Otro año que se acaba

Como según van las cosas parece evidente que voy a llegar viva al año que viene, y aprovechando que el jefe ahora mismo no me vigila, voy a tener un alarde de originalidad, y hacer balance de estos últimos doce meses.
¿Qué decir del año que nos deja? Pues así, de primeras, que menos mal que se acaba. Llega a durar un mes más y no garantizo haber llegado a nochevieja. Demasiadas cosas, tanto buenas como malas, para una recién rehabilitada a la no demasiado sana costumbre de vivir. Yo quería un añito tranquilo, sin demasiados contratiempos, a ser posible en el que todo se quedase igual que como había acabado el año anterior. Y si me pongo a hacer recuento, de hace doce meses no conservo ni la talla de pantalón.
Pero en fin, kilos no es lo único que he ganado. Y no todo lo que ha venido ha sido malo, así como no todo lo que se ha ido era bueno.... aunque eso no quiere decir que no lo vaya a echar de menos.
Tantas cosas han acabado, tantos planes se han truncado, tanto ha cambiado todo... Casi tanto como cosas han comenzado este año, planes se han retomado, e ilusiones se han recordado. Tantas que no me queda otra opción que admitir que, por primera vez en bastante tiempo, espero con ilusión que llegue el nuevo año. Y no solo para poder estrenar mis calendarios del Worl of Warcraft, dicho sea de paso. Se han puesto en marcha demasiados engranajes, me parece a mi, como para que en el 2009 se paren sin más todos de golpe.
En fin. Ya veremos lo que sucede. Por lo pronto, aún sigo por aquí. A ver por cuánto tiempo, pero aquí sigo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...