A chat with Lestat - Parte 2: Tears of blood

La segunda parte son dos estrofas de un poema más largo, que deseché por malo. Estas dos son las únicas que me gustaron, y de hecho me gustaron tanto, que no quise añadir nada más. Se llama "Tears of blood" (en un alarde de originalidad). De nuevo, ni está retocada ni revisada, es tal y como la escribí hace siete años.


--------------------------------------------------------------------


Maldigo al corazón.
Maldigo a la mujer, maldigo al hombre.
Maldigo al amor mismo,
porque al menos, maldiciendo
encuentro algo a lo que aferrarme.

Que sienta algo, ¡aunque sea odio!
porque me encuentro tan vacía
de todo lo que te di, y no consigo
llenar mi corazón de nuevo.

Para qué mentir, quiero que vuelvas,
aunque se que es un deseo inútil
y estúpido. ¿Deseo aún
al bastardo que me robó mis sueños?

Qué raro es el amor, que me impide odiar
al que más motivos me ha dado para ello.

-------------------------------------------------------------------


Te amé con todo el poder de mi alma,
te deseé con toda la fuerza de mi cuerpo,
te añoré con toda la amargura de mi llanto,
¡y a ti no te importó nada de esto!

¿Te amo aún? No, amo aquellos días
en que creí que alguien me quería.

O al menos eso espero.
No quisiera seguir enamorada
de quien tanto mal me ha hecho.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Tomándonos las cosas con humor

Armitas por aquí, armitas por allá...