Tomas frikis (vol. 1)

Una chica vestida con corpiño, calentadores de rejilla en los brazos, falda larga de seda y botas militares, todo ello negro, sube corriendo las escaleras del metro de callao, y llega sin resuello hasta un grupo de indignados veinteañeros que la recibe con quejas y comentarios sobre su impuntualidad.
- Esther, por dios, que la peli comienza a y media y ya son y cuarto!
- Ya lo sé! Lo siento! – hace una pausa para saludar con un beso a su novio, que está entre los del grupo – No he podido llegar antes!
- Si ya sabíamos que ibas a llegar tarde, pero no tanto! Que no vamos a poder cenar antes de la peli!
- Pues compramos algo de comer en el cine! Ya he dicho que lo siento, vale??
Un chico alto, delgado y con el pelo largo recogido en una coleta, se vuelve hacia otro del grupo que, salvo por la ropa, podría pasar por un clon suyo.
- Magneto, va a venir Mariu?
- Me ha llamado hace un rato. Viene de la facultad. Dijo que nos veía en el cine.
- Muy bien, pues vamos yendo entonces – alza la voz para que le oiga todo el grupo – Vamos moviéndonos, que no llegamos!
A Magneto le comienza a sonar el móvil. Es la tal Mariu
- Dime… En los Picadilly? Vale, pues nosotros llegamos al cine en nada… Que no sabes dónde es?? Pero si son los cines Callao!... Bueno, vale, espera allí, que voy a buscarte.
Con gesto de resignación, Magneto se guarda el móvil en el bolsillo, advierte con un grito que le esperen en la puerta del cine, y sale corriendo Gran Vía abajo.
Mientras el otro chico de la coleta despotrica sobre la puntualidad femenina, otro, vestido con vaqueros claros y un polo rosa palo, saca el taco de las entradas y comienza a repartirlas justo estando en mitad de la carretera.
Un chaval bajito con pinta de tener pocas luces se queda mirando fijamente su entrada – igual que Esther –, y los dos, casi a la vez, comentan.
- Por qué me das dos entradas?
- Seto, Esther… es solo una. La otra mitad se la quedan al entrar…
- Ah, qué tonto! – el tal Seto sonríe, como si su equivocación fuese el error más normal. Esther prefiere agachar la cabeza y ponerse roja en silencio mientra su novio se cachondea de ella.
El que responde al nombre de Magneto vuelve llevando de la mano a una chica con todo el aspecto de haber estado corriendo una maratón. Esta saluda al grupo con un gesto de la mano, y se une a la conversación más cercana, que mantienen el chico del polo rosa y un chaval medio calvo y con perilla.
- … parece ser que Tarantino va a dirigir una de las escenas!
- Ya he visto trailers en internet. A ver qué tal la adaptan…
- De qué habláis?
- De Sin City
- Ah, pero es que van a hacer una peli del cómic?
- Pero sabes qué es Sin City?? – el chico calvo se la queda mirando como si se acabara de tragar un limón.
- Si, claro.
- Pero tú… eres friki?
- Hombre, un poco.
El chico se vuelve hacia Magneto, que está intentando localizar a alguien en mitad del gentío, y le suelta.
- Dónde narices has conseguido a una friki delgada???
Magneto se encoje de hombros, pasa de contestar, y se vuelve hacia el chaval del polo rosa.
- Carlos, las entradas?
Carlos, que después de casi haber sido arrollado por un autobús tras ponerse a repartirlas en mitad de la Gran Vía, ha decidido quedárselas él un rato más, las vuelve a sacar del bolsillo y, como a cámara lenta, comienza a recortar una entrada del resto.
- Trae – con gesto impaciente, Magneto le arranca las entradas de las manos, separa dos del resto, y se las guarda mientras le tiende el taco de nuevo a su consternado interlocutor – Ala, nos vemos dentro – coge a Mariu de la mano, y con las mismas se la lleva a rastras hacia dentro del cine. Justo antes de entrar, se vuelve y grita
– Coque, tu a un lado mío, eh?
El clon de Magneto levanta el brazo para dar a entender que se ha enterado, y sigue esperando, junto con el resto, al lento proceso de separar las entradas una de otra que está llevando a cabo Carlos. El chico calvo de la perilla se queja de que se van a perder los trailers, pero no se sabe si por mala uva, o porque el pobre no da para más, Carlos no acelera.
Llegan a sentarse justo al comienzo de los trailers – suspiro de alivio del chico alopécico – si bien el primero se lo pierden debido al caos que montan para decidir quién se sienta al lado de quién. El resto, nada nuevo: Anuncio de Foster’s Hollywood; La Guerra de los Mundos – “Esa hay que verla!”, grita alguien –; una peli a la que nadie hizo caso, porque estaban buscando a uno del grupo que había desaparecido; Harry Potter y el Cáliz de Fuego – “Esther, tranquila, eh? Que solo es un trailer” – …
Y de repente en la sala retumba un alarido.
- Joder Esther! – todos, salvo Magneto y Mariu, se vuelven hacia ella – Demuestra tu amor por Harry Potter un poco más bajo!
- Pero si no he sido yo!
- Entonces… quién…?
- Ha sido Marcos – Mariu, partiéndose de risa, señala a Magneto, que se pone muy recto en el asiento y finge – o tal vez no – indignación.
- Lo habéis visto todos! Ha salido un dragón!
- Magneto – el chico calvo vuelve a la carga – todos sabemos que a ti solo te ponen las mujeres y los dragones… No hace falta que nos lo demuestres, en serio.
Tras el cachondeo general, y el final de los trailers, se hizo silencio – o casi – en la sala…

- Me puede explicar alguien qué pinta la pava esa en la peli?
- Muy fácil, es la novia de Tom Cruise

- Pero por qué vuela el Bat-Móvil???

- Tienen al Morgan Freeman ese ahí, en plan arsenal bélico, como si fuera una peli de James Bond?
- Se conoce que le pidió al director que por favor le diera un papel, y no se les ocurrió otra cosa…
- Hay que ver lo que hace el hambre

- Por fin sabemos el secreto de Batman: Domina la energía de la fuerza!
- Hombre, una peli de acción sin artes marciales ya sabes que no es lo mismo.
- Ya, claro. Y qué será lo siguiente, el Pingüino Kenjutsuka??

Escena final. El policía tiende a Bruce Wayne una carta – vuelta del revés – metida en una bolsa de plástico.
- Oh Dios mío, la carta, la carta! – Mariu comienza a tener algo que suena demasiado parecido a un orgasmo.
- Que va a serlo, que va a serlo! – el grupo comienza a hacer comentarios como este, sin poco sentido, pero con mucho volumen.
Bruce Wayne le da la vuelta a la carta, y el Joker aparece en la pantalla coreado por los gritos de júbilo de todo el grupo. Coque incluso se levanta y comienza a aplaudir.
Gracias a Dios la película acaba casi en ese momento, porque los gritos y comentarios – que no habrían gustado demasiado en mitad de la última escena – no cesan ni después de salir del cine.
- A vosotros qué os ha parecido el Bat-Móvil?
- Hombre, bien… pero parecía más un tanque de guerra que otra cosa.
- La película no ha estado tan mal… yo me esperaba algo peor.
- Mejor que la de George Clooney desde luego es!
- Pero como la de Tim Burton ninguna! Tim Burton es Dios!
Y así, entre alabanzas a Tim Burton – y a Jhonny Deep, que no se sabe cómo pero de repente entra a colación (aunque Coque sospecha que ha sido Esther la que ha sacado el tema) –, el grupo se dirige al Burguer King de Gran Vía a cenar, que intentar hacer comentarios ingeniosos durante dos horas y media abre el apetito.

Comentarios

  1. por aquel entonces no estaba calvo...¬¬
    Y croe que dije "una friki de menos de 200 kilos :D"
    Espero que hagas mas partes ^^

    ResponderEliminar
  2. Tenía que ser gráfica en mi descripción, compréndeme, que si no luego el dibujante no iba a poder diferenciaros...
    No va a haber más partes, al menos no hasta que vuelva a ir al cine con la panda frikis esta... XDD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...