21 de abril de 2011

Entre teteras anda el juego

Yo soy católica.

Creyente, pero no practicante, la verdad. Con la religión me pasa algo parecido a con la política: No veo que el partido que supuestamente personaliza mis creencias se ocupe de algo más que de satisfacer sus intereses personales. Así que voy por libre, intentando aportar mi granito de bondad al mundo, a la espera de que alguien haga realmente lo que debe hacer, en vez de llenarse los bolsillos a mi costa.

No me voy a andar por las ramas - que podría, y llenaría libros enteros - y voy a ir directamente al asunto que ha motivado este post: La famosa procesión de la tetera.

A mi lo de sacar en procesión a una tetera me parece un chiste de muy mal gusto. O sea, joder, se están mofando en mi cara de las procesiones. Aunque es cierto que hay tantas posibilidades de que las personas representadas en los pasos existan, como de que lo haga la tetera orbitando alrededor del sol, la verdad. Y tampoco es que vayan a tirársela a alguien a la cabeza; sólo quieren pasearla por ahí, para que se airee, que en el armario la pobre estaba empezando a agobiarse. Vamos, que salvo por el chiste malo, no van a hacer daño a nadie.

O sea, que con la procesión de la tetera voy a hacer como con los chistes machistas: Admitir que tiene gracia, porque la tiene, y llamar cabrón a quien tuvo la idea, seguramente entre risas.

Pero he aquí que el resto del colectivo católico no opina lo mismo. Lo ven como una especie de atentado contra la libertad de culto, y un insulto contra su libertad de expresión. Así que han removido Roma con Santiago para que se termine prohibiendo.

Ojo al dato: En un estado ACONFESIONAL, en el que el derecho de reunión es un derecho CONSTITUCIONAL, la Iglesia Católica se las ha apañado para que se prohiba que un grupo de gente - presumiblemente no demasiado numeroso, viendo el tiempo que está haciendo - salga a la calle con una tetera en ristre, alegando que ello atenta contra la libertad de culto y de expresión.

¿Alguien no ve la contradicción? Porque a mi no se me ocurre ninguna manera de explicarlo de modo que quede más expuesta.

..........

Siempre de modo jocoso, le comenté el hecho a mi madre, sabiendo de antemano su opinión sobre el tema pero esperando que al menos diera pie a una discusión interesante. Su argumento en contra de la procesión es "que aquí todo el mundo se mete con el catolicismo, pero a los moros y a los caribes no se les puede tocar". Bien, buen argumento. O sea que aquí o nos metemos con todas las religiones o no nos metemos con ninguna. Ese es el espíritu.
Le comenté que sólo era un chiste, algo para pasar el rato, y me espetó si a mi me parecía bien que se burlaran de mi religión. Yo recordé un twitt que había leído hacía unos días y me había parecido especialmente gracioso, y se lo solté sin más: "Mamá, si no quieres que se rían de nuestra religión, no tener una tan graciosa".

Obviamente, se desató en infierno.

Intenté explicarle que lo de la tetera sólo era un chiste, que ni siquiera pensaban que se fuera a montar la que se montó. Pero, como siempre, me espetó que qué sabría yo. Le comenté que Intereconomía no tiene la verdad absoluta - porque ella sólo ve Intereconomía y escucha la COPE -, y me soltó sin más "Claro, Intereconomía sólo dice mentiras, pero lo que dice La Sexta es todo verdad, no???"

...

"Mamá, yo no veo la tele"

...

Vamos a dejar a un lado que no me puedo tomar en serio un canal que, en sus noticiarios, pone la cancioncita de "vamos a contar mentiras" cuando habla del PSOE. Eso no es dar noticias, es amarillismo, y yo no lo diferencio de los programas de prensa rosa de Telecinco.

Vamos a dejar a un lado que mi madre es muy devota, y le ha sentado como el culo lo de la manifestación - y la comprendo, en serio -. Vamos a dejar también a un lado que, como buena devota española franquista, es intolerante, racista, y totalmente contraria a la libertad de expresión.

... ¿¿¿Pero qué cojones tiene que ver que esté a favor de que un grupo de gente pueda expresarse con libertad, con que piense que La Sexta es la verdad absoluta??? ¿Es que en este país si no eres del Opus tienes que ser de la izquierda abertzale?

No me importa una mierda si sacan una tetera, un unicornio rosa invisible, o a Cristo Crucificado: Si no se meten con nadie, tienen toda la libertad del mundo para hacerlo. Y puedo no compartir el motivo que lleva a la gente a salir a la calle, pero desde luego no voy a impedirles que salgan, porque están en todo su puto derecho. Y eso no tiene absolutamente nada que ver con mi orientación política, mi religión, mi sexo, ni si me rasco el culo con la mano izquierda o la derecha.

El prohibir la procesión de la tetera es lo que atenta contra la libertad de expresión, no la procesión en sí. Y lo ha prohibido el gobierno, instigado por la Iglesia Católica, vete usted a saber por qué motivos. Porque supuestamente el gobierno y la Iglesia van cada uno por su lado, y ninguno tiene influencia sobre el otro...

¿verdad?

...

Hombre, a la vista de los hechos...

15 de abril de 2011

Y seguimos con el tema...

Hablando de rupturas, reconciliaciones, y mierdas zen en general, se me ha ocurrido una entrada para el blog que creo que puede ser bastante buena. Esteticamente hablando, digo.

Naturalmente, se me ocurrió a las tres de la mañana, dando vueltas en la cama con mi amigo el insomnio, que no me abandona desde mediados del 2009.
Algo bueno tiene, las 3 de la mañana es la hora más creativa para un artista.

Una vez un lector de este blog me dijo que mis entradas eran muy perturbadoras, porque cambiaba el estilo muy bruscamente según escribía de una cosa o de otra, y siempre parecía que todo era autobiográfico. Para él va esta entrada.

Si es que me sigue leyendo, que lo dudo.

......................................................................

"Y tú cómo lo superaste?"

"Yo no lo superé. Simplemente aprendí a vivir con ello.

Aprendes a vivir con la pérdida, a levantarte todos los días sin ganas de vivir. Aprendes, a base de vivir con él, a hacer de tu dolor algo manejable, con lo que puedas lidiar en el día a día; algo que puedes incluso ignorar a veces, cuando estás ocupado con otras cosas. Te acostumbras a desear la muerte a cada momento, porque el ser humano se acostumbra a todo. Tarde o temprano asumes que tienes que seguir adelante, que como el mundo es redondo, el mundo gira, como dijo el poeta, y tú tienes que seguir rodando con él. Y cuanto más pese el fardo que arrastras, más te costará ir cada día al trabajo, hablar con tus conocidos, salir los fines de semana... y todas esas cosas que hace la gente.
Porque tienes que seguir haciendo todo eso, y desde luego nadie va a consentir que estés todo el día llorando: En el trabajo te despedirán, tus amistades te dejarán de lado, tu familia te dará por un caso imposible.
Así que aprendes. Aprendes a no llorar aunque no puedas evitar hacerlo, a no gritar de dolor cada vez algo te recuerda a tiempos mejores, a mantenerte seria cuando debes estar seria, y a reír cuando debes divertirte. Incluso a volver a enamorarte, si se tercia. Aprendes a seguir viviendo con el dolor dentro.

Porque el dolor no se va, pero tú tienes que seguir adelante. Y porque lo primero que aprendes es que el mundo no va a consentir que estés triste más de una semana"

14 de abril de 2011

Un día tal como hoy

A un conocido le acaba de dejar la novia.

Ni soy íntima del chico ni conozco a la interfecta, y parece ser que los dos llevaban juntos sólo un mes. Mes que no sé cómo se habrá tomado ella, pero él se lo ha pasado en una nube.

Y ayer, coincidiendo con el primer mesversario, va y le deja.

Doy por hecho que, con lo enamorado que parecía el chico, es que ya llevaba tiempo detrás de la interfecta, y por lo tanto el palo de perderla poco después de haberla conseguido ha debido de ser considerable.

No me gustan nada las rupturas. Eso de haber hecho planes de futuro dando por hecho a ciertas personas en él, y que de pronto se te vayan todos a la mierda, es bastante desagradable. Por no hablar del tener que desenarmorarte a la fuerza de tu (ex) pareja, porque si no lo haces te vuelves loco.

Claro que si lo haces también te vuelves loco igual.

No me las quiero dar de ducha en la materia: Sólo me han dejado una vez. Y puedo decir con total seguridad que no podría soportar pasar otra vez por lo que pasé en su momento. Estoy acostumbrada a ver a mi alrededor versiones bastante descafeinadas del amor, e incluso parejas de conveniencia al 100%. No sé si será muy duro que te deje tu novio cuando el motivo por el que estás con él es que piensas que no puedes aspirar a nada mejor, o que no quieres estar sola, o simplemente que tiene coche y dinero para regalarte cosas. Desconozco totalmente cómo reaccionará una de esas adolescentes - y no tan adolescentes - al dejarla un chico al que escogió porque estaba muy bueno, o por el tamaño de su pene. No sé qué será ser dejada por un tío al que se eligió por el prestigio que estar con él conllevaba.

Lo que sí se es que cuando te deja la persona a la que amas, bien puedes pegarte un tiro en el estómago y dejar que los jugos gástricos te coman poco a poco las entrañas, y no te va a doler tanto.

...

Ojo, no sé cuál será el caso de este chico, y no le conozco lo suficiente como para poder aventurarlo. Pero estaba super ilusionado, y ahora está triste. Sé que es una simplificación bastante infantil, pero a mi me parece la más descriptiva.

Estoy harta de ver sólo ilusiones rotas a mi alrededor.

Y luego me pregunta la gente que por qué soy tan negativa...

11 de abril de 2011

¿Es tanto pedir?

'Yo sólo quería ser feliz al lado de la persona a la que quiero, y hasta eso me han negado'

'¿Es tanto pedir?'

Ah, pero mira a tu alrededor. Ves a adolescentes enjoyadas de los pies a la cabeza, sonriendo ante el nuevo regalo de su pareja veinte años mayor que ella, y con suficiente poder adquisitivo para darle todo lo que su cabecita hueca ansíe. Ves traición a conveniencia, ves mentiras, ves infidelidades; ves ausencia absoluta de fidelidad, por lo que hablar de infidelidad es accesorio.

Ves a maridos pegando a las mujeres a las que juraron proteger delante de Dios y de los hombres, ves amas de casa amargadas matar el aburrimiento con los anunciantes por palabras del periódico local. Ves oficinistas aburridos de sus anodinas esposas añadir picante a su vida con algún vivero de enfermedades venéreas escogido al azar en la calle Montera. Ves matrimonios ancianos cuyos desencantos se pueden contar en las arrugas de sus rostros.
Ves personas que prometieron amor eterno cansarse de sus parejas en cuanto se acostumbran a sus caras. Ves aprovechar cualquier momento de ausencia para resarcir frustraciones en entrepiernas ajenas. Ves personas destruirse unas a otras empecinadas en que es el amor quien les empuja. Ves hombres y mujeres abanderados del amor que les inunda tratando poco mejor que a cucarachas a los destinatarios de tan buenos sentimientos.

Mires a donde mires sólo ves amargura, gritos, dolor y llanto. No ves felicidad, no ves sonrisas. Y si las ves, nunca duran demasiado.

Sólo ves personas hiriendo a otras personas.

'¿Es tanto pedir?', me preguntas?

Ya te respondo yo que sí.