28 de mayo de 2008

Ya tengo cosas que hacer en el trabajo :3

Por fin me han traído el ordenador nuevo en el trabajo.
Al fin, después de tres meses pasando las ocho horas de jornada laboral metida en Internet, escribiendo, y aburriéndome lo indecible, puedo comenzar a dedicarme a aquello por lo que supuestamente me pagan.
Ha sido una sensación agradable. Sobre todo porque es entretenido y sencillo. No sé si es porque el proyecto con el que estamos es así, o porque como es mi "primer" trabajo de programadora no me quieren cargar con nada demasiado difícil hasta que no tenga un poco de antigüedad, no vaya a cagarla.
Y como siempre, en todo trabajo de programadora en el que comienzo, he empezado a sembrar el caos.
Mirándome cierto documento del que tengo que sacar información para hacer lo que me asignaron, he sacado ya tres contradicciones. Los dos compañeros de mayor antigüedad y el jefe de proyecto han tenido que reunirse para discutir sobre ello. El documento y los datos que nos han dado para las pruebas del programa son contradictorios. En el documento, en una de las partes que me han asignado, hay un precioso "No están definidas debido a una replanificación del proceso por parte de **** que todavía no está terminada".
Total, que el jefe de proyecto tiene que comentarle al cliente como seis cosas que debe o bien especificar, o bien concretar, o bien desambiguar (cosas que, como buen cliente, hará en tres plazos: Tarde, mal y nunca). Y el compañero que se ocupa de mi y de la otra nueva (que sí que tiene experiencia laboral, luego le mandan cosas más complicadas) ha tenido que tomarse un gelocatil.
¡Y solo es la una! ¡Me supero en cada nuevo trabajo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario