17 de octubre de 2011

Sesión de monólogos en The Rock (06/10/2011)

Pues nada, o bien a los organizadores les gusté la primera vez que actué, o bien no tienen a nadie más. El caso es que este primer jueves de mes repetí como monologuista en el bar The Rock, esta vez junto a La Oruga Calva (que muchos conoceréis como Mayu XD) y Noemí.
Yo en concreto tenía la cabeza en otro lado - en Japón, para más señas -, y se me olvidó que tenía que prepararme DOS monólogos, así que solo me dio tiempo a escribir uno, y a medio memorizar una entrada de un blog que os tengo que recomendar: The movie Snatchers.

Os dejo con los "audios" - sí, son videos, pero con la mierda de iluminación solo se ve un manchurrón negro. Gracias que el audio sí quedó bien - de la sesión, y el texto del monólogo que escribí yo. Espero que os guste

-----------------------------

Cuando yo era pequeña, en el pueblo al que íbamos a veranear había dos cines de verano. De estos de los de antes, en los que se veía el cine de verdad, no como ahora. Tengo que reconocer que ya no hacen cines como los de antes… Esas sillas de metal pegadas entre ellas, diseñadas para provocarte lesiones en la espalda, esas paredes encaladas donde no cabía la imagen proyectada, esa tienda de chucherías que tenía de todo menos palomitas, esos baños con un solo wáter para todos los asistentes de la sala… ¡Aquello eran buenos tiempos! ¡Lo que aprende de colocación estratégica para poder salir escopetada hacia el baño antes de que se llenara, y lo que lo he agradecido en las bodas de mis conocidos!

Por aquel entonces era mucho más fácil identificar a un cinéfilo: Si iba cargado con botellas de agua, bocadillos, paquetes de pipas y montones de cojines, ahí lo tenías: Alguien que se dirigía al cine de verano. Hombres sin temor a coger una pulmonía al estar cuatro horas sentados en un patio abierto, que se reían en la cara de las lesiones de cervicales… Los cinéfilos de antes eran unos auténticos héroes!

Ahora ir al cine no tiene ni emoción ni nada. ¿Dónde quedó el miedo a no poder sentarse junto a los amigos si no había sitio? ¿El canguelo que te entraba cuando veías a un tío de dos metros hacer el amago de sentarse delante de ti? Nada! Cada vez que veo a un adolescente quejarse del audio o la imagen de una película, me entran ganas de levantarme, garrote y boina en mano, y gritarle: ¡A ti te quería ver yo en los cines de verano de mi pueblo, jovencito!”.

Claro que ahora el reto no es aguantar las dos horas sentado en una silla de metal en mitad de un patio lleno de bichos, no. Ahora el reto es aguantar dos horas viendo los bodrios que sacan en cine.

Precisamente este viernes fui a ver una película que acaban de estrenar… Cowboys & Aliens, se llama. Eso quiere decir que salen vaqueros. Y alienígenas. Todo junto.

… Me da igual lo que diga Maxibón, a veces dos cosas que te gustan por separado no son mejor si las juntas.

Porque la peli tiene cosas buenas: Tiene a Daniel Craig, que quieras que no es el último James Bond. Tiene a Harrison Ford, que por muy paralizada que tenga la parte izquierda de la cara, siempre será Harrison Ford. Tiene a la anoréxica con la enfermedad neuronal de la tercera temporada de House, que esa serie está muy de moda y su tirón tendrá.

Y ahí está la cosa: James Bond, Indiana Jones octogenario, y una médico anoréxica y meningítica. Y alienígenas. Que oye, interesante suena. Los de Marvel habrían pagado por conseguir un spin off como ese, no os creais.

Porque la Marvel tiene doctorado cum laude en eso de los spin offs. Viendo cómo han ido mezclando a los personajes de sus diferentes comics, me puedo imaginar la evolución: Tenemos a un Spiderman tan pancho pegando brincos por la ciudad. Y de pronto aparece una tan Jean Grey que tiene poderes psíquicos. Y cuando parece que la cosa se va a quedar aquí, aparecen los Xmen al completo para llevársela y que aprenda a usar sus poderes. Y dices, oye, como cameo no está mal, hasta ha tenido su gracia. Y sigues leyendo. Y de pronto en otro capítulo, sin venir a cuento, PAM, Spiderman se cruza con Thor, planeando tan tranquilo sobre Nueva York. Así, porque le ha dado por ahí al guionista. Y de pronto aparecen los 4 Fantásticos. Y Masacre. Y Iron Man. Y el Capitán América. Y Hulk. Y se ponen a pelearse todos entre ellos para ver si se debe o no se debe dar sus nombres reales al gobierno. Y a Hulk lo mandan a la luna. Y luego se convierten todos en zombis y se comen a Tía May.

No sé qué se toma esa gente antes de escribir sus historias, pero yo quiero un poco.
De hecho, yo tengo un guión muy bueno, que estoy planteándome escribir y mandar a los de la Marvel, a ver si les gusta y me sacan de pobre. Comienza con los Mister Fantástico y la Mujer Invisible teniendo una crisis matrimonial por causa de Magneto. Por aquello de que tiene más magnetismo, y tal. Pero al final ella decide plantarlos a los dos y fugarse con Spiderman, lo que cabrea mucho a Magneto, y decide vengarse destruyendo el mundo. Y cuando Loki se entera se cabrea lo suyo, porque acabar con la tierra estaba en sus planes, y se enfrenta a Magneto para evitarlo. En esto llegan los vengadores, que andaban tras los pasos de Loki, y se lía parda.
Y entonces llega Batman… Sí, sé que Batman no es de Marvel, pero estoy siendo innovadora, coño, no quedan muchos crossovers sin hacer en la Marvel, hay que tirar de otras franquicias. Bueno, el caso que llega Batman atraído por el barullo, y se pone a investigar, y descubre que, BAM, en realidad Magneto era el espía del Team Fortress 2 disfrazado! Pero cuando va a darle caza, BAM, el Doctor Moriarty le ayuda a huir, y logra desaparecer en otra dimensión. Pero allí se encuentra con, BAM, Goku, que le atrapa y tras oír su historia descubre que en aquel universo necesitan su ayuda, así que viaja a la tierra, pero cuando va a enfrentarse con Loki ve que este ha capturado a BAM Heidi, y la tiene como rehén para que el resto de superhéroes se estén quietos.

Y entonces llega el desenlace final, que es… BAM

Todo era un sueño de Resines.

En serio, si hicieran un comic con ese argumento, yo lo compraría. De hecho, si hicieran película, sería la primera en ir a verla. Hasta iría a verla aunque lo proyectaran en un ciner de verano, con sillas asesinas y colas kilométricas para entrar al baño. Porque yo soy una cinéfila de las de antaño, todavía voy al cine con almohadas y bocatas, no os digo más.

----------------------------------------------------