En el autobús

El autobús entra en un túnel, y de pronto me veo dentro de otro vehículo, en otro tunel que bien podría ser el mismo.

Recuerdo que me comentaron, “si voy por la M-30 te dejo justo en tu barrio”, y que, yendo por un túnel en el camino a casa, yo pensé que algo había oído sobre que habían soterrado la M-30

Pensé que ese túnel por el que circulamos durante casi veinte minutos sería la M-30...

Me doy cuenta de que no volveré a estar en aquel coche recorriendo aquel túnel, fuera o no la M-30. Y de pronto me invade la melancolía…

Lo que signifaba… todo lo que ir en ese maldito coche por aquel maldito túnel significaba para mi…

Y salgo del autobús, que no va por la M-30 sino que sólo ha entrado en la estación, con los ojos llenos de lágrimas…

Arena entre mis dedos… sueños que se escapan…

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...