Cambio de look

Me cansé del rosa. Demasiada hipocresía para tan poca cosa como es un blog. Aún me niego en redondo a ponerlo negro, porque por mucho que me apetezca, sigue siendo el típico blog emo que tienen todas las quinceañeras góticas de palo, y por ahí sí que no paso. Por lo menos sin haberme leído Crepúsculo. Pero rosa no. No estoy de humor para tener que aguantar un alegre y dicharachero rosa cada vez que me apetezca escribir algo. Ya no es que me haga daño a la vista, es que me quema. Tengo la teoría de que me he convertido en vampiro, pero en vez del sol, lo que me hace daño es el color rosa...
En fin. Tal y como lo he dejado (gracias a Dios aún recuerdo algo de html, así que he podido trastear en la plantilla con más o menos buenos resultados) no me disgusta. Cambiaré los iconitos, que aún son los de la plantilla antigua, cuando consiga unos que peguen, y cuando encuentre la condenada línea de código de la CSS en donde están declarados.
Ya me diréis. O no. Pero bueno, al menos no os dolerá tanto la vista leyendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...