¿Amenaza?

Nunca había creído que nadie fuera a considerar a un ser tan insignificante como yo una amenaza. Y el hecho de que alguien lo haga me hace pensar que quizá sea aún más insignificante de lo que yo lo soy...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...