17 de mayo de 2009

Dicen que viven en un mundo aparte, uno imaginario. Que cuando despierten, se darán cuenta de cuan niños, cuan inocentes han sido, por creer que las cosas eran así de simples.

Yo pienso que viven en un mundo en el que, por la persona amada, se da todo. En el que su felicidad es un objetivo, y pasar los días a su lado es una prioridad. No creo que vayan a despertar desengañados de pronto una mañana, y no lo creo por el simple motivo de que sabiendo que la persona que amas lo daría todo por ti es muy difícil sentir ningún tipo de desdicha.
Saber que nunca derramarás una lágrima sin que ella esté allí para enjugártela, que siempre que desees abrazarla, ella estará deseando abrazarte, que siempre que necesites ayuda, ella estará allí para ti.

El único motivo por el que dicen eso de ellos es porque desearían tener lo que ellos tienen. Porque les envidian por tenerse el uno al otro y no necesitar nada más.

Yo tampoco necesito nada más... y lo habría dado todo porque a ti te bastase conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario