3 de diciembre de 2008

26 Cumpleaños

Hola, me llamo María Eugenia, y tengo 26 años.
Así, como en un grupo de ayuda a ex-alcohólicos. Y de fondo, tras decirlo, se oirá un coro: "Hola María Eugenia"

Desde el lunes tengo un añito más. Lo cual ya de base es una estupidez, porque cada día que pasa sólo se envejece un día más; uno no se levanta de pronto una mañana y descubre que es un año más viejo que cuando se acostó. Cuando me preguntan que cómo me siento, en mi cumpleaños, siempre respondo "pues un día más vieja". Una lástima que no todo el mundo sepa apreciar mi agudo humor inglés.

El caso es que ya he sobrepasado la frontera del cuarto de siglo. Para muchas personas, he pasado a ser considerada una adulta. Es gracioso, porque jamás me he considerado menos adulta que ahora. Pero bueno, siempre he dicho que cuanto mayor me hago menos entiendo a los adultos; no considerarme una adulta será un efecto secundario de esa aseveración.

Y bueno, uno de los efectos de cumplir 26 años, que tengo que agradecerle con todo mi corazón a esta mierda de sociedad en la que vivo, es que me están entrando los agobios. Que estoy a un paso de los treinta y aún no he terminado la carrera, que debería dejar de dar botes como una pelota de ping pong y sentar la cabeza, dejar de pasar de un trabajo a otro y quedarme de una vez en uno para conseguir estabilidad, ahorrar para conseguir una casa en propiedad, con tres habitaciones, trastero y plaza de garaje... Sí, el tiempo se me echa encima. No he hecho nada de lo que debía (o al menos me lo parece) en 26 años, y ahora de pronto me da por querer hacerlo todo en una semana.
¿Pero qué pasa con lo que quería hacer? Bueno, pues quería ser actriz. También quería ser escritora y dibujante. Y antes de eso, arqueóloga. Quería viajar a Egipto y a Japón. Quería vivir la historia de amor más bonita de todos los tiempos. Quería ser rica y famosa por méritos propios. Quería saber un montón de idiomas. Quería saber artes marciales.Quería tener un montón de ropa bonita y elegante que me hiciera sentir como una reina cuando saliera a la calle. Quería ser respetada y admirada por la gente. Quería ser feliz.
Y claro, al igual que con todas las cosas que debía haber hecho por estas fechas, tampoco he hecho absolutamente nada de lo que quería. De hecho, se me olvidó durante mucho tiempo qué era lo que quería, estando tan ocupada en sentirme culpable por no hacer lo que debía. Todo este tiempo no he querido hacer lo que debía, porque solo pensar en convertirme en uno de "ellos" me da nauseas. Y no he hecho lo que quería porque no debía hacerlo, pues me granjearía - aún más - la reprobación y la enemistad de mis familiares, y me colgaría el cartel de oveja descarriada (ey, un momento,¡ese ya lo tengo!).

He tenido 26 años para pensar en ello. Lo he meditado largo y tendido, ante los escaparates de las librerías, viendo series de televisión cuyos actores son más jóvenes que yo, trabando amistad con gente que hizo lo que debía, y con gente que hizo lo que quería.

Y creo que ya he pensado demasiado. Como he dicho antes, me han entrado los agobios. Me parece que ya es hora de empezar a hacer algo.

1 comentario:

  1. Tienes una buena experiencia laboral, Te has independizado y tienes una pareja estable y adorable (es que leon es taaaan mooono...*-* xD )
    No está mal, pasito a pasito, vas escribiendo y publicando...
    Yo creo que lo mejor que has hecho es no quedarte nunca parada, aunque tuvieses que dar una caminata más larga.
    (Vamos, que seguro que tienes 12500 px más que cualquiera de tu edad :D)
    Y que son sólo números!

    Por cierto, a ver si comemos o cenamos para celebrarlo ^^

    ResponderEliminar