14 de octubre de 2008

Entrevistas laborales

Hoy quiero hacer mención al apasionante mundo de las entrevistas laborales.

Debido a que en las últimas semanas he asistido a más entrevistas de trabajo que veces visto E.T., he podido observar ciertas "similitudes" entre los diferentes entrevistadores, y entre las entrevistas en sí.

En primer lugar, una envía un curriculum con sus estudios y su experiencia laboral, a modo carta de presentación, esperando que la llamen para una entrevista en la que pueda ampliar la información que da en él, y responder a las dudas que puedan presentárseles a los entrevistadores respecto a sus conocimientos y aptitudes.

A una la llaman de la empresa a la que envió el currículum, y lo primero que le dicen es "falta información".
¿Cómo que falta información? Ah, que debo describir de una manera más exhaustiva las tecnologías y lenguajes de programación con los que he trabajado... Bien, pensaba decir eso durante la entrevista, pero ya que insisten... Sí, redacto de nuevo el currículum y se lo envío.

Nueva llamada de la empresa. ¿Que tengo que describir de forma más exhaustiva los proyectos en los que he trabajado? Bueno, pensaba darles esa información durante la entrevista, pero si insisten... Sí, redacto de nuevo el currículum y se lo envío.

Siguiente llamada de la empresa. ¿Que tengo que desglosar qué asignaturas me quedan para acabar la carrera, y cuándo pienso acabarla, además de decir el curso en el que estoy? Bueno, esa información me parece bastante innecesaria, y en cualquier caso pensaba dársela durante la entrevista, pero en fin, si me lo piden, yo no tengo ningún inconveniente en añadirla a mi currículum. Sí, lo redacto de nuevo y se lo envío.

Sí, vale, he leído en muchas revistas y periódicos que el currículum es lo que va a hacer que te cojan o no en una empresa... Pero vamos a ver, un trozo de papel con una foto y cuatro líneas, por muy bien redactado (y "exhaustivamente" redactado, que parece ser la palabra favorita de los de recursos humanos) que esté, no puede sustituir a una entrevista en persona. Quiero decir: Imagínate que Hannibal Lecter tuviera el mejor curriculum del mundo, y lo enviase a una empresa muy bien redactado y con un montón de información que, por otro lado, se puede obtener de manera más directa a través de una entrevista. La empresa lo ve, y dice, "oye, este tío tiene pinta de ser un buen trabajador. ¡Contratémosle!".

Lo mejor de todo es cuando a una la llaman para hacer una entrevista. Se presenta allí con el discurso de "soy responsable, asertiva, y tengo una gran capacidad de autoaprendizaje" (cosa que me recomendaron poner en el currículum, pero que me negué en redondo a hacer), y cuando el entrevistador se sienta enfrente suya...
En primer lugar, quien le hace la entrevista no tiene ni papa de informática, por lo que no está en condiciones de juzgar si los conocimientos de los que una habla son reales, o se los está inventando ("Sí, soy experta en la plataforma Squarenix" "Tengo tres años de experiencia programando en J6RT").
En segundo, la persona que te entrevista se tira la mayor parte del tiempo hablándote de lo que la empresa te ofrecería en el caso de contratarte... antes incluso de saber si te van a contratar a ti. Vale, está muy bien saber que a sus contratados les hacen un seguro médico con Asisa, y que les dan tickets restaurante, pero si le soy franca, estaría más interesada en saber si me van a contratar a mi.
Y en último lugar, después de tragarte toda la información superflua que te dan sobre su empresa (que a fin de cuentas no es más que otra empresa más, y a efectos prácticos, una nomina a fin de mes), te sueltan que les has dado muy buena impresión, que pasarán tu curriculum al jefe de proyecto a ver qué pasa...
¿¡Qué!? ¿Que el jefe de proyecto NO ha visto mi curriculum? ¿Entonces para qué me dicen que se han interesado en mí para hacerme una entrevista, por el amor de Dios? ¿Para qué me cuentan todo ese rollo sobre si son pioneros en proyectos de innovación y desarrollo, o sobre los tickets restaurante, si resulta que el verdadero interesado ni siquiera ha visto mi curriculum? ¿No deberían haberme llamado si el interesado hubiese sentido interés en contratarme, y no al tuntun, como si aquello fuera una agencia de contactos en vez de una empresa de consultoría tecnológica?

Y bueno, cuando el jefe de proyecto ve tu curriculum... en fin. Que podrían haberse evitado toda la parafernalia de las veinte llamadas de teléfono para que retocaras el currículum, y de la misma entrevista.

Yo creo que los de recursos humanos se aburren mucho, y por eso conciertan entrevistas con gente que saben que no van a contratar. Para estar ocupados, y de paso, conocer gente.
Lo que yo digo, una agencia de contactos.

2 comentarios: