Un día más, una herida más

Un día más, una herida más.
Algunas simples arañazos, otras cortes profundos que sangran hasta dejarme casi sin fuerzas durante meses. Y con el transcurrir del tiempo, me he dado cuenta de que la mayoría no se han curado: Las que menos, dejan una inofensiva pero bien visible cicatriz, que me recordará por siempre la herida que estuvo ahí. Y las que más, además de supurar a menudo, en ocasiones, cuando menos me lo espero, se abren completamente y vuelven a sangrar.
Somos lo que vivimos, y olvidar nuestro pasado es olvidarse de uno mismo. Pero cuando una antigua herida, que parecía ya cerrada del todo, deja escapar unas cuantas gotas de sangre, me pregunto si a veces no sería mejor para el ser humano olvidar ciertos momentos de su vida...
Y si no lo es para el ser humano, si acaso para mí lo sería.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...