Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Entre teteras anda el juego

Yo soy católica.
Creyente, pero no practicante, la verdad. Con la religión me pasa algo parecido a con la política: No veo que el partido que supuestamente personaliza mis creencias se ocupe de algo más que de satisfacer sus intereses personales. Así que voy por libre, intentando aportar mi granito de bondad al mundo, a la espera de que alguien haga realmente lo que debe hacer, en vez de llenarse los bolsillos a mi costa.
No me voy a andar por las ramas - que podría, y llenaría libros enteros - y voy a ir directamente al asunto que ha motivado este post: La famosa procesión de la tetera.
A mi lo de sacar en procesión a una tetera me parece un chiste de muy mal gusto. O sea, joder, se están mofando en mi cara de las procesiones. Aunque es cierto que hay tantas posibilidades de que las personas representadas en los pasos existan, como de que lo haga la tetera orbitando alrededor del sol, la verdad. Y tampoco es que vayan a tirársela a alguien a la cabeza; sólo quieren pasearla por ahí, par…

Y seguimos con el tema...

Hablando de rupturas, reconciliaciones, y mierdas zen en general, se me ha ocurrido una entrada para el blog que creo que puede ser bastante buena. Esteticamente hablando, digo.
Naturalmente, se me ocurrió a las tres de la mañana, dando vueltas en la cama con mi amigo el insomnio, que no me abandona desde mediados del 2009. Algo bueno tiene, las 3 de la mañana es la hora más creativa para un artista.
Una vez un lector de este blog me dijo que mis entradas eran muy perturbadoras, porque cambiaba el estilo muy bruscamente según escribía de una cosa o de otra, y siempre parecía que todo era autobiográfico. Para él va esta entrada.
Si es que me sigue leyendo, que lo dudo.
......................................................................
"Y tú cómo lo superaste?"
"Yo no lo superé. Simplemente aprendí a vivir con ello.
Aprendes a vivir con la pérdida, a levantarte todos los días sin ganas de vivir. Aprendes, a base de vivir con él, a hacer de tu dolor algo manejable, con lo …

Un día tal como hoy

A un conocido le acaba de dejar la novia.
Ni soy íntima del chico ni conozco a la interfecta, y parece ser que los dos llevaban juntos sólo un mes. Mes que no sé cómo se habrá tomado ella, pero él se lo ha pasado en una nube.
Y ayer, coincidiendo con el primer mesversario, va y le deja.
Doy por hecho que, con lo enamorado que parecía el chico, es que ya llevaba tiempo detrás de la interfecta, y por lo tanto el palo de perderla poco después de haberla conseguido ha debido de ser considerable.
No me gustan nada las rupturas. Eso de haber hecho planes de futuro dando por hecho a ciertas personas en él, y que de pronto se te vayan todos a la mierda, es bastante desagradable. Por no hablar del tener que desenarmorarte a la fuerza de tu (ex) pareja, porque si no lo haces te vuelves loco.
Claro que si lo haces también te vuelves loco igual.
No me las quiero dar de ducha en la materia: Sólo me han dejado una vez. Y puedo decir con total seguridad que no podría soportar pasar otra vez por lo que p…

¿Es tanto pedir?

'Yo sólo quería ser feliz al lado de la persona a la que quiero, y hasta eso me han negado'
'¿Es tanto pedir?'
Ah, pero mira a tu alrededor. Ves a adolescentes enjoyadas de los pies a la cabeza, sonriendo ante el nuevo regalo de su pareja veinte años mayor que ella, y con suficiente poder adquisitivo para darle todo lo que su cabecita hueca ansíe. Ves traición a conveniencia, ves mentiras, ves infidelidades; ves ausencia absoluta de fidelidad, por lo que hablar de infidelidad es accesorio.
Ves a maridos pegando a las mujeres a las que juraron proteger delante de Dios y de los hombres, ves amas de casa amargadas matar el aburrimiento con los anunciantes por palabras del periódico local. Ves oficinistas aburridos de sus anodinas esposas añadir picante a su vida con algún vivero de enfermedades venéreas escogido al azar en la calle Montera. Ves matrimonios ancianos cuyos desencantos se pueden contar en las arrugas de sus rostros. Ves personas que prometieron amor eterno cansa…