27 de febrero de 2009

Me voy a hacer una cuenta en una comunidad de Internet!

Hola! Me llamo Jacinta Gutierrez, y he decidido hacerme una página en una comunidad de Internet.

¡Será genial! Colgaré un montón de fotografías que podrá ver un montón de gente, ¡y todos verán lo guay y enrollada que soy! Y me dejarán un montón de comentarios y seré super popular y tendré un montón de amigos y fans

Y aprovechando que ninguno de mis nuevos amigos y fans me conoce realmente, les haré ver que soy como yo siempre he querido ser, y contaré lo mal que me trata la vida y la fuerza de voluntad que tengo, y todos se compadecerán de mi y me mimarán y me dirán lo genial que soy.

Y todo el mundo se dará cuenta por fin de lo incomprendida que he sido todo este tiempo, con toda esa gente de la vida real que me trata mal y no quiere mi amistad porque me desprecia, a mi, que solo soy una pobre artista a la cual todos odian por envidia. Y mis compañeros de trabajo, todos me odian y piensan que soy una aprovechada, sólo porque tengo una salud delicada y tengo que ir a menudo al médico. Pero en Internet todo es diferente. La gente es comprensiva, entiende mis problemas, me anima, me dice que realmente valgo un montón y son los demás los que no valen una mierda, y me consuelan cada vez que necesito la dosis de atención que me ha negado el resto del mundo, o que mi novio no se comporta como debe conmigo, o que los profesores no me dan la nota que merezco, o que mis jefes me reprenden por faltar al trabajo cuando tengo décimas de fiebre, o que mis padres pretenden que me tire todo el día en casa ordenando mi cuarto como una esclava, o que mis amigas no me llaman un fin de semana para salir.

Pero claro, siempre evitaré dar algún dato sobre mi vida privada, que no es cuestión de que cualquiera pueda saberlo todo de mi.

¡Qué divertido va a ser!

7 de febrero de 2009

Habéis visto qué páginas de moda hay en internet???

A Dios pongo por testigo, que si alguna vez me hago rica, los días pares iré de gótica, y los días impares de vintage.

No os perdáis los enlaces, no tienen desperdicio

4 de febrero de 2009

Que no soy objetiva, dice

¿Que no soy objetiva contigo?

¡Pero si soy tu mayor crítico!

Juzgué objetivamente cada ataque de ira, cada comentario despectivo, cada inseguridad, cada prepotencia, cada lágrima, cada sonrisa...

¿Y sabes cuál fue el resultado de mi juicio objetivo?

Que me enamoré de ti.


Ala, objetiviza esto.

2 de febrero de 2009

Grandes defectos femeninos - Parte 3: "Yo solo quiero una pareja...

Aunque a la vista de la creciente cantidad de hombres que caen en este vicio, creo que voy a cambiarle el título a la serie, y llamarla "grandes defectos del ser humano"

No sé si he atinado con el título, porque quiere abarcar un concepto demasiado amplio.

El caso es el de una mujer que ya está ya harta de todo, porque cada vez que cree haberse enamorado, o resulta que lo que sentía no era amor, o resulta que no recibe lo que cree merecer a cambio de ese amor. Y cada vez que una consigue estar con alguien, algo sale mal y una acaba más amargada y precavida, hasta que llega el momento que culpa al amor mismo de que le hace daño.

En primer lugar, deseo a todas estas mujeres que todos los problemas que tengan en su vida sean querer encontrar pareja (ojalá todos mis problemas se redujeran a eso...). En segundo lugar, les recomiendo que la próxima vez, en vez de tirarse en plancha hacia la primera persona que les salga al paso e intentar autoconvencerse de que es el amor de su vida, primero la conozcan un poco, para ver si hay química o no la hay.

Claro que las películas de amor han hecho mucho daño, y claro que todos queremos vivir la fantabulástica historia de amor más maravillosa del multiverso, y por ello nos obligamos a sentir cosas por el primero que nos guiña un ojo, o intentamos con todas nuestras fuerzas que esa persona con la que estamos se quede con nosotros. Todos queremos tener pareja, a cualquier precio. Es una señal de posición social, de prestigio. Y todo el mundo quiere tener prestigio.

Y luego, cuando o bien la persona con la que estás ha demostrado tener más seso que tu, o simplemente la cosa se va a la mierda porque no pegabais ni con cola, vas y le echas la culpa al amor, y te quejas de que ya no quieres enamorarte, que te da miedo hacerlo...

Qué curioso, la típica reacción femenina, echarle la culpa a otros de tus propios errores.

Hay veinte mil cosas más importantes en la vida que conseguir pareja. De hecho, para algunas cosas, tener pareja no es más que un engorro. Y no se puede obligar ni a uno mismo ni a nadie a enamorarse a la fuerza, por muchas ganas que tengas de tener pareja y de sentir esas mariposas en el estómago. En primer lugar, porque si te obligas a ello, jamás vas a sentirlas. Y en segundo, porque si nadie se leía los libros que le obligaban a leer en el instituto... ¿qué os hace pensar que se van a enamorar obligados?

Uno no puede enamorarse de una persona si no la conoce antes. El amor es algo que surge sin que te des cuenta, de pronto un día te das de boca contra él como si fuera un árbol enorme que ha surgido de la nada, y te preguntas por qué te duele tanto la nariz, porque ni te has enterado que te has chocado con él, pero lo que sentiste cuando te diste el porrazo no se va nunca, y ya no puedes ver las cosas de la misma manera... como si el golpe te hubiese provocado una hemorragia en los ojos.

Burdo símil para terminar explicando que nadie se da de boca contra un muro por voluntad propia... y mucho menos anda pensando en buscar un muro contra el que chocarse. Uno sólo se da un golpe de verdad cuando no se lo espera ni pensaba que le iba a pasar. Sólo así el golpe duele de verdad, porque no te has frenado antes del golpe para no hacerte daño... y sólo así se te queda grabado a fuego.