5 de abril de 2009

Películas inocuas?

Esta noche, anhelante de soledad, y deseando acabar hasta con la última sinápsis de mis maltrechas neuronas, llené mi mochila con películas que, en un primer vistazo, me parecieron inofensivas, y me fui a casa, o a lo que llamo casa desde hace poco más de medio año, a pasar una amena velada con mis entrañables compañeros el sofá, la manta, el cojín, y el lector de películas de la Xbox 360.
Cuando llegué, pasé revista a las películas: Ice Age, El Diablo viste de Prada, American Dreamz, Kill Bill VolI, Titán A.E. y Jumper.

Creí recodar que tanto en Jumper como en American Dreamz había una subtrama amorosa, así que las descarté. Ice Age me pareció demasiado simple como para poder matarme todas las neuronas, así que la descarté. Kill Bill parecía una buena opción cuando la metí en la mochila, pero al sacarla me acordé de que, a fin de cuentas, la película iba de una chica que huye de su amante, que la persigue y la deja en coma durante años, y al despertar es ella la que quiere vengarse. O sea que descartada esa también. Titán A.E. tiene a un hombre y una mujer cogidos de la mano en la portada, así que la descarté por precaución. Sólo me quedaba El Diablo viste de Prada.

Me pareció una buena opción: Frivolidades sobre las revistas de moda, Meril Streep y Anne Hathaway, ningún chico con pinta de heterosexual en la portada, y ninguna referencia al amor en el resumen de la contraportada. Así que metí el dvd en el lector de la Xbox, me senté en el sofá, me tapé con el saco de dormir, cogí el mando, cambié el idioma y los subtítulos al inglés, y le di al play.

La película no estuvo del todo mal: Mucha frivolidad, muchos trajes bonitos, el típico cambio de imagen de Anne Hathaway al que todos nos acostumbramos en Princesa por Sorpesa, todos los personajes hablando como si les metieran prisa, de modo que apenas entendí nada y mucho menos llegué a leer los subtítulos, por mucho que me concentrara... En resumen, lo que quería ver.

Pero hubo una cosa que no me terminó de gustar: Había subtrama amorosa.

¡Pero por Dios! ¿No se paran a pensar en el daño que pueden hacer si no avisan de que una película tiene contenido romántico, por secundario que sea?
Porque imagínense que una pobre chica dolorida y con los ojos tan amoratados de llorar que le cuesta hasta abrirlos decide ver una película para intentar pasar dos horas sin pensar en nada que la haga volver a estallar en llanto. Eso es algo que está a la orden del día, la gente va al cine, o alquila películas, o se las compra, para poder pasar un par de horas con la mente en blanco, aislados de su miserable existencia, imaginándose que las fantásticas cosas que están presenciando les suceden a ellos, o símplemente masturbándose mentalmente con las protagonistas.
Pero imagínense que esa incauta joven, que ha elegido la película cuidadosamente de modo que no contenga absolútamente nada que pueda herir su dolorida sensibilidad, se encuentra con que la película, en vez de aliviarla durante 120 minutos, lo que hace es que se ponga a llorar con más ganas.

¿En qué están pensando los diseñadores de portadas para los dvds, o los que hacen las sinopsis que van en las contraportadas? ¿Qué es esto, una especie de conspiración para llevar al suicidio a todas las mujeres deprimidas? ¿No se dan cuenta de que, al menos en América, si no avisan de algún modo de que el contenido de la película puede matar, les pueden meter una denuncia del quince? No sé, un cartelito en la parte baja de la carátula, de esos en blanco y negro, como en el tabaco, que indique que "No es recomendable ver esta película si se encuentra en un estado de ánimo sensible", o "Ver esta película con el síndrome premenstrual le puede matar a usted y a los que le rodean" tampoco costaría tanto, ¿no? Vale, no se venderían tantos pañuelos de papel. Pero piensen que, en tiempos de crisis, un muerto es una persona que no paga impuestos.

Por favor, tengan esto en cuenta la próxima vez que diseñen la portada para una película.

3 comentarios:

  1. La protagonista de la historieta no tenía mucha idea de cine, porque cualquier persona que controle el medio sabe perfectamente cuál es el género en el que no tiene cabida el amor: el porno xD

    ResponderEliminar
  2. XDDDDD
    El problema es que el porno también la deprime... XDDD

    ResponderEliminar
  3. Quédate con el lado bueno, las cómicas-románticas ayudan a desahogarte mejor hasta que dejes de echar agua como una regadera y al menos te ríes de vez en cuando y lloras a la vez. Después te acuerdas y te ríes de ti misma pensando en la escena que has protagonizado tú misma, o algo así... Bueno, algo por el estilo. Creo que mis neuronas se han tropezado y comienzo a decir tonterías jaajjaaj

    ResponderEliminar