que se den cuenta que para estar donde están, primero tienen que respetarnos.

Menos "esto es así y no se puede cambiar", y más "no me toques los cojones que te meto un rayo por el culo". Esto es una democracia, demostremos quién lleva los pantalones.

No nos quejemos a la hora del café: Vayamos a votar. Y castiguemos a los políticos que no nos tratan con respeto.

Las cosas no van a cambiar en una semana, pero el que fabricó el tiempo hizo cantidad. Sigamos exigiendo que se nos trate con respeto, sigamos saliendo a la calle de forma pacífica, sigamos castigando a los políticos con nuestro voto. Que se den cuenta de que el pueblo, cuando actúa unido, es poderoso.
Somos cuarenta millones de personas, coño. No me hagáis creer que de veras no podemos hacer nada contra mil o dos mil chupópteros aprovechados.

Y lo que es peor, no lo creáis vosotros.

Mañana, y siempre que haya elecciones, por favor, informaros de las opciones, y votad. Castigad a los partidos con vuestro voto, pero de una forma responsable.

Porque siempre hay partidos que representen vuestras ideologías, no tenéis por qué votar al PP o al PSOE.
Sobre todo porque esos dos partidos ya no representan a nadie.


19 de mayo de 2011

Pequeñas cosas que se pueden hacer

Tengo un novio que no me lo merezco.

Ala, ya lo he dicho.

....................................................

Al hilo de las medidas que propone Runtime Error en su blog, se me ha ocurrido que yo también puedo compartir con la gente dos pequeñas medidas que si se hacen en masa puede que sirvan para mucho más de lo que parece.

El fútbol. Y no digo el deporte, sino del negocio.
No gastéis dinero en nada relacionado con ello. Y no sólo digo no comprar camisetas, ni posters, ni balones de fútbol con logos. No vayais a los partidos. Si no podéis pasar de verlo, quedad con los amigos y bajad al bar de la esquina: Pasaréis un buen rato en buena compañía, y ayudaréis a mantener el negocio del dueño del local. Lo deseable es que dejen de recibir la cantidad de ingresos que reciben, que los estadios se vacíen. Pensadlo racionalmente: Para ver un buen partido de fútbol no hace falta gastarse 80 euros. De hecho, tal y como están las cosas hoy en día, la única manera de ver buen fútbol es irse al polideportivo del barrio un sábado por la mañana...

Dejad de comprar en grandes supermercados. En las tiendas pequeñas las cosas valen lo mismo, y el dinero no va a una multinacional, sino al dueño del establecimiento, que suele ser el mismo señor que está atendiéndote.

Si a alguien se le ocurre alguna manera más de dejar de hacerles el juego a los bancos y grandes multinacionales, toda sugerencia es bienvenida :)

Asumamoslo

Asumámoslo: No estamos en Egipto.

Pero eso no es un motivo a esgrimir a la hora de decir que nos quejamos por gusto.

Me da igual que mis padres lo pasaran peor que yo con Franco y no se quejaran, o que me comparen con cualquier otro colectivo que esté más jodido que yo. Lo siento, pero no soy ese colectivo. Lo lamento por ellos, pero no consiento que se deslegitime mi protesta sólo porque hay gente que está peor que yo.

La verdad de lo que está pasando aquí ya trasciende si estamos mal o no en España. La verdad es que el pueblo está pidiendo que dejen de reírse de él, y la reacción del gobierno y los medios de comunicación está siendo ignorarle y difamarle. Porque los que se quejan son unos pocos y están mal organizados, y no son un peligro para el resultado de las elecciones, así que para qué molestarse en escucharlos, por no hablar ya de hacerles caso. La verdad es que los diferentes grupos de poder están intentando manipular los hechos para su propio beneficio, cuando las concentraciones se han organizado de manera espontánea y sin líderes a través de Internet. La verdad es que una gran parte de los ciudadanos apoya el comportamiento del gobierno y los medios de comunicación, y están encantados de ver cómo se les enseña una lección a "esos antisistema". La verdad es que están llamando etarras a la cara a una gente que se manifiesta pacíficamente y sólo quiere justicia, y nadie hace nada al respecto.

La verdad es que la sociedad española en general apoya - por ignorancia, comodidad o gilipollez - a unos políticos que están demostrando claramente que aplastan sin miramientos la libertad de expresión, y a los que no les interesa una mierda servir al pueblo o siquiera escuchar lo que tiene que decir.

La verdad es que ya no importa nuestra orientación política, porque nos van a joder igual gobierne quien gobierne como no hagamos algo al respecto. Los políticos nos están demostrando que no quieren nuestra opinión, sólo nuestro voto. No hay que ser ciego para verlo.

Y la verdad es que a millones de españoles les da igual que les demuestren tan a las claras que no les importan una mierda a sus gobernantes, porque van a seguir consintiendo que las cosas sigan su curso, y encima se van a sentir orgullosos de ello.

Citando a David Bravo: Como cocos.

......

Nos vemos esta tarde-noche en Sol. Y mañana. Y pasado. Y da igual que en las elecciones de este domingo ganen los de siempre, no vamos a conseguir que las cosas cambien en una semana, pero si seguimos luchando por nuestros derechos, con tiempo podremos conseguirlo. Simplemente, no debemos parar.

Ya nos hemos empezado a mover, hemos conseguido lo más difícil.

18 de mayo de 2011

Todos a Sol

Tengo un trabajo de mierda cuyo sueldo apenas me da para pagar el alquiler y comer.

Llevo unas deportivas rotas desde hace casi un mes, porque si me gasto dinero en calzado, puede que no tenga para pagar las facturas.

Soy subcontratada de segundo grado, cobro un tercio de lo que la empresa en la que trabajo paga por mi, sólo porque así es más fácil despacharme si ya no hago falta, cosa de la que me pueden avisar perfectamente de un día para otro.

Tengo que estar trabajando mientras me muero de ganas de mandarlo todo a la mierda y pirarme a Sol, porque si falto al trabajo sin causa justificada me quedo sin sueldo, y por poco dinero que sea, marca la diferencia entre vivir en una casa o acabar en la calle.

Tengo que estar siguiendo la evolución de la acampada de Sol desde el móvil, porque "por motivos de seguridad", la página de twitter está prohibida. Por motivos de seguridad que incluyen que los de microinformática puedan estar todo el día conectados a Megaupload bajándose cosas, he de añadir.

Ni uno sólo de mis jefes tiene ni idea de qué pasa en Sol para que, como les he comentado, quiera ir esta noche. Ninguno de ellos, de nuevo me veo en la obligación de añadir, cobra menos de 3000 euros al mes.

No sé si lo que ha empezado este domingo quedará en agua de borrajas, o de veras significa que por fin las cosas van a cambiar. Llevo rezando por algo así desde hace demasiados meses; llevo hablando con la gente que me rodea para que se den cuenta de que hay que intentar que las cosas cambien demasiado tiempo; dicha gente se ha reído de mis 'absurdas pretensiones' en mi cara demasiadas veces.

Me gustaría saber si esas personas que tanto me han censurado se echarán a la calle con los demás, o seguirán en sus casitas esgrimiendo los mismos argumentos que esgrimieron conmigo.

Me temo que esto no va a marcar ninguna diferencia. Que los políticos, los que tienen que escucharnos, no van a hacerlo por mucho que se lo gritemos a la cara. Que, como cualquier movimiento en España, cuando pase la novedad todos los borregos volverán a sus rediles.

Pero puede que esta vez de veras signifique algo.

Yo desde luego no me quedo sin intentarlo. No puedo ir a Sol durante el día, gracias a la maravillosa jornada de 12 horas que se estila en España debido al modelo de trabajo por horas y no por objetivos. No puedo ir durante la tarde, porque hay tareas domésticas que sólo puedo hacer en esas horas del día.

Pero por mis cojones que como cuando acabe con la casa siga habiendo una sola persona en Sol, yo me voy para allá.

Y os pediría que vosotros hicierais lo mismo, cuando podáis y el rato que podáis. Porque las cosas TIENEN que cambiar. Y si no exigimos que cambien, por muy difusamente y sin ofrecer soluciones que lo hagamos, sí que no van a cambiar.

Las cosas tienen que cambiar. Y somos NOSOTROS los que tenemos que hacer que cambien.

Yo pido poder tener un trabajo con el que vivir - ojo, no subsistir -. Pido que no me gobiernen unos ladrones que sólo piensen en enriquecerse a mi costa. Pido que no me estén quitando dinero de mis impuestos para "salvar" a unos bancos que baten records de beneficios mientras me extorsionan por todos lados hasta sacarme hasta la última gota de sangre. Pido que no se me recorten libertades como quien se corta el pelo. Pido que no me obliguen a trabajar de los 23 a los 80 años para poder tener un poco de dinero tras jubilarme, mientras que los ladrones que supuestamente trabajan para servirme tienen la vida resuelta sin dar palo al agua en toda su vida. Pido que dejen de bajar mi sueldo mientras los que deberían velar por mi bienestar no dejan de subírselo.

Y todos los que están ahora mismo en la calle piden algo parecido. Y seguramente todo el mundo desee, si no lo mismo, sí cosas bastante semejantes. Sea con la ideología política que sea.

Lo que pedimos es justicia.

¿No os parecen propuestas lo bastante concretas?

Por favor, que esta vez no quede en agua de borrajas. Que esta vez signifique algo. Que esta vez las cosas cambien.

Porque yo no quiero que mis hijos vivan en el mundo que les espera si no lo hacen.

...

Os veo esta noche en Sol. Y la noche siguiente. Y las que hagan falta.

Destruyendo mitos

Recuerdo aquella tarde de una manera extraña. De las cosas importantes, las que deberían habérseme quedado, ni una recuerdo; pero soy capaz de rememorar casi todas las nimiedades.
Quizá sea porque ahora vivo por la zona donde sucedió aquello, y paso por delante de los sitios donde cenamos casi todos los días. O Quizá por lo nerviosa que estaba en aquel momento, mi mente no funcionó como debía hacerlo.
Claro que para qué engañarnos, mi mente nunca funciona como debe.

Sí, estaba bastante nerviosa. Iba a conocer un poco más de cerca a dos personas a las que tenía entronizadas. Y el motivo de la reunión es que esas personas me creían lo suficientemente buena como para ocupar un puesto de responsabilidad en la asociación que presidían... Fíjate, que esas dos personas tan importantes pensaran que 'yo' valía para algo así... ¡Qué honor!

Je, qué ingenua...

Sí, era muy propensa a dejarme impresionar por la gente que "decía" que era importante. 'Oh dios mío, es el presidente de una asociación cultural, tiene que ser un tío fuera de lo común'; y lo era, eso quedó claro. Pero no en el mismo sentido que yo creía.

Con los años, una se da cuenta de que ni las personas a las que admira son tan geniales como creía, ni una es tan insignificante... Bueno, en mi caso lo segundo no se cumple, pero lo que sí es cierto es que con el tiempo y la experiencia, te das cuenta de que lo que cuenta una persona sobre sus méritos personales, y la realidad, raramente se corresponden. Que, tal y como decía una amiga mía, el respeto hay que tenérselo a quien lo gana con sus actos, no a quien lo exige con palabras.

Que el que una persona ocupe un puesto de importancia, en el campo que sea, no garantiza que se haya ganado dicha posición. Que muchas veces, las personas a las que se idolatra sin conocerlas resultan ser la mayor decepción para sus fans.

De nuevo, y como siempre, en el conocimiento se encuentra la mayor de las decepciones. La decepción de ver que todas esas personas que uno cree superiores simplemente porque alguien se lo ha dicho, no son en ninguna medida mejores ni más dotados para nada que uno mismo. Que sólo son personas corrientes y, en la mayoría de los casos, bastante más patéticas que la mayoría. Que sólo están donde están por azar, porque nacieron en la familia correcta o se tiraron a la persona adecuada. Que si por su propio esfuerzo y sus propios méritos fuera, les habría costado llegar a limpiar letrinas.

...

Dos cosas saco de toda esta decepción: En primer lugar, que respetar a las personas es algo que nunca debe dejar de hacerse, pero admirar a alguien simplemente por su cara bonita, sin conocer lo que se admira o por qué se hace, es de tontos.

La segunda cosa que saco en claro es que si esas personas que parecían superiores por los motivos que fuera, pero que resultaron no ser más que seres humanos como todos los demás, pueden estar donde están sin merecérselo ni valer para ello, eso quiere decir que cualquier ser humano corriente puede lograrlo también, si se lo propone.

E igual puede que se lo merezca más que aquellos a los que el azar ha puesto ahí.

3 de mayo de 2011

Como aquí opina hasta el perro del vecino, pues yo también, ¿no?

Va a ser verdad lo que me dicen algunos de que a mi lo que me mola es llevar la contraria.

Me enteré de que Runtimecomics existía a raíz de la presentación de Cómics 2.0 en Barcelona, en Octubre de 2009. Que fue más o menos la fecha en la que comencé a meterme en el mundillo de los webcomics, de hecho. Y hasta unos meses después tampoco es que me volviera asidua a su página, así que podría decirse que le conocí cuando las Runtime Girls y los chistes "guarros" eran la tónica general de su página. Me pareció bastante interesante, dado que la mayoría de webcómics que sigo se podrían englobar dentro del género "slice of life", y el tono picante y socarrón de muchas de sus viñetas me parecía bastante fresco. Puede que esa originalidad que yo les vi a aquellas tiras se debiera a los pocos webcomics que conozco, pero como siempre, esto es mi opinión, y nada más que eso, así que de mi opinión hablo.

Empezando por los comentarios de sus viñetas - con trolls incluidos - y terminando por ese intento de crítico que solo sabe meterse con todo Dios y que dice que lleva un blog sobre cómics, y por el insigne Pziko en Contenido Descartado, he leído de cabo a rabo cada una de las críticas que se le hacen a Run, tanto sobre su estilo de dibujo como de la temática de sus viñetas. Porque yo soy de leer y sacar conclusiones. O al menos últimamente intento serlo, vamos.
Desde los seguidores incondicionales que le amarían aunque hiciera las tiras cagando sobre un folio y fotografiando el resultado, a trolls cuyo motivo para leer su página no me termina de quedar claro, porque parece ser que lo odian a muerte. Y curiosamente, los dos bandos lo amodian por los mismos motivos: Su estilo de dibujo y su temática. Simplemente a unos les gusta y a otros no.

Ahí no voy a meterme, porque un webcomic es de su autor, y siempre que no insulte abiertamente ni incite a la violencia, está en su derecho de dibujar lo que le apetezca.

Lo que me ha llamado especialmente la atención han sido las críticas hacia su persona en lo referente a "haberse vendido" para generar más tráfico en su web, o más ingresos. Vamos, que dibuja tetas y tiras cómicas sin gracia con las que lo único que pretende es generar controversia para que se hable de él.

Pues bien, en ese aspecto yo también tengo mi particular opinión.

Para poder exponerla y que os enteréis de lo que estoy diciendo, os voy a hablar de un autor que conocí hace poco, gracias a mi recién estrenado puesto de coordinadora y coeditora de Pulp Comics Magazine. El autor en cuestión lleva en el mundillo su chorro de años, y ha publicado una serie de tebeos. Tiene montada una mini editorial, que se mantiene mayormente de premios de concursos a los que presenta dichos tebeos, y subvenciones.

Porque no vende.

Nada.

Dejando a un lado la calidad de su dibujo y guiones, que no es algo que tenga importancia para lo que quiero comentar, él está realmente orgulloso de haber podido mantener a flote la editorial - unipersonal y que sólo le publica a él -, y desdeña el gusto del público, al cual desprecia porque "él ha conseguido salir adelante a pesar de ellos".

Aquí tenéis la otra cara de la moneda. Un tío que, independientemente de su calidad como guionista o dibujante, dibuja lo que le da la gana no solo sin tener en cuenta las preferencias del público, sino desdeñándolas. Porque él es un artista, no tiene por qué ceñirse a lo que le diga el vulgo inculto. Si la plebe prefiere comprar los cómics de Iron Man antes que sus obras de arte, peor para ellos, pero eso no va con él.

Claaarooo...

No nos engañemos: Hacemos cómics para que la gente los lea. Puede que los compradores sean una panda de borregos sin criterio, pero esos borregos sin criterio son los que tienen la potestad de hacerte famoso o relegarte al más triste olvido. Y como depositarios de tamaño poder, deben ser como mínimo escuchados.

Runtime, supongo que al igual que todos nosotros, aspira a ser capaz algún día de vivir de sus dibujos. Yo también espero que lo consiga, porque en mi opinión se lo merece: Tiene una web de aspecto cuidado que actualiza con bastante regularidad desde hace años, con viñetas de temáticas variopinta - que, como todo, evolucionan con el tiempo y con las vivencias acumuladas del autor -, colaboraciones, bocetos y alguna que otra mini explicación de su proceso creativo. Como poner viñetas en internet no le da de comer, es más, puede que le cueste dinero, alquila espacio de su web para poner anuncios. De la índole que sea. Y además hace diseños por encargo.

A mi me parece un tío que se lo está currando, que tiene un producto de calidad y competitivo para los tiempos que corren. Y que, por devenires del destino, gusta al público. Haga esto último adrede o no. Y creo que es algo que habría que alabarle, no criticarle.

Una cosa es que al evolucionar sus tiras dejen de gustarte - algo que, por ejemplo, le ha pasado a mucha gente con Linkin Park, y en cuyo caso no veo a nadie llamarles vendidos -, y otra cosa es que como esa evolución no te gusta, decidas llamarle vendido.

Si todo el que vende es un vendido - valga la redundancia - por el mero hecho de ser capaz de hacer un producto que interese a las masas - lo haya hecho por casualidad o escuchándoles y actuando en consecuencia -, entonces nosotros no aspiramos a convertirnos en autores conocidos, sino en vendidos, ¿no?

Vamos, digo yo.

21 de abril de 2011

Entre teteras anda el juego

Yo soy católica.

Creyente, pero no practicante, la verdad. Con la religión me pasa algo parecido a con la política: No veo que el partido que supuestamente personaliza mis creencias se ocupe de algo más que de satisfacer sus intereses personales. Así que voy por libre, intentando aportar mi granito de bondad al mundo, a la espera de que alguien haga realmente lo que debe hacer, en vez de llenarse los bolsillos a mi costa.

No me voy a andar por las ramas - que podría, y llenaría libros enteros - y voy a ir directamente al asunto que ha motivado este post: La famosa procesión de la tetera.

A mi lo de sacar en procesión a una tetera me parece un chiste de muy mal gusto. O sea, joder, se están mofando en mi cara de las procesiones. Aunque es cierto que hay tantas posibilidades de que las personas representadas en los pasos existan, como de que lo haga la tetera orbitando alrededor del sol, la verdad. Y tampoco es que vayan a tirársela a alguien a la cabeza; sólo quieren pasearla por ahí, para que se airee, que en el armario la pobre estaba empezando a agobiarse. Vamos, que salvo por el chiste malo, no van a hacer daño a nadie.

O sea, que con la procesión de la tetera voy a hacer como con los chistes machistas: Admitir que tiene gracia, porque la tiene, y llamar cabrón a quien tuvo la idea, seguramente entre risas.

Pero he aquí que el resto del colectivo católico no opina lo mismo. Lo ven como una especie de atentado contra la libertad de culto, y un insulto contra su libertad de expresión. Así que han removido Roma con Santiago para que se termine prohibiendo.

Ojo al dato: En un estado ACONFESIONAL, en el que el derecho de reunión es un derecho CONSTITUCIONAL, la Iglesia Católica se las ha apañado para que se prohiba que un grupo de gente - presumiblemente no demasiado numeroso, viendo el tiempo que está haciendo - salga a la calle con una tetera en ristre, alegando que ello atenta contra la libertad de culto y de expresión.

¿Alguien no ve la contradicción? Porque a mi no se me ocurre ninguna manera de explicarlo de modo que quede más expuesta.

..........

Siempre de modo jocoso, le comenté el hecho a mi madre, sabiendo de antemano su opinión sobre el tema pero esperando que al menos diera pie a una discusión interesante. Su argumento en contra de la procesión es "que aquí todo el mundo se mete con el catolicismo, pero a los moros y a los caribes no se les puede tocar". Bien, buen argumento. O sea que aquí o nos metemos con todas las religiones o no nos metemos con ninguna. Ese es el espíritu.
Le comenté que sólo era un chiste, algo para pasar el rato, y me espetó si a mi me parecía bien que se burlaran de mi religión. Yo recordé un twitt que había leído hacía unos días y me había parecido especialmente gracioso, y se lo solté sin más: "Mamá, si no quieres que se rían de nuestra religión, no tener una tan graciosa".

Obviamente, se desató en infierno.

Intenté explicarle que lo de la tetera sólo era un chiste, que ni siquiera pensaban que se fuera a montar la que se montó. Pero, como siempre, me espetó que qué sabría yo. Le comenté que Intereconomía no tiene la verdad absoluta - porque ella sólo ve Intereconomía y escucha la COPE -, y me soltó sin más "Claro, Intereconomía sólo dice mentiras, pero lo que dice La Sexta es todo verdad, no???"

...

"Mamá, yo no veo la tele"

...

Vamos a dejar a un lado que no me puedo tomar en serio un canal que, en sus noticiarios, pone la cancioncita de "vamos a contar mentiras" cuando habla del PSOE. Eso no es dar noticias, es amarillismo, y yo no lo diferencio de los programas de prensa rosa de Telecinco.

Vamos a dejar a un lado que mi madre es muy devota, y le ha sentado como el culo lo de la manifestación - y la comprendo, en serio -. Vamos a dejar también a un lado que, como buena devota española franquista, es intolerante, racista, y totalmente contraria a la libertad de expresión.

... ¿¿¿Pero qué cojones tiene que ver que esté a favor de que un grupo de gente pueda expresarse con libertad, con que piense que La Sexta es la verdad absoluta??? ¿Es que en este país si no eres del Opus tienes que ser de la izquierda abertzale?

No me importa una mierda si sacan una tetera, un unicornio rosa invisible, o a Cristo Crucificado: Si no se meten con nadie, tienen toda la libertad del mundo para hacerlo. Y puedo no compartir el motivo que lleva a la gente a salir a la calle, pero desde luego no voy a impedirles que salgan, porque están en todo su puto derecho. Y eso no tiene absolutamente nada que ver con mi orientación política, mi religión, mi sexo, ni si me rasco el culo con la mano izquierda o la derecha.

El prohibir la procesión de la tetera es lo que atenta contra la libertad de expresión, no la procesión en sí. Y lo ha prohibido el gobierno, instigado por la Iglesia Católica, vete usted a saber por qué motivos. Porque supuestamente el gobierno y la Iglesia van cada uno por su lado, y ninguno tiene influencia sobre el otro...

¿verdad?

...

Hombre, a la vista de los hechos...

15 de abril de 2011

Y seguimos con el tema...

Hablando de rupturas, reconciliaciones, y mierdas zen en general, se me ha ocurrido una entrada para el blog que creo que puede ser bastante buena. Esteticamente hablando, digo.

Naturalmente, se me ocurrió a las tres de la mañana, dando vueltas en la cama con mi amigo el insomnio, que no me abandona desde mediados del 2009.
Algo bueno tiene, las 3 de la mañana es la hora más creativa para un artista.

Una vez un lector de este blog me dijo que mis entradas eran muy perturbadoras, porque cambiaba el estilo muy bruscamente según escribía de una cosa o de otra, y siempre parecía que todo era autobiográfico. Para él va esta entrada.

Si es que me sigue leyendo, que lo dudo.

......................................................................

"Y tú cómo lo superaste?"

"Yo no lo superé. Simplemente aprendí a vivir con ello.

Aprendes a vivir con la pérdida, a levantarte todos los días sin ganas de vivir. Aprendes, a base de vivir con él, a hacer de tu dolor algo manejable, con lo que puedas lidiar en el día a día; algo que puedes incluso ignorar a veces, cuando estás ocupado con otras cosas. Te acostumbras a desear la muerte a cada momento, porque el ser humano se acostumbra a todo. Tarde o temprano asumes que tienes que seguir adelante, que como el mundo es redondo, el mundo gira, como dijo el poeta, y tú tienes que seguir rodando con él. Y cuanto más pese el fardo que arrastras, más te costará ir cada día al trabajo, hablar con tus conocidos, salir los fines de semana... y todas esas cosas que hace la gente.
Porque tienes que seguir haciendo todo eso, y desde luego nadie va a consentir que estés todo el día llorando: En el trabajo te despedirán, tus amistades te dejarán de lado, tu familia te dará por un caso imposible.
Así que aprendes. Aprendes a no llorar aunque no puedas evitar hacerlo, a no gritar de dolor cada vez algo te recuerda a tiempos mejores, a mantenerte seria cuando debes estar seria, y a reír cuando debes divertirte. Incluso a volver a enamorarte, si se tercia. Aprendes a seguir viviendo con el dolor dentro.

Porque el dolor no se va, pero tú tienes que seguir adelante. Y porque lo primero que aprendes es que el mundo no va a consentir que estés triste más de una semana"

14 de abril de 2011

Un día tal como hoy

A un conocido le acaba de dejar la novia.

Ni soy íntima del chico ni conozco a la interfecta, y parece ser que los dos llevaban juntos sólo un mes. Mes que no sé cómo se habrá tomado ella, pero él se lo ha pasado en una nube.

Y ayer, coincidiendo con el primer mesversario, va y le deja.

Doy por hecho que, con lo enamorado que parecía el chico, es que ya llevaba tiempo detrás de la interfecta, y por lo tanto el palo de perderla poco después de haberla conseguido ha debido de ser considerable.

No me gustan nada las rupturas. Eso de haber hecho planes de futuro dando por hecho a ciertas personas en él, y que de pronto se te vayan todos a la mierda, es bastante desagradable. Por no hablar del tener que desenarmorarte a la fuerza de tu (ex) pareja, porque si no lo haces te vuelves loco.

Claro que si lo haces también te vuelves loco igual.

No me las quiero dar de ducha en la materia: Sólo me han dejado una vez. Y puedo decir con total seguridad que no podría soportar pasar otra vez por lo que pasé en su momento. Estoy acostumbrada a ver a mi alrededor versiones bastante descafeinadas del amor, e incluso parejas de conveniencia al 100%. No sé si será muy duro que te deje tu novio cuando el motivo por el que estás con él es que piensas que no puedes aspirar a nada mejor, o que no quieres estar sola, o simplemente que tiene coche y dinero para regalarte cosas. Desconozco totalmente cómo reaccionará una de esas adolescentes - y no tan adolescentes - al dejarla un chico al que escogió porque estaba muy bueno, o por el tamaño de su pene. No sé qué será ser dejada por un tío al que se eligió por el prestigio que estar con él conllevaba.

Lo que sí se es que cuando te deja la persona a la que amas, bien puedes pegarte un tiro en el estómago y dejar que los jugos gástricos te coman poco a poco las entrañas, y no te va a doler tanto.

...

Ojo, no sé cuál será el caso de este chico, y no le conozco lo suficiente como para poder aventurarlo. Pero estaba super ilusionado, y ahora está triste. Sé que es una simplificación bastante infantil, pero a mi me parece la más descriptiva.

Estoy harta de ver sólo ilusiones rotas a mi alrededor.

Y luego me pregunta la gente que por qué soy tan negativa...

11 de abril de 2011

¿Es tanto pedir?

'Yo sólo quería ser feliz al lado de la persona a la que quiero, y hasta eso me han negado'

'¿Es tanto pedir?'

Ah, pero mira a tu alrededor. Ves a adolescentes enjoyadas de los pies a la cabeza, sonriendo ante el nuevo regalo de su pareja veinte años mayor que ella, y con suficiente poder adquisitivo para darle todo lo que su cabecita hueca ansíe. Ves traición a conveniencia, ves mentiras, ves infidelidades; ves ausencia absoluta de fidelidad, por lo que hablar de infidelidad es accesorio.

Ves a maridos pegando a las mujeres a las que juraron proteger delante de Dios y de los hombres, ves amas de casa amargadas matar el aburrimiento con los anunciantes por palabras del periódico local. Ves oficinistas aburridos de sus anodinas esposas añadir picante a su vida con algún vivero de enfermedades venéreas escogido al azar en la calle Montera. Ves matrimonios ancianos cuyos desencantos se pueden contar en las arrugas de sus rostros.
Ves personas que prometieron amor eterno cansarse de sus parejas en cuanto se acostumbran a sus caras. Ves aprovechar cualquier momento de ausencia para resarcir frustraciones en entrepiernas ajenas. Ves personas destruirse unas a otras empecinadas en que es el amor quien les empuja. Ves hombres y mujeres abanderados del amor que les inunda tratando poco mejor que a cucarachas a los destinatarios de tan buenos sentimientos.

Mires a donde mires sólo ves amargura, gritos, dolor y llanto. No ves felicidad, no ves sonrisas. Y si las ves, nunca duran demasiado.

Sólo ves personas hiriendo a otras personas.

'¿Es tanto pedir?', me preguntas?

Ya te respondo yo que sí.

23 de marzo de 2011

Midna

Tengo un gato.

Aunque lo más correcto sería decir que en mi piso hay un gato que me deja compartir su espacio. Una gata, para ser exactos. A la que de ahora en adelante me referiré como Midna, que viene a ser el nombre que le puse cuando me la colaron - porque lo que hicieron con esa gata no fue otra cosa sino colármela - en casa.

Midna es negra y tiene los ojos verdes. Quizá por eso, y porque las semanas anteriores había estado ojeando ilustraciones del videojuego Twilight Princess, decidí ponerle el nombre de la princesa del reino de las sombras. Esa a la que Link pone berraca, justo.



Tenemos la teoría de que Midna está loca, solo que no. Su grado de desquiciamiento depende de la hora del día, y del caso que se le haga. Por ejemplo, si toca desquicie pero no hay nadie cerca para mirarla, se sienta en el sofá y dormita. Si por el contrario, hay alguien en la casa, el desquicie está asegurado. Y si ese alguien decide no hacerla caso, mejor sacamos el uniforme de antidisturvios.

Sin ir más lejos, esta mañana he dormido una horita más. A la gata le toca desquicie de siete a ocho, más o menos, que es la hora a la que nos levantamos. Pues bien, hoy, como la única persona que quedaba en la casa - léase, yo - estaba en coma profundo y no se ha despertado hasta las ocho y media, la gata ha esperado pacientemente, hecha una bolita en la almohada al lado del cadáver, a que este se reanimara y le prestara atención.
Obviamente, según me he despertado, a la gata la ha poseído el diablo.
O algo peor.

Midna y yo tenemos un acuerdo tácito, según el cual mi regazo le pertenece cuando estoy leyendo. Sobre todo si leo en la cama. Por lo tanto, quedan prohibidos los cambios bruscos de postura, descruzar las piernas o estornudar. Y de ir al baño ya ni hablamos.

Curiosamente, cuando voy al baño Midna siempre viene conmigo. Será por el tema de que las mujeres van juntas al lavabo, digo yo.
Ya sea quedándose vigilante junto a la puerta, o pasando directamente, me tiene controlada siempre que visito al señor Roca. Y mientras de reojo vigila que no me cuele por la taza del water, se dedica a fliparlo con la bañera.
No sé qué le pasará con ella - o con los patitos adhesivos del fondo -, pero pone unas caras cuando se asoma a mirar dentro, que cualquiera pensaría que está drogada.

Creo que a Midna no le gusta estar sola. Cuando estoy con el ordenador, su sitio favorito para sentarse es la alfombrilla del ratón. Con el ratón y mi mano incluidos. Al principio la echaba, pero cuando me cansé de jugar al baloncesto con la gata y el sofá cada veinte segundos durante diez minutos, decidí que había suficiente espacio para que yo siguiera con el ordenador y ella echara la siesta.
Aunque cuanto más espacio cedo yo, más ocupa ella. Y que no se me ocurra mover el ratón o la alfombrilla con ella tumbada encima, que ya la tenemos liada.



Midna maulla cuando la llamo. El maullido tiene un tono de pregunta, como si me respondiera "Sí?" para saber qué quiero. Claro que también maulla así cuando es ella la que quiere que la atienda. O cuando quiere algo en general, que viene a ser casi siempre.
Y es que Midna maulla mucho. Sobre todo cuando está desquiciada y no la haces caso. Entonces suelta uno de esos maullidos lastimeros que sólo los felinos saben emitir, y que hace que se te parta el alma en dos. Y cuando uno mira, todo preocupado por si a la gata le pasa algo, ella deja la pose y vuelve a su desquiciamiento, feliz de volver a tener público.
Nunca había visto a una gata que dominara el arte del llanto falso... Claro que no deja de ser mujer, eso se lleva en los genes...

25 de febrero de 2011

Spoiler Alert: La Guerra de la Doble Muerte

He decidido que según me acabe cada libro que voy leyendo - o releyendo - voy a escribir mi opinión sobre él en el blog. Así la gente que tenga curiosidad pero no se termine de decidir podrá oír una opinión al respecto, y actuar en consecuencia.

AVISO: Estas críticas son EXCLUSIVAMENTE mi opinión. Y como mi opinión, son sólo eso. Puedo ser muy tajante cuando hablo, pero todo lo que digo es lo que opino, nada más. No es ni la verdad absoluta, ni cierto para todo el mundo, menos aún teniendo en cuenta que para gustos se hicieron los colores.

................................................................

Los no muertos han llegado a la península Ibérica. Parece ser que han entrado a través de un submarino inglés accidentado, aunque las autoridades, duchas en el arte de ocultar información, no sueltan prenda. Andalucía está infestada, y montones de “esas cosas” intentan acceder al resto de España a través de Despeñaperros. Los intentos de contención por parte del ejército español han sido en vano, así que se pasa a una política un tanto más “expeditiva”: Hacer arder Andalucía hasta los cimientos.

Este es el escenario en el que se nos narra “La Guerra de la Doble Muerte”, de Alejandro Castroguer. Los protagonistas, cada uno por su lado, tendrán que sobrevivir evitando la devastación del ejército, el fuego, los no muertos… y otros seres desconocidos que aparecen al caer la noche a los que incluso los zombis temen…



Pero además este libro tiene algo que lo diferencia de los demás. En primer lugar, los zombis que Castroguer describe no son no muertos al uso: Estos son practicamente iguales a un ser humano vivo: Piensan, sienten, tienen un control total de su motricidad... Vamos, que son idénticos a cuando estaban vivos salvo por el hecho de haber perdido la memoria, ser bastante más taimados que un vivo, sentir un hambre incontrolable que les empuja a comerse a todo ser vivo que se encuentren - gato, conejo, humano, lata de raviolis... - , y que, obviamente, están muertos. Y aunque el autor no lo deje muy claro, parece ser que también se van descomponiendo lentamente.

Otra cosa que lo hace bastante más original que el resto de los libros del género es el hecho de que los protagonistas son, curiosamente, algunos de esos no muertos.

Y hasta aquí llego con las cosas buenas que tiene el libro. Porque una vez que se pasa la novedad de que los protagonistas resulten ser zombis, seguir leyendo se convierte en un ejercicio de masoquismo.

Sí, el autor utiliza un lenguaje ampuloso y agobiante para dar a entender la angustia en la que se ven inmersos los protagonistas, como si fuese una pesadilla perpetua. Y está muy bien en las 50 primeras páginas. Pero cuando llevas 300 leyendo las mismas expresiones, los mismos vocablos, las mismas metáforas... pues como que cansa.

Y de las metáforas también quería hablar: Estás leyendo que un personaje camina por una calle de Sevilla, y de pronto en el siguiente párrafo te encuentras una escena totalmente diferente con una persona diferente, o simplemente desvaríos sobre la habitación de un hospital. Y cuando te quieres dar cuenta de que es una metáfora para ilustrar que el personaje ha recordado algo de su vida anterior, ya ni sabes lo que estás leyendo.

Y ya ni hablemos de las comparaciones que utiliza para describir a las personas y las escenas. Lamento no ser una persona especialmente docta, pero creo que un libro sobre zombis escrito sin más pretensiones que entretener, y principalmente para jóvenes, no debería tener referencias a un tal Ahab, ni a Judith y Holofernes. Llamadme revelde, pero no quiero tener que coger la Encarta cada vez que abro una novela.

A la sensación de confusión que me dejan las metáforas sin avisar y con menos datos de los necesarios para enterarse de lo que estás leyendo, se suma una descripción de Andalucía que se limita a los nombres de las calles. Saber que un personaje enfiló por la gran vía y luego cogió la mediana hacia la plaza Jobellanos - por poner nombres al azar, no me acuerdo de tantos detalles -, no me dice nada de nada. Agradecería que al menos me describiera un poco el terreno, más que nada para enterarme de por dónde están yendo los personajes.

A esto se suma la manía que tiene, en ciertos momentos del libro, de narrar en una misma escena los avances de dos - o incluso tres - personajes distantes entre sí en el espacio. Y no estoy diciendo que hacerlo esté mal, digo que él lo hace mal. De nuevo, la falta de detalles, seguramente con la intención de crear una atmósfera de incertidumbre y angustia, sólo consigue confundir. No sabes cuándo deja de hablar de uno y cuando comienza con el otro, y ya no digamos si le da por usar metáforas sobre habitaciones 101 entre medias. A duras penas te puedes enterar a la primera, y a mi tener que leerme cada página dos veces para saber qué está pasando no suele gustarme.

Algo que me fastidia mucho de un libro es que todos los personajes hablen con el mismo registro. Puedo entender que dos personas de trasfondos parecidos hablen parecido, pero que un adolescente con las piernas amputadas que vive enclaustrado en su casa y no hace otra cosa más que jugar a la videoconsola, se exprese igual que una profesora de arte de instituto clama al cielo. Y cuando todos hablan igual que el narrador, ya es para echarse a llorar.

Las motivaciones de los personajes no tienen ni pies ni cabeza. Sus actos tampoco. Y no me vale que el autor esté intentando dar a entender que se sienten perdidos, porque leer que un personaje se come a los vecinos pero deja vivo a su hijo, para luego empezar a seguir a una ambulancia llena de no muertos, y de pronto sin motivo alguno volver a donde está escondido el crío para llevarle arrastrando por media Andalucía por ningún motivo en concreto, a mi me hace pensar que como lector se están riendo de mi.

Una chapuza en concreto me hizo levantar la cabeza del libro y soltar un "vamos no me jodas" bien sonoro en mitad del metro: En el libro mencionan de pasada que la infección podría ser debida a una mutación del virus "Solanum". Esta variedad de planta tuberculosa, que Max Brooks usó para dar nombre al famoso virus zombi, es un plagio - supongo que el autor diría "homenaje" - descarado de la Guía de Supervivencia Zombi, por no mencionar de las ideas de Max Brooks en general.

Como los personajes han perdido la memoria, en muchos casos no se sabe su nombre. Pero en los flashbacks - que esa es otra, el hilo temporal de los hechos en el libro es la cosa más mareante que he visto nunca - sí usan sus nombres. Así que lees capítulos enteros sobre alguien que no conoces, y al seguir leyendo no descubres ninguna información sobre quién cojones era el susodicho personaje. Y los saltos temporales totalmente inconexos no es que ayuden mucho a enterarse.

Una incongruencia total sobre uno de los personajes, y que me siento en la obligación de reproducir, es que al comienzo del libro, cuando tiene el accidente en el que muere y luego resucita como zombi, está yendo al instituto para dar clase, despreocupada y preguntándose si habrá o no habrá clase. Doscientas páginas después te cuentan los últimos días del mismo personaje, en los cuales el instituto en el que trabaja cierra, las calles circundantes se llenan de no muertos, y ella está asustada y traumatizada porque los zombis se han comido a su abuela y ella llegó tarde para protegerla.
Y claro, dos días después se le pasa el trauma y va a ver si hay niños a los que dar clase como quien sale a comprar el pan. Muy coherente, dónde va a parar.

Y la guinda del pastel: Los zombis son causados por un virus, pero hay un zombi por ahí que se dedica a coger partes de no muerto muerto - qué redundancia, no? -, coserlas entre sí, y con algo que no describen muy bien pero que tiene pinta de ser magia negra - mencionan algo de códices medievales ininteligibles - les da de nuevo la vida, para que salgan por las calles y se dediquen a matar todo cuanto vean. Según parece, la vida se la da un pergamino con algo escrito que ponen bajo su lengua.
O sea, que hay zombis biológicos, y zombis creados con magia negra, que un no muerto en particular se dedica a crear sin ningún motivo en particular, para matar el rato. Y resulta que uno de los protas es el primer bicho que creó este tío, y lo necesitan desesperadamente para algo, como una Génova de la vida.

Podría seguir enumerando chapuzas de estilo y narrativas, como que el coronel al mando quiera que el creador de zombis trabaje para él porque "sabe" - no, no se lo ha dicho nadie. Simplemente lo sabe - que él es el que los fabrica; o que todos los zombis encerrados en Cádiz, que se ha convertido en una fortaleza inexpugnable donde encierran a los no muertos y los vigilan 24 horas desde helicópteros, salgan tan campantes por unas cavernas subterráneas sin que nadie lo note.
Podría seguir hasta llenar otro libro de 400 páginas.

Pero entonces tendría que volvérmelo a leer para poder habár bien de detalles que no recuerdo muy bien. Y por eso sí que no paso.

En resumen: Idea original, planteamiento innovador, mal estilo de escritura, nula planificación de la historia, Macguffins sin pies ni cabeza, personajes sin consistencia, blandos, sin motivaciones, que se mueven sin sentido por una trama inexistente, narrativa escueta hasta el punto de no dar ni siquiera los detalles necesarios para que el lector se entere de lo que le están contando... y lo que es peor, un final que claramente apunta a una segunda - y quizá una tercera, ahora que están de moda las trilogías - parte.