Ir al contenido principal

Hoy toca reflexiones

No es que piense en ello constantemente, pero no sé si me termina de gustar sentirme diferente.

He sufrido durante toda mi vida el no poder integrarme en ningún lado. Ya no sólo era mi nombre, lo primero que me marcó en el colegio, y por el cual fui presa de multitud de bromas pesadas. Era mi manera de ser, mi manera de hablar y de comportarme, mis gustos. Todo en mi.
Lo del nombre lo superé pronto. Pero lo de ser rara lo llevé como un estigma hasta hace bien poco. Probé haciendo amistad con otro tipo de gente, también rara, que pensé que sería más afín a mi. Pero seguí sintiéndome fuera de lugar. Veía como frente a mi se hacían amistades inseparables, se formaban parejas, se compartía todo. Lo veía, y solamente eso. Yo estaba allí, y eso no les molestaba. Pero no era más que "la rara", nunca fui una más del grupo.
Y ser la rara entre una pandilla de raros ya tiene mérito.

Debido a mis inquietudes, he conocido a bastante gente peculiar en mi vida. Personas muy diferentes entre ellas, que sobresalían de la multitud por un motivo u otro, pero que se sentían integradas y a gusto en el grupo de gente a través del que yo les había conocido. A mi eso nunca me pasó. Siempre me sentí fuera de lugar, ajena a la intimidad que compartían los demás a mi alrededor.

No es que con el tiempo se me haya pasado, es que me acostumbré a este hecho. Puede que me diera cuenta que esas personas, que presumían de ser diferentes, no eran más que una copia del arquetipo de la tribu urbana a la que pertenecieran, pero yo, estuviera donde estuviese, siempre era diferente. Nunca era igual, al menos no totalmente, al resto.
Asumí el hecho de que nunca me sentiría a gusto en ningún lado.

Una vez alguien, al oír esto de mi boca, me respondió: "Encajas entre mis brazos".
Pero el tiempo ha demostrado que se equivocaba.

Y ahora que más o menos esgrimo con orgullo mi total incapacidad para integrarme en un grupo social, y que me tomo mi incomodidad cuando estoy con gente con más o menos humor, me da por preguntarme si no será más que una máscara para ocultar cuánto me duele no haberme sentido nunca parte de un grupo. No es que quisiera ser la reina del baile de graduación, entre otras cosas porque de eso no tenemos en España, pero...

Y lo peor es que, aún muriéndome de ganas de ser como los demás, yo misma me lo impido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Me prometí a mi misma que no comentaría nada de esto en mi blog, porque ya bastante fama de misógina tengo como para encima echar más leña al fuego, pero es que todos los días viendo este extraño comportamiento ya clama a los dioses... Que os lo habéis ganado a pulso chicas, yo lo siento pero es así ._.U
Para variar, esta entrada va dirigida a las que se den por aludidas directamente, y a nadie más. Si al leerlo piensas "¿yo hago eso?", está claro que no va por ti XDD Y siempre desde el cariño y sin ánimo de ofender, espero que os lo toméis como lo que es, una sátira.


.................................

Siempre que veo a una mujer - o joven, o niña, o aborto mal completado - correr, ya sea para coger el metro, persiguiendo al petardo de la pandilla, o cruzando por un semáforo en rojo, me fijo en que nunca doblan las rodillas. Dan saltitos con las piernas prácticamente rectas, como si caminasen pero intentando ir rápido. O como si alguien les hubiese atado las rodillas con una cue…

Tomándonos las cosas con humor

Porque si no, ya nos habíamos quedado calvas de tanto tirarnos de los pelos...

Ayer cuando llegué a casa, me actualizaron con la lista de desperfectos del piso. La lavadora vuelve a no funcionar, el fregadero está totalmente atascado, la televisión - un flamante monitor plano de chorrocientas pulgadas y media, con TDT, HD, y KFC - se pone en blanco y negro a ratos, y el suelo del pasillo, a la entrada del cuarto de baño - el que no da calambre - está levantado.

Mientras me preparaba la cena, vi esto en la pizarrita de la cocina:




Porque claro, estas cosas hay que tomárselas con humor XDDD

Armitas por aquí, armitas por allá...

Ayer estaba Adrián enseñándome un rifle de gas en esta bonita página, cuando me asaltó una duda: ¿Qué tipo de gas es exactamente el que llevan las réplicas de airsoft? Ya sé que CO2 no es, porque esas están prohibidas en las partidas por ser demasiado potentes; pero entonces, qué es lo que lleva el cargador? Y ya puestos, ¿cómo exactamente funciona el mecanismo de una réplica de gas? ¿Y de una eléctrica?
Y hete aquí que, como cuando me entró curiosidad por saber cómo era el ordenador de mi padre y me metí a la carrera de informática, he decidido documentarme. Con la pequeña diferencia de que entre que no hay carrera de "cómo funcionan las réplicas de airsoft" per se, y que ahora hay una cosa muy útil que se llama internet y en la que se pueden encontrar datos de ese tipo, esta vez no me será necesario estudiar durante ocho años para saber qué narices hace que las bolitas de 6 milímetros de diámetro que tienen las réplicas por munición hagan tanto daño cuando te disparan.
Empe…