Parcela privada

Nunca, bajo ningún concepto, os liéis con una persona con la que tengáis demasiadas cosas en común. Aseguraos siempre que, en caso de que la cosa acabe mal, no os lo vais a encontrar hasta en la sopa cada vez que queráis relajaros, o salir con los amigos, o echar una partida a un videojuego online. Y si se da el caso, aseguraos de que ambos sois lo bastante adultos como para, en caso de que la cosa acabe mal, poder seguir tratándoos con respeto.
Que si, que tener cosas en común es muy bonito. Pero en su justa medida. Siempre dejaros una parcela privada, en caso de que tengáis que salir por patas.
Porque si tenéis que hacerlo, y no tenéis esa parcela, os tocará pasarlas putas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...