5 de septiembre de 2008

Tomas frikis (vol. 1)

Una chica vestida con corpiño, calentadores de rejilla en los brazos, falda larga de seda y botas militares, todo ello negro, sube corriendo las escaleras del metro de callao, y llega sin resuello hasta un grupo de indignados veinteañeros que la recibe con quejas y comentarios sobre su impuntualidad.
- Esther, por dios, que la peli comienza a y media y ya son y cuarto!
- Ya lo sé! Lo siento! – hace una pausa para saludar con un beso a su novio, que está entre los del grupo – No he podido llegar antes!
- Si ya sabíamos que ibas a llegar tarde, pero no tanto! Que no vamos a poder cenar antes de la peli!
- Pues compramos algo de comer en el cine! Ya he dicho que lo siento, vale??
Un chico alto, delgado y con el pelo largo recogido en una coleta, se vuelve hacia otro del grupo que, salvo por la ropa, podría pasar por un clon suyo.
- Magneto, va a venir Mariu?
- Me ha llamado hace un rato. Viene de la facultad. Dijo que nos veía en el cine.
- Muy bien, pues vamos yendo entonces – alza la voz para que le oiga todo el grupo – Vamos moviéndonos, que no llegamos!
A Magneto le comienza a sonar el móvil. Es la tal Mariu
- Dime… En los Picadilly? Vale, pues nosotros llegamos al cine en nada… Que no sabes dónde es?? Pero si son los cines Callao!... Bueno, vale, espera allí, que voy a buscarte.
Con gesto de resignación, Magneto se guarda el móvil en el bolsillo, advierte con un grito que le esperen en la puerta del cine, y sale corriendo Gran Vía abajo.
Mientras el otro chico de la coleta despotrica sobre la puntualidad femenina, otro, vestido con vaqueros claros y un polo rosa palo, saca el taco de las entradas y comienza a repartirlas justo estando en mitad de la carretera.
Un chaval bajito con pinta de tener pocas luces se queda mirando fijamente su entrada – igual que Esther –, y los dos, casi a la vez, comentan.
- Por qué me das dos entradas?
- Seto, Esther… es solo una. La otra mitad se la quedan al entrar…
- Ah, qué tonto! – el tal Seto sonríe, como si su equivocación fuese el error más normal. Esther prefiere agachar la cabeza y ponerse roja en silencio mientra su novio se cachondea de ella.
El que responde al nombre de Magneto vuelve llevando de la mano a una chica con todo el aspecto de haber estado corriendo una maratón. Esta saluda al grupo con un gesto de la mano, y se une a la conversación más cercana, que mantienen el chico del polo rosa y un chaval medio calvo y con perilla.
- … parece ser que Tarantino va a dirigir una de las escenas!
- Ya he visto trailers en internet. A ver qué tal la adaptan…
- De qué habláis?
- De Sin City
- Ah, pero es que van a hacer una peli del cómic?
- Pero sabes qué es Sin City?? – el chico calvo se la queda mirando como si se acabara de tragar un limón.
- Si, claro.
- Pero tú… eres friki?
- Hombre, un poco.
El chico se vuelve hacia Magneto, que está intentando localizar a alguien en mitad del gentío, y le suelta.
- Dónde narices has conseguido a una friki delgada???
Magneto se encoje de hombros, pasa de contestar, y se vuelve hacia el chaval del polo rosa.
- Carlos, las entradas?
Carlos, que después de casi haber sido arrollado por un autobús tras ponerse a repartirlas en mitad de la Gran Vía, ha decidido quedárselas él un rato más, las vuelve a sacar del bolsillo y, como a cámara lenta, comienza a recortar una entrada del resto.
- Trae – con gesto impaciente, Magneto le arranca las entradas de las manos, separa dos del resto, y se las guarda mientras le tiende el taco de nuevo a su consternado interlocutor – Ala, nos vemos dentro – coge a Mariu de la mano, y con las mismas se la lleva a rastras hacia dentro del cine. Justo antes de entrar, se vuelve y grita
– Coque, tu a un lado mío, eh?
El clon de Magneto levanta el brazo para dar a entender que se ha enterado, y sigue esperando, junto con el resto, al lento proceso de separar las entradas una de otra que está llevando a cabo Carlos. El chico calvo de la perilla se queja de que se van a perder los trailers, pero no se sabe si por mala uva, o porque el pobre no da para más, Carlos no acelera.
Llegan a sentarse justo al comienzo de los trailers – suspiro de alivio del chico alopécico – si bien el primero se lo pierden debido al caos que montan para decidir quién se sienta al lado de quién. El resto, nada nuevo: Anuncio de Foster’s Hollywood; La Guerra de los Mundos – “Esa hay que verla!”, grita alguien –; una peli a la que nadie hizo caso, porque estaban buscando a uno del grupo que había desaparecido; Harry Potter y el Cáliz de Fuego – “Esther, tranquila, eh? Que solo es un trailer” – …
Y de repente en la sala retumba un alarido.
- Joder Esther! – todos, salvo Magneto y Mariu, se vuelven hacia ella – Demuestra tu amor por Harry Potter un poco más bajo!
- Pero si no he sido yo!
- Entonces… quién…?
- Ha sido Marcos – Mariu, partiéndose de risa, señala a Magneto, que se pone muy recto en el asiento y finge – o tal vez no – indignación.
- Lo habéis visto todos! Ha salido un dragón!
- Magneto – el chico calvo vuelve a la carga – todos sabemos que a ti solo te ponen las mujeres y los dragones… No hace falta que nos lo demuestres, en serio.
Tras el cachondeo general, y el final de los trailers, se hizo silencio – o casi – en la sala…

- Me puede explicar alguien qué pinta la pava esa en la peli?
- Muy fácil, es la novia de Tom Cruise

- Pero por qué vuela el Bat-Móvil???

- Tienen al Morgan Freeman ese ahí, en plan arsenal bélico, como si fuera una peli de James Bond?
- Se conoce que le pidió al director que por favor le diera un papel, y no se les ocurrió otra cosa…
- Hay que ver lo que hace el hambre

- Por fin sabemos el secreto de Batman: Domina la energía de la fuerza!
- Hombre, una peli de acción sin artes marciales ya sabes que no es lo mismo.
- Ya, claro. Y qué será lo siguiente, el Pingüino Kenjutsuka??

Escena final. El policía tiende a Bruce Wayne una carta – vuelta del revés – metida en una bolsa de plástico.
- Oh Dios mío, la carta, la carta! – Mariu comienza a tener algo que suena demasiado parecido a un orgasmo.
- Que va a serlo, que va a serlo! – el grupo comienza a hacer comentarios como este, sin poco sentido, pero con mucho volumen.
Bruce Wayne le da la vuelta a la carta, y el Joker aparece en la pantalla coreado por los gritos de júbilo de todo el grupo. Coque incluso se levanta y comienza a aplaudir.
Gracias a Dios la película acaba casi en ese momento, porque los gritos y comentarios – que no habrían gustado demasiado en mitad de la última escena – no cesan ni después de salir del cine.
- A vosotros qué os ha parecido el Bat-Móvil?
- Hombre, bien… pero parecía más un tanque de guerra que otra cosa.
- La película no ha estado tan mal… yo me esperaba algo peor.
- Mejor que la de George Clooney desde luego es!
- Pero como la de Tim Burton ninguna! Tim Burton es Dios!
Y así, entre alabanzas a Tim Burton – y a Jhonny Deep, que no se sabe cómo pero de repente entra a colación (aunque Coque sospecha que ha sido Esther la que ha sacado el tema) –, el grupo se dirige al Burguer King de Gran Vía a cenar, que intentar hacer comentarios ingeniosos durante dos horas y media abre el apetito.

2 comentarios:

  1. por aquel entonces no estaba calvo...¬¬
    Y croe que dije "una friki de menos de 200 kilos :D"
    Espero que hagas mas partes ^^

    ResponderEliminar
  2. Tenía que ser gráfica en mi descripción, compréndeme, que si no luego el dibujante no iba a poder diferenciaros...
    No va a haber más partes, al menos no hasta que vuelva a ir al cine con la panda frikis esta... XDD

    ResponderEliminar