2 de abril de 2008

"Debéis decidir"

Hoy uno de mis compañeros de mi recién estrenado trabajo me ha sorprendido con la siguiente frase: "Vosotras las mujeres, ahora no os dais cuenta, pero cuando lleguéis a los treinta os daréis cuenta de que tendréis elegir,y renunciar o a trabajar, o a casaros y formar una familia y cuidar de ella"

Resulta "encantador", en primer lugar, ver que esa perla sale de la boca de un púber de veintitrés años. Me gustaría ver en mi situación a todas esas mujeres que dicen que gracias a la educación en la igualdad de los niños varones se está erradicando el machismo.

En segundo lugar, la afirmación en sí me enerva: ¿Cómo que "tenemos que" elegir? ¿Cómo que "tenemos que" renunciar? ¿Y cómo que "a los treinta"? ¿Acaso el libro de cabecera de ese niñato es "la enciclopedia de los tópicos"? Y sobre todo, ¿de qué especie de familia ha salido ese engendro? Al intentar refutarle, sale con aquello de "No querrás que los tengamos nosotros, ¿verdad?", seguido por una carcajada de todos los varones presentes.

Conversaciones posteriores desvelan que su padre es obrero, y su madre, señora de la limpieza. Todos los trabajos son igual de dignos, y acaso el de obrero de la construcción es más necesario que la mayoría, pero al saber de qué viven los padres de la criaturita me explico muchas cosas.

Si una mujer no quiere casarse ni tener hijos, ¿por qué ha de verse forzada a decidir? ¿Por qué si decide que no lleva estudiando desde los cuatro años para convertirse en ama de casa y niñera, la gente la va a mirar con lástima, porque "ha renunciado a su vida"? ¿Y por qué las madres de familia y amas de casa, que han "tenido que" elegir, son tan infelices? ¿Por qué el hombre es totalmente libre de elegir si quiere o no dedicar su vida a su familia, o de dejar el trabajo incluso, y sin embargo la mujer "se ve obligada"? ¿Por qué hablamos de obligaciones cuando se trata del género femenino? ¿No podemos simplemente decidir, al igual que lo hacen los hombres, lo que queremos hacer con nuestra vida?

Los que hayan leído a Schopenhauer responderán a esto último que dado que las mujeres tienen el mismo desarrollo mental que los niños, necesitan un hombre a su lado que les ayude a encarrilar su vida, y les indique lo que "deben" hacer en cada momento.
Claaaaro. Como con los niños no se puede razonar, se les ordena que hagan las cosas. Como tú eres la que tiene el útero y la que pare, es lo más normal del mundo que renuncies a tu vida para cuidar al fruto de tu vientre.
Y yo respondo: ¿Tengo que recordaros cómo se hacen los niños? Porque que yo sepa, lo de la Virgen María fue un caso único.
Y también digo: Es típico de los niños echarle la culpa a otros y buscar explicaciones estúpidas por las cuales eximirse de hacer el trabajo cuando una tarea les viene grande. Explicaciones del tipo "si Dios hubiera querido que yo cuidara a los niños, me habría puesto a mi el útero"

Que estamos en el siglo veintiuno, por dios. Ya va siendo hora de que ese tipo de comentarios desaparezcan, o que al menos no se le ría la gracia a quien los dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario