Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

Southern se casa

Tengo una pseudofan. Es americana, y se llama Nicole. Tiene una cuenta en DeviantArt, y la verdad es que es bastante buena, y va mejorando con cada cosa nueva que sube. Pongo aquí la dirección por si alguien quiere echarle una ojeada: SoutherDelight.deviantart.com
El caso es que hoy me he enterado de que ella y su novio se van a casar. A ella se la ve super contenta, y por los comentarios que ha hecho su novio en la entrada de diario en la que ella da la noticia, parece ser que él también anda ilusionadillo.
En fins. Quien quiera alegrarse por ellos, que se alegre. Quien quiera darles el pésame, que se lo de. A mi me hace mucha ilusión que alguien esté tan seguro de que va a querer a una persona durante el resto de su vida como para casarse con ella. Y me hace ilusión y me da mucha envidia que Southern (yo la llamo así, por su nick en DeviantArt, aunque se llame Nicole) haya encontrado a esa persona, y que sea correspondida.
Y les deseo toda la felicidad del mundo, durante el mayor tiemp…

Manías varias

Hubo una temporada en la que me sentía tan necesitada de escuchar una voz amable, que buscaba en las cadenas de televisión locales los programas de las pitonisas, esas que te leen el futuro por teléfono con las cartas del tarot. Había una en particular, una tal Zulai, a la que me encantaba escuchar. Su tono de voz era tan amable y cordial que lograba tranquilizarme por muy inquieta que estuviera. Esa, y la santera Miguelina. Sobre todo me gustaba esta última porque además de leer el tarot, daba consejos para limpiar el aura de la casa, y para atraer la buena suerte. Siempre me decía a mi misma que algún día tenía que hacer alguna de esas cosas, para ver si conseguía realmente atraer la buena suerte. OctavioAceves también me gustaba mucho, tenía un tono de voz dulcísimo, y más que predecir el futuro daba consejos, así que no solo era tranquilizador escucharle, sino sobre todo interesante.
En fin, volviendo a lo que iba. Me daba perfecta cuenta de que buscar un tono de voz amable en la t…

Parcela privada

Nunca, bajo ningún concepto, os liéis con una persona con la que tengáis demasiadas cosas en común. Aseguraos siempre que, en caso de que la cosa acabe mal, no os lo vais a encontrar hasta en la sopa cada vez que queráis relajaros, o salir con los amigos, o echar una partida a un videojuegoonline. Y si se da el caso, aseguraos de que ambos sois lo bastante adultos como para, en caso de que la cosa acabe mal, poder seguir tratándoos con respeto.
Que si, que tener cosas en común es muy bonito. Pero en su justa medida. Siempre dejaros una parcela privada, en caso de que tengáis que salir por patas.
Porque si tenéis que hacerlo, y no tenéis esa parcela, os tocará pasarlas putas.

Lobo y la Caperucita Feroz (parte 5)

El guardabosques había visto un rastro de sangre reciente por el camino que conducía de la aldea a la casa de aquella excéntrica anciana, y decidió seguir el rastro. Tras un largo rato, cuando quedó claro que la sangre se dirigía hacia el claro donde se encontraba la casa de la anciana, se inquietó. Había demasiada sangre derramada, y ningún cadáver. El ser que había pasado por allí debía ser gigantesco.

Aquél día aún no se había pasado a ver a la vieja señora, así que decidió dejar la ronda para más tarde, y de paso investigar un poco más aquel reguero rojo. Al estar ya cerca de la edificación, vio que la sangre cruzaba el umbral de la puerta de entrada, que estaba abierta de par en par. Esto le preocupó de veras; la anciana nunca cerraba con llave, pero no soportaba que se dejara abierto. Se acercó con los habituales gritos con los que se hacía notar al acercarse a las edificaciones en el bosque, pero nadie respondió a su saludo. Todo estaba silencioso, ni siquiera oyó la débil voz d…

Por La Moraleja

Me siento bastante rara, siendo como soy una chica de clase media baja venida a más a base del sudor de mi frente, y trabajando en un edificio asentado en la calle que separa Alcobendas de La Moraleja, que suele estar llena de niños bien que no tienen ni idea del valor del dinero que a ellos les sobra y a mi tanto me ha costado empezar a conseguir en cantidades decentes.

Justo ayer, cogí el autobús para ir a Plaza de Castilla, en vez del metro, y pasé por un cúmulo de urbanizaciones de chalets. El paisaje que observaba estaba plagado de jardines bien cuidados, aceras inmaculadamente limpias, chalets de cuento de hadas, mujeres con aspecto de eficientes amas de casa paseando con niños cogidos de la mano y cara de no haber tenido ni una sola preocupación en toda su vida... Nadie llegaba tarde a ningún sitio, nadie llegaba cansado del trabajo, nadie tiraba basura al suelo, nadie pisaba el césped. ¡Por Dios, si ni siquiera estaban gastadas del uso las rayas de los pasos de cebra!

Me sentí, …

ensalada italiana

Hoy he descubierto que la ensalada italiana no sabe a nada. Estaría muchísimo más buena con cebolla en vez de albahaca, y queso feta en vez de mozzarella. Y con aceite y vinagre, en vez de esa mezcla rara.
Claro, que entonces ya no sería ensalada italiana...

Una de psicología

Cuando se puso de moda el tema del maltrato a mujeres, cada vez que alguna nueva noticia sobre ello aparecía en los periódicos o en las noticias, mi madre siempre culpaba a las víctimas. Porque a excepción de unos cuantos casos, el agresor normalmente tenía varias denuncias a cuestas, o una orden de alejamiento de la víctima, y sin embargo ésta se encontraba por propia voluntad con el agresor en el momento del maltrato.
Yo no puedo culpar a alguien de que otra persona la golpee, a veces hasta matarla. ¿Qué pasa, que esas pobres mujeres obligaron a sus maridos o novios a clavarles un cuchillo de trinchar carne en el pecho? La culpa de la agresión la tiene el agresor, no la víctima, se dé por las circunstancias que se dé. Pero nunca entendí por qué se dejaban maltratar repetidas veces. Porque vale, vamos a ponernos machistas. Una vez se le puede ir la mano: puede tener un mal día, puede írsele la cabeza... Pero dos ya no tiene excusa. Y tampoco entendí por qué éstas víctimas perdonaban …

Tarde de compras

Por avatares del destino, el viernes me pasé la mayor parte de la tarde dando vueltas sola por La Vaguada. En un principio iba a comer, porque había salido a las cuatro del trabajo, había ido directamente al Barrio del Pilar, y no había probado bocado desde las once de la mañana. Pero dando vueltas por la planta de los restaurantes para decidir dónde comería - en ningún sitio con comida grasienta, que llevo dos semanas a régimen y por fin se me nota que estoy perdiendo peso -, miré hacia abajo, y vi una Body Shop. Se me ocurrió entrar a echar una ojeada, porque me encantan las tiendas de productos de belleza. Lo primero que vi al entrar fue el estante de cosméticos, así que pensé que buscar polvos sueltos translúcidos y una nueva sombra de ojos verde sería un buen objetivo. Y de pronto vi las barras de labios, y como si de una iluminación se tratara, supe que tenía que comprar un tono nuevo de pintalabios. Así que pasé veinte minutos pintándome rayas de diversos colores el dorso de la…

A veces la burocracia funciona, y los funcionarios sonríen

Ayer tuve una de esas tardes que le dejan a uno pasmado.

A principios de mes, estuve llamando a unas cuantas comisarías para ver si conseguía cita para renovarme el DNI en alguna de ellas. Increíblemente, no tardé ni veinte minutos en conseguir que uno de los pocos funcionarios que me cogió el teléfono me diera el número correcto, en llamar, conseguir que me atendiera una operadora - de lo más competente, por cierto, cosa que también me sorprendió - , y que me diera cita. También increíble, sobre todo teniendo en cuenta las fechas en las que estamos, fue que la cita fuera para tan solo unos quince días adelante en el tiempo, el día 19 de Junio (o sea, ayer).

Ayer decido salir antes del trabajo para llegar con tiempo a la comisaría. Llego, miro el cartel en el que informan que, aparte de las dos fotos de carnet, hay que llevar 6,80 euros, salgo corriendo en busca de un cajero, el único con el que doy no es de mi sucursal, solo me permite sacar 30 euros o más, y me clava dos euros y pico …

Un mal viernes

He perdido muchas cosas en mi vida. He perdido oportunidades, he perdido trabajos, he perdido amigos, he perdido parejas. Y sobre todo he perdido tiempo, muchísimo tiempo.
Y le he perdido a él.
Claro que la culpa es mía. Después de lo que le hice, no sé cómo se me ocurrió pensar que seguiría a mi lado. Yo le he perdonado todo, pero él jamás me perdonará esto. Y yo debía haberlo sabido.
Y Dios, cómo duele haberse dado cuenta de ello.

Más manías de la infancia

Desde bien pequeña mi familia me inició en la sana costumbre de fijarme en lo que la gente de mi alrededor hacía mejor que yo. Tampoco es que fueran demasiadas cosas, porque yo de chiquitita era una niña repollo adorable. La cosa es que conforme fui creciendo en edad y sabiduría, también creció el número de puntualizaciones paternas - siempre desde el cariño, cómo no - sobre lo bien que la gente de mi alrededor hacía las cosas, y lo mal que las hacía yo.

Esa actitud no tardó demasiado en arraigar en mi manera de ser. Mientras la búsqueda de personas que valieran más que yo se limitó al ámbito de los estudios - porque una estudiante de primaria tampoco tiene mucho más de lo que preocuparse - no fue un problema, más que nada porque si bien no siempre era la mejor, al menos estaba entre los mejores. E intentar superarse a sí mismo y a los demás era apetecible y estimulante.

Cuando el aspecto físico empezó a ser de importancia en mi vida, la situación cambió ligeramente. No solo era una ch…

Lobo y la Caperucita Feroz (Parte 4)

El lobo no paraba de sangrar por la herida que tenía en el flanco derecho, y a duras penas lograba contener el vómito que pugnaba por salir de su estómago. El aparentemente indefenso animalillo que se había encontrado en el paso de animales había resultado ser algún tipo de depredador, que primero le había herido (¡y sin tocarle! El lobo aún no se explicaba cómo había logrado hacerlo), y luego, a base de empujones y amenazas de muerte, le había llevado a aquella cueva y le había obligado a comerse a aquella criatura repulsiva y arrugada.
Con su cuerpo apretujado en la diminuta caverna, tuvo que masticar trozo a trozo el correoso cuerpo del ser que, a todas luces, era de la misma raza que el que le había herido. El lobo se preguntaba qué especie de monstruos se matarían entre ellos de aquella manera. Y lamentaba desde lo más profundo de su alma el alma haber querido ayudar a uno de ellos.
De pronto oyó una voz fuera de la caverna. Se giró esperanzado hacia la entrada, pero lo que vio ace…

... Y Archimonde a la saca

Chus, ésta va por ti! :D

En un principio la pelea contra Archimonde no plantea muchas dificultades. Un solo contrincante, con no demasiados puntos de vida, y que cuando está al diez por ciento comienza un evento que desemboca en su muerte. Lo cual quiere decir que para ganar la batalla basta con dejarle al diez por ciento de vida, no es necesario rematarle.
El problema: En la pelea no tiene que morir nadie. Y no es por tema de orgullo, no. Es que por cada persona que muere del grupo de 25 que se enfrenta a él, las posibilidades de que todo el grupo muera aumentan. Porque cuando uno muere, él absorbe su alma, y ataca al grupo con ella. Y dependiendo de la clase que sea el jugador muerto, eso puede suponer que en el ataque con el alma del muerto morirá más gente. Cargándose Archimonde con sus almas al morir ellos, claro, y repitiéndose el proceso.
Y no es precisamente fácil mantenerse vivo durante la pelea, desgraciadamente. No es cuestión de hacer daño, controlar el agroo, y confiar en l…

The Super Hero Quiz

You are Spider-Man
Spider-Man
70%
Supergirl
55%
The Flash
50%
Green Lantern
50%
Superman
50%
Wonder Woman
45%
Catwoman
45%
Hulk
45%
Iron Man
40%
Robin
37%
Batman
35%

You are intelligent, witty,
a bit geeky and have great
power and responsibility.



Click here to take the Superhero Personality Test

¿Qué sucede cuando haces dos veces el mismo test, y te da diferentes resultados?

Porque eso es lo que, me acabo de dar cuenta, me ha sucedido a mi. En el blog tengo posteado el test de "¿Qué personaje de Heroes eres?" dos veces, con dos resultados diferentes. En la primera soy Claire Bennet, y en la segunda Hiro Nakamura.
Oye, genial, puedo ser una animadora japonesa que controla el tiempo y el espacio y encima se regenera, no? Eso sí que sería enorme. Seguro que ligaría un montón.

Onice Starbreeze, mi personaje del WoW

Me encanta mi personaje del Warcraft. Ya sé que es un puñado de unos y ceros, y que si a los de Blizzard les da por ahí, apagan el servidor y Ónice se va a tomar por culo. Pero la he cogido mucho cariño en estos dos añitos. Y aunque los servidores del Warcraft cierren, ella ya tiene una existencia y una historia propias.

Aquí una captura de pantalla suya. Tiene ya equipo de mazmorras del final del juego ^^


Giros radicales

Una vez, en el instituto, un compañero de clase al que le había dejado la novia se tiñó el pelo de rubio. O más bien se lo decoloró hasta dejarse el cabello del color de los limones pasados, pero eso son detalles sin importancia. El caso es que lo hizo porque "quería cambiar radicalmente su vida". No me pareció que desgraciarse el pelo fuera un modo muy inteligente de cambiar de estilo de vida, pero a los diez y seis años tampoco se nos puede pedir mucho a los seres humanos.

A base de ver repetido este comportamiento en varias personas a lo largo de los años, es decir, cortarse o teñirse el pelo cuando se quiere dar un giro radical a la vida de uno, me he empezado a preguntar si realmente el estilo de peinado puede significar un cambio para alguien. Porque está muy bien que la gente pida hora en la peluquería, y cuando cuelgue afirme a los cuatro vientos, con una sonrisa en los labios, "Hoy es el primer día del resto de vida". Pero aparte de eso, ¿hacen algo más por…

...

Me alegró que me hablara, eso quería decir que se encontraba mejor. Y yo estaba dispuesta a darle toda la amabilidad y el cariño que no le di cuando debí haberlo hecho, para al menos compensarle en cierto modo. Pero tuvo que decir "vengo a por mi ración de palos". Porque eso es lo que considera que es hablar conmigo, una ración de palos. Le intenté explicar que no habría más borderías ni más palos. Me espetó que eso no era posible, que formaba parte de mi, y no iba a cambiar de la noche a la mañana. Le dije que jamás volvería a hacerle daño. Me respondió que seguramente, que más daño del que le había hecho ya no podría hacerle. Cada frase suya fue una provocación, pero no hice caso a ninguna, seguí siendo amable. No sirvió de nada. Acabé destrozada, pidiéndole que por favor acabara la conversación porque me estaba haciendo daño, y preguntándome quién sería el desconocido tan desagradable que me hablaba desde su messenger.
Porque él siempre fue amable conmigo. Y él me habría …

Las elecciones en la vida

La vida de las personas se construye a base de elecciones. Desde la más nimia a la más trascendental, todo lo que elegimos marca dos caminos: el que tomamos y el que no recorremos. Quizá la mayor parte de la gente no se pregunte cómo habría sido su vida de haber elegido el magnum de vainilla en vez de el de nata, pero es indudable que hay decisiones que plantean esa pregunta. Como seguir estudiando o dejar los estudios. Como elegir una carrera. Como elegir un trabajo. Como elegir una pareja.
Algunas marcan nuestro futuro cercano, otras marcan irremediablemente el resto de nuestra existencia. Y lo peor es que no se puede afirmar a priori cuál nos permitirá retroceder y tomar el camino desdeñado en la primera elección, y cuál nos lo vedará permanentemente.
Y no solo están las elecciones de uno, ojalá. Las elecciones de los demás seres humanos, desde el hermano al desconocido de otro continente al que nunca conoceremos, condicionan también el camino que tomaremos. Porque habrá veces que q…

La Oreja de Van Gogh - Dulce Locura

La Oreja de Van Gogh - Dulce Locura

Vendo el inventario de recuerdos de la historia mas bonita que en la vida escuche

Vendo el guión de la película mas triste y la mas bella que en la vida pude ver

Vendo los acordes, la brillante melodía y la letra que en la vida compondré

Vendo hasta el cartel donde se anuncia el estreno del momento que en la vida viviré

Entiendo que te fueras, y ahora pago mi condena pero
no me pidas que quiera vivir

Sin tu luna, sin tu sol, sin tu dulce locura
me vuelvo pequeña y menuda, la noche te sueña y se burla
te intento abrazar y te esfumas

vendo una cámara gastada que captaba la mirada que en la vida grabare

vendo dos entradas caducadas que eran de segunda fila que en la vida romperé

vendo dos butacas reservadas hace siglos y ahora caigo que en la vida me senté

vendo hasta el cartel donde se anuncia el estreno del momento que en la vida viviré entiendo que te fueras, y ahora pago mi condena pero no me pidas que quiera vivir

sin tu luna, sin tu …

Lobo y la Caperucita Feroz (Parte 3)

La anciana oyó golpes en la puerta de su casa. Era extraño, porque las pocas personas que venían a visitarla nunca llamaban: Sabían que la pobre mujer no podía moverse de su cama, y que la puerta nunca tenía echado el cierre. Intentó levantar la voz para hacer saber al visitante que la puerta estaba abierta, pero no debió conseguir hablar lo bastante alto, porque los golpes se repitieron. La anciana intentó levantarse para ir a abrir, pero pese a que hizo bastante fuerza con los brazos, no consiguió ni incorporarse en la cama. Así que se quedó recostada sobre las almohadas, esperando que al visitante se le ocurriera intentar girar el picaporte.
Y efectivamente, unos momentos después, el pomo comenzó a girar lentamente y la puerta se abrió unos centímetros.
La abuela pensó que sería su nieta Caperucita, que ya hacía un par de horas que tenía que haber llegado a su casa para darle la comida, asearla y limpiar un poco la casa. La anciana estaba enfadada por la tardanza de su nieta, más que…

Face your Manga

Ahí la tenéis. Vosotros diréis si se parece a mi o no ;P

Fin de vacaciones

Para quien le pueda interesar, diré que esta mañana, en la cafetería donde desayuno, por fin he vuelto a ver a mi camarera, toda sonriente. Se ve que estaba de vacaciones. Aunque yo ya pensaba que se había buscado otro trabajo...
Así sí que da gusto empezar la mañana, con una sonrisa :)

Lobo y la Caperucita Feroz (Parte 2)

Caperucita no podía creer la suerte que había tenido. Ahí estaba aquel enorme animal, el lobo más enorme que había visto en su vida - aunque tampoco es que hubiera visto muchos -, plantado delante de ella, hablándola como hablaría un guardabosques a un niño perdido. Al principio el tamaño de la bestia la había asustado, pero pese a ello y a los enormes colmillos que sobresalían de su bocaza, el animal se comportaba de manera más bien mansa.
Que se apartara del camino, decía. Que una bestia mucho mayor podría pasar y arrollarla. Caperucita no entendía nada, pero de pronto se le ocurrió que podía sacar provecho de aquel encuentro...
Pensó en la pistola que llevaba meses escondiendo en su cuarto. Esa la mañana había conseguido meterla en la cesta de la comida sin que nadie lo notara, y por fin podría acabar con aquel vejestorio que la obligaba a modificar su rutina día sí y día también, llevándole pesadas cestas con alimentos y haciendo de niñera y asistenta, y todo porque era demasiado vi…