22 de abril de 2009

Basado en hechos reales

Le dicen a una amiga mía, en el trabajo, que si sonríe tanto es porque no está pagando una hipoteca.

Mi amiga está muy bien educada, y rió el chiste. Quien se lo dijo tubo suerte: Si hubiera sido a mi a quién se lo hubiese dicho, le habría respondido con la mayor de mis sonrisas: "Estoy segura de que la hipoteca no amarga tanto"

(la versión "estoy segura de que no es la hipoteca la que amarga tanto" era demasiado obvia, prefiero el comentario más ambiguo)

Estoy trasteando con una historia corta de ficción para subirla, pero no termina de venirme la inspiración. A ver si a lo largo de hoy consigo terminarla.

2 comentarios: