14 de julio de 2009

Mi primera cita a ciegas

Como últimamente no salgo de casa, y de camino al curro y de vuelta a casa el catálogo de cosas raras que me puede pasar es muy limitado, tendré que empezar a desempolvar alguna que otra escena de mi trastorna... asoci... esto... de mi adolescencia.

........................................................

Cuando rozaba la veintena - más bien por abajo que por arriba - mi amiga Patricia me organizó un par de citas a ciegas. Citas que organizó con la mejor de las intenciones, y que tuvieron un resultado fantástico.

Si es que quería que me hiciese lesbiana, claro.

Un día Patri le estaba intentando organizar una cita a ciegas a un amigo de un amigo que conoció por Internet - allá por los tiempos en que tener un módem de 56Kb era lo más -. Como todas las amigas libres de Patricia le dijeron que no, supongo que antes de comenzar a proponérselo a los hombres se le ocurrió que yo también era una mujer, y me lo preguntó.

Antes de proseguir, añado un dato. Unas pocas semanas antes de lo que cuento, quejándome junto a un amigo de lo poco que ligábamos, él dijo algo que me pareció muy inteligente: "No nos podemos permitir tener criterio". Se refería, claro, a que dada nuestra nula capacidad para atraer a seres decentes del sexo opuesto, nos debíamos conformar con lo poco que se acercara - que solían ser infraseres - antes de a dos velas.

Y yo, cuando Patri me propuso la cita a ciegas, imbuida del espíritu "no me puedo permitir tener criterio", acepté. Tenía mis dudas sobre si le iba a gustar o no al chico en cuestión, pero oye, al menos en una cita a ciegas uno va predispuesto, y mucho le tiene que disgustar lo que vea para pasar del tema. Y de todos modos, dudaba más aún de la veracidad de la frase "He visto una foto suya, es un chico muy guapo, solo que es mayor" que no paraba de repetirme Patri cada vez que le preguntaba si el chico era feo o guapo.

Quedamos en que yo llevaría una boinita lila para que se me reconociera. Pero no llevé ningún gorro. Me negaba a que el chaval me reconociera, me estudiara, decidiera que no le gustaba un pelo, y me dejase tirada cual colilla. Le iba a obligar a ir preguntando por media Atocha a todas las chicas que encontrara, lo cual haría que fuera yo la que pudiese reconocerle, estudiarlo, y decidir si me gustaba o no.
Supongo que fue por la estatura, pero mientras miraba alrededor se me escapó del campo visual cierto personaje que, cual tiburón blanco, iba acercándoseme. Según me quedó claro que me iba a hablar, comencé a rezar todo lo que sabía para que me preguntase por el camino hacia el metro, pero llegó a mi altura, y en vez de un "perdona, ¿por qué línea se va a Aranjuez?", le oí decir, en un todo bastante cacofónico, un "perdona, ¿eres María Eugenia?

El primer pensamiento consciente que tuve, tras recuperarme del shock, fue: "Yo mato a Patricia".
Porque aquel ser era una mezcla homogénea entre Willow y Pablo Mármol.
Pero en feo.

Abriendo la boca con cara de consternación, dispuesta a vocalizar un "No", me dio pena el pobre chico. Vale que no era muy guapo - ni muy alto. Bueno, ni muy, ni poco, ni nada -, pero yo tampoco era ninguna joya, y a mi me habría molestado que pasasen de mi, así que igual a él también le molestaba. Además, me dije, no nos iremos a liar, pero puede ser simpático, igual me lo paso bien. Los tíos con ausencia total de atractivo físico suelen ser graciosos.

Así, que recompuse el rostro, y dije un alto y claro "sí".
Creo que una parte minúscula de mi cerebro me avisó de que me arrepentiría.
Otra parte, directamente, comenzó a gritar de dolor.

Sugerí ir a tomar algo antes del plan principal, que era una fiesta que daban los de mi facultad aquella noche. Yo estaba en la edad en la que cenar en el Burguer King era el no va más, y además había uno justo a la salida del metro, así que levanté el brazo para señalarlo... justo cuando él comentaba que conocía un bar muy bueno por la zona.
Bajo el brazo, desilusionada. Claro, pienso, es normal, ya no tiene edad para ir al Burguer King en una cita, eso es de críos - eso lo pensaba entonces. Ahora, con 26 años, sigo quedando con la peña en el Burguer, y tan feliz. Hay que ver la de gilipolleces que se piensan con 19 años, por Dios -.

Entramos en una tasca de mala muerte, de las que tienes que estar en forma para ir despegando los zapatos de la mierda del suelo, y veo que se sienta en la barra. Sospechando que me quedaba sin cenar, me siento al lado de él, y le oigo pedir una cerveza. Pido una coca cola, sufriendo de antemano por el robo a mano armada del botellín de 25 centilitros por trescientas pesetas.
Mientras sorbía despacito para que me durase más, pensaba en el medio litro que me podría estar bebiendo de haber ido al Burguer. Y creo que poco más hacía, porque Willow agarró su cerveza y se puso a ver el partido que televisaban en el bar, contestando con monosílabos a mis intentos de empezar una conversación.

Terminada la coca cola, me había quedado totalmente claro que mi Pablo Mármol particular no tenía ni atractivo ni nada parecido a simpatía, y lo único que me retenía allí era el sabio mantra de mi amigo Santos: "No nos podemos permitir tener criterio". Bueno, eso, y que yo con 19 años era muchísimo más parada. Me llega a pasar ahora, y no garantizo que la salud mental del chaval hubiera salido bien parada...

Cuando mi acompañante-tapón decidió que era buena hora para salir del bar, pagó su cerveza y se fue levantando. Ofendida - ¿no se suponía que en las citas a las chicas las invitaban? -, pagué mi coca cola y salí tras él. De camino al pub donde era la fiesta seguí intentando hablar de algo, a ver si ya que no estaba el fútbol haciendo interferencias lograba sacarle conversación. Pero que si quiere arroz Catalina.

Entramos en el bar, yo comienzo a saludar a gente, les presento a Willow - estoy segura de que no le presenté así, sino por su nombre real - intento integrarle en algún corro, para ver si estando con más gente se anima a hablar. Pero sacarle una palabra parecía más difícil que conseguir volver a usar la talla 38, y poco a poco el volumen de la música fue subiendo, el local se fue llenando, y a mi me entraron ganas de bailar.
Me pongo a bailar cerca de un altavoz - situación altamente estratégica: Si intentan darte la tabarra, a) finges que no oyes nada, b) Vocalizas como diciendo algo, hasta que se harten -, y hete aquí que a Pablo Mármol le da el ataque de elocuencia justo en ese momento. Y fue entonces cuando a mi me dio el ataque de monosilabismo, claro, porque había estado intentando hablar toda la tarde, y no me daba la gana de hacerlo en un pub con la música a todo trapo.

Aparte de la primera copa, gratis con la entrada, le pedí que me invitase a otra - creo que comprendéis por qué necesitaba alcohol en mis venas -, pero se negó a invitarme a la segunda. Las copas valían doscientas cincuenta pesetas, tampoco me molestó mucho, pero me quedó claro de qué palo iba el retaco ese.

Sigo bailando, y de pronto noto que mi espacio vital va disminuyendo poco a poco en la dirección en la que baila Willow - o se convulsiona al ritmo de la música, juro que no sé cuál de las dos cosas -. "No me puedo permitir tener criterio", me digo, y aguanto el tipo en el sitio mientras se me acerca agitando los hombros como si un hormiguero le estuviera recorriendo el cuerpo bajo el jersey. "No me puedo permitir tener criterio", repito, cuando el aliento a cerveza me golpea en la cara. "No me puedo permitir tener criterio", vuelvo a decirme, cuando levanta la cabeza para mirarme a los ojos.
"Pero joder, ¡estómago si tengo!", fue lo último que pensé, dando un paso bastante amplio hacia atrás justo cuando se disponía a cogerme de la cintura. Claro que con una sonrisa de oreja a oreja, la compostura era una de mis virtudes por aquel entonces.

Poco más recuerdo, salvo que me tiré toda la noche haciendo slalom cada vez que Willow se me acercaba, y él no terminaba de pillar la indirecta. Dije que me iba muy pronto, pero aún así el tapón quiso acompañarme, y por el camino me encontré con todos y cada uno de mis amigos, y ni uno me dejó de preguntar por Willow con cara de chiste. Ale, así, que quede constancia del tipo de chicos con los que sale María Eugenia...

El muy cafre me acompañó en el búho hasta mi parada, y aunque por lo que yo noté durante la noche se debió aburrir como una ostra parda, repitió varias veces que le había encantado el plan, y que teníamos que volver a quedar.
"No te creo una palabra", pensé. Pero curiosamente yo también me lo había pasado muy bien. No gracias a él, se entiende, pero no había parado de reír en toda la noche.
Uhm... espera... Sí, bueno, puede que sí fuera gracias a él por lo que me reí tanto.

Pues bien, el muchacho no me mintió aquella noche: Una semana después me llegó un sms suyo, invitándome a salir de nuevo. Sms que no contesté, por cierto. Y dos días después otro, alabando mis rasgos faciales, e invitándome de nuevo. Y sí, sois muy listos, ese tampoco lo contesté.
Al tercer sms que no le contesté, pareció captar la indirecta. Pero cuando me lo encontré en el messenger - le había pedido mi dirección a mi amiga Patricia, y como yo no sabía quién era cuando vi que me agregaba, le había dado a aceptar -, y me preguntó por qué no le había respondido a los smss, me quedó bien claro quién era el hombre de aquella - si es que podía llamarse así - relación.

Le puse una serie de excusas tontas a todo lo que me preguntó, tipo "no me llegó ningún sms", "creo que tienes mal apuntado mi teléfono", "mi religión me lo prohibe", "tengo que decirte la verdad: Mi nombre es Marcelo", "vuelvo a mi planeta mañana y no quiero hacerte daño", y cosas por el estilo. La única que no fue una excusa, sino un hecho, fue "no, no puedo quedar, estoy de exámenes". Pero cuando me preguntó cuándo acababa con los exámenes, simplemente no pude resistirlo más, le puse en no admitir, le eliminé de la lista de contactos, y me desconecté.

Ahí ya sí que pilló la indirecta, porque - gracias a Dios - no he vuelto a saber nada de él.




YEAH, I'LL KICK YOUR ASS...
see more Lol Celebs

LETS
see more Lol Celebs

32 comentarios:

  1. Las citas a ciegas; momentos en los que uno puede querer arrancarse los ojos...y las orejas :-)


    euuuuh...tengo un dejavu con la imagen de los dos frikis barbudos...¿no?

    ResponderEliminar
  2. No me queda claro, creo que era con otra caption, pero lo cambio por si acaso. ya cuando llegue a casa lo miro mejor ._.

    Pues aún acepté que me organizase una cita a ciegas más XDDD

    ResponderEliminar
  3. es lo bueno de las citas a ciegas, que son como las cajas de bombones para Forrest Gump :-)

    ResponderEliminar
  4. Y entonces por qué a mi siempre me toca el jodido bombón de *inserte aquí el sabor de bombón que menos le guste*??? TTT___TTT
    XDDDDDD

    ResponderEliminar
  5. Me he reido con ganas, menos mal que no estaba en el curro ya... porque creo que me hubiese partido igual xD

    Envidia +1 (por la forma de contar las cosas, no por la cita :P)

    ResponderEliminar
  6. Asias ^^

    Estoy a la espera de que alguno de mis lectores de pronto me comente "¡Así que tú eres la puta aquella!"
    Con la mala suerte que tengo...

    ResponderEliminar
  7. bueno que conste que siempre hago las cosas con mi buena intencion y que no siempre ha salido mal!!!!

    ResponderEliminar
  8. He dicho lo contrario? >w< Si además, con lo bien que me lo pasé! XDDD Al final te lo tenía que haber agradecido y todo :P

    ResponderEliminar
  9. Patri: no cejes, algún chico habrá que le molen las mujeres con conversación y que no se cortan :-)

    Mariu: ¡cerveza's time más días,eh? podemos montar miniquedadas, a ver si asbeel se anima y montamos un jolgorio (yo con dos cervezas ya canto en karaokes)

    El fanzine mola. Alguna historia con altibajos, pero me ha sorprendido el nivel. esto no es un fanzine, es una revista con todas las letras. tu historia, preciosa, bien construida...La verdad que soy un puñetero imberbe en leyendas japonesas, y cuando me hablas de Susanoo me voy al "Orion" de Shirow, pero el nivel de palabras que no pillaba ha sido mínimo (y para algo está la wikipedia, cohone!).

    ResponderEliminar
  10. "mujeres con conversación y que no se cortan"

    ...

    Puedo interpretar esa frase de muchas maneras, y todas concluyen en que soy fea XDDDDDD

    Por mi chachi ^___^ A ver si Asbeel deja de imitar al hombre invisible y se le puede raptar pa unas cañas, que en veranito eso de tomarse una cerveza tras el curro a mi me da la vida >w<

    Me alegra que te guste el fanzine ^^ Es el quinto que hacemos, ya la cosa tiene que tener nivel aunque solo sea de la práctica ^^U Además, la seleccionadora se puso farruca y rechazó más de la mitad de lo presentado por baja calidad... porque puso el listón a la altura de una revista, como bien dices :P

    ResponderEliminar
  11. Um, se hablaba de mi y yo no lo sabía! xD

    Yo cañas siempre. Sieeeeempre siempre siempre.

    Respecto a las citas a ciegas, yo he tenido bastantes y casi siempre han ido bastante bien. Nótese que por ir bastante bien me refiero a estos tres casos:

    a) Hay feeling, la cosa marcha.

    b) No hay feeling, pero es maja. ContadorDeAmigas++;

    c) No hay feeling, y es una petarda. Hablo de frikadas y artes marciales hasta que huya.

    De cualquier manera, en una cita a ciegas tengo por norma quedar media/una hora como mucho. Si la cosa va bien ya se repetirá. Si va mal, así te ahorras excusas.

    ResponderEliminar
  12. A mi es que las citas a ciegas me resultan como conocer en persona a gente que he conocido por internet. No me da buen rollo conocer a una persona que, por lo que se de ella, podría ser un asesino en serie de gatitos XDDDD

    Fuera coñas, tengo malos recuerdos de tíos con los que al principio "tenía feeling", y luego me conocieron y salieron huyendo cual gamos. Prefiero evitar las primeras impresiones en lo tocante a fijarme en un tío.

    Tío, qué sorpresa tanto que te da miedo entrarle a las tías en los bares porque se nota a lo que vas? Pero si en una cita a ciegas es todavía más obvio! o_O

    ResponderEliminar
  13. Uhm, por cierto, cañas cuándo? vosotros diréis, yo ahora que no tengo obligaciones conyugales (T_T) tengo libres toas las tardes :P

    Que se pronuncie Asbeel! XDD

    ResponderEliminar
  14. 1 - En las citas a ciegas se presupone que la mujer al menos busca ALGO. En los bares, el problema número uno es que igual tiene novio, con lo cual da lo mismo lo que hagas que vas a hacer el ridículo.

    2 - No hay 20 borrachos que le han entrado antes que tú. Eso ayuda a que no te escupa cuando le digas hola.

    3 - En las citas a ciegas se HABLA. En los bares se BAILA. Imagínate en cual de los dos campos me manejo mejor :P

    Alguna otra duda? ^^

    Es inevitable que algunas personas salgan corriendo. De ahí que sea importante saber como partirle a alguien las piernas más o menos rápido! Apuntate a WT! :P

    Cañas... salvo lunes y miércoles que entreno, a mi me va cualquier día. Pero eso sí, tú no vivías en Mordor? xD

    ResponderEliminar
  15. Por cierto, alguien me explica por qué una persona que te presentan a través de terceros o por internet tiene más posibilidades de ser un asesino de gatitos que alguien que conoces en una discoteca? Personalmente, a mi las que menos confianza me dan son las de las discotecas, puede que sea porque son lugares que aborrezco xD

    ResponderEliminar
  16. Mariu: me refiero a que las chicas con carácter suelen intimidar al hombre-tipo... no me hagas hablar de la chapita "don't touch", que luego todo se sabe :-D

    "No me da buen rollo conocer a una persona que, por lo que se de ella, podría ser un asesino en serie de gatitos"

    matar a gatitos? ¡por el santísimo MEV, qué crueldad! ¡antes mato a personas! :-PPPPPP

    Asbeel:

    el punto 1) se puede resumir en:

    si no eres Hugh Jakman, VAS a hacer el ridículo independientemente del estado civil de la presa

    ResponderEliminar
  17. Tu contribuye a ahondar en mis traumas. Qué fácil es decir esas cosas cuando se está casado... ¬¬

    Y viendo ciertas fotos de Hugh Jackman... que quieres que te diga, sospecho que ni él. Va a ser que a ese hombre le pasa lo mismo que a mi (salvando las diferencias): que dando leches mola, pero lo sacas de fiesta y le das dos cubatas y se hunde en la miseria xD

    ResponderEliminar
  18. @Ender: Sí si... ahora intenta arreglarlo XDDDD

    Sí, qué pasa, lo de la chapa no es coña, no me gusta que me toquen. Y menos ahora T_T Pero voy a empezar a trabajar mi faceta de niña tonta, así al menos la gente no me tendrá miedo (aunque seguiré siendo fea, pero eso sí que no tiene arreglo ._.U)

    Es que matar gatitos es la cosa más atroz del mundo mundial! >.< No se me ocurre nada peor, ni siquiera pensando mucho!

    @Asbeel: Eres un traumas, wintsun man. Que sepas que si se tiene pareja, es porque ya se le ha echado wevos en su momento. Que empiezo yo a contar la de veces que he vivido "es que me gusta tu amiga" en un pub, no acabo.

    Y Hugh Jackman siempre es un 20 en carisma. Siempre. Claro que con ese cuerpo es normal que sea seguro de sí mismo... *babilla*

    ResponderEliminar
  19. Incierto. También están las alineaciones cósmicas. Echarle webos es de gente con poca fe xD

    ResponderEliminar
  20. Sí, una alineación cósmica igualita que cuando conocí a mi ex, no te jode...

    ResponderEliminar
  21. Claro, igual que como cuando ligué yo con todas las mías, que para mi desgracia no son pocas.
    En cambio, relaciones que hayan salido de una discoteca... 0. Las estadísticas me avalan, lo que funciona es la conjunción planetaria, está clarísimo ^^

    ResponderEliminar
  22. No me hagas caso que estoy muy emo hoy ._.

    ResponderEliminar
  23. genial esta entrada ^^ me ha molado mil!!
    yo solo he tenido una cita a ciegas con un desconocido y probable psicopata de gatitos con el q previamente habia tenido un viaje de una planta en un ascensor del metro. y ni psicopata, ni asesino de gatitos, ni aburrido, ni nada de todo eso. mas bien un gran amigo a dia de hoy, q contenta estoy de esa cocacola ^^

    mmm, Hugh Jackman...

    dejaos de alineaciones cosmicas y echadle huevos hombre!! asbeel ademas no bailas mal, no te pases :P

    ResponderEliminar
  24. Mariu: ¡que no, leñe, que una chapa así en ese lugar es llamar al desastre! ¡es como cuando le dices a los niños que NO miren esa película en la tele! ¡¿y qué hacen los niños?! pues llevarse una buena ostia! :-DDDD

    ¡Apaga el modo EMO de una vez que te inundamos a cerveza, cohone!

    En lo de las discotecas, estoy de acuerdo con Asbeel. Es inviable. Es como ir a cazar patos con un traje hecho de panderetas.

    Lo de la conjunción astral tampoco funciona, que yo he tapado la luna con la sombrillita del daikiri y ni por esas.

    La estadística real es : si la chica quiere, sí. Si no, jódete. :-PPP

    ResponderEliminar
  25. @Ruth: Me alegra que te gustase ^^ Y mira, eres la prueba viviente de que no todas las citas ciegas acaban en catástrofe XDDD

    Por echarle huevos me veo como me veo, yo me hago végana y que les den a todos por el culo >.<

    @Ender: A ver. Estoy empezando a deducir cosas, por la fijación que estás demostrando con una minúscula chapa que tenía prendida a la altura del pecho, que me hacen pensar que la proxima vez que quede con vosotros mejor me llevo el spray antivioladores en el bolso... ¬¬U

    Esto es psicología inversa o algo? de modo que o paro de autocompadecerme... o me dais cerveza? Creo que la elección está clara XDDD

    A mi en la discoteca me pasaba lo mismo, tío al que me acercaba, tío que pasaba de mi culo ._. No os flageléis tanto, que las tías que no somos "estupendas" (parafraseando a Asbeel) lo pasamos igual de mal o peor que los tíos para ligar XDDD

    ResponderEliminar
  26. tengo q aclarar q el no asesino de gatitos con el q yo quede no es otro que asbeel XD

    ResponderEliminar
  27. Yo sólo mato humanos, el resto es de cobardes.

    Ves como el tema no es TAN peligroso? xDDDDD

    ResponderEliminar
  28. si, llevate el spray. aunq contra el WT poco tienes que hacer, me parece

    ResponderEliminar
  29. @Ruth: Lo adiviné por el tono con el que lo dijiste ^^U Si yo soy medio tonta, pero cuando se me salta el fusible soy hasta medio perspicaz XD

    @Asbeel: Ahora si que no quedo a tomar unas cervezas con vosotros ni harta de vino (especialmente si estoy harta de vino, para qué voy a querer beber más ._.)

    ResponderEliminar
  30. @Asbeel: intenta bañar a un gato y me cuentas que es más fácil que matar humanos, macho. si es que... no haty respeto. Que sepas que los gatos son domésticos porque NO son más grandes, no por otra razón :-P

    @Mariu: ¿quién ha hablado de fijación por la chapa? X-DDDD

    tranqui, soy muy respetuoso con las chapas de prohibición :-P Simplemente indico que el cerebro masculino es, al fin y al cabo, el de un primate que se compra iphones y videoconsolas. La imagen que tenemos de nosotros mismos depende del estado anímico y... rara vez se corresponde con la que tienen los demás. Así que tu kernel de tiempo real procesa datos anímicos de muy mala manera, que es otra manera de decirte que abandones el modo de bajo consumo EMO :-P

    ResponderEliminar
  31. ¿Pero no eramos los humanos a los que había domesticado el gato? o_O

    Nah, la próxima vez, la chapa de los cazafantasmas (y que se venga Morghost!XDDD)

    Tengo el kernel en modo ahorro de energía, y seguramente pase a modo a prueba de fallos en un futuro que espero breve (porque yo también me estoy hartando un poco de tirarme tol día llorando a moco tendido. Los de Cleenex me van a pagar comisión a este paso ._.) Es mi kernel y hago con él lo que me de la gana >.< (iba a decir me lo follo cuando quiero, pero creo que eso iba a ser perjudicial para él...) además, en este modo, la torre va perdiendo añadidos superfluos, y se está quedando una carcasa super estilizada (sí, antes era una foca monge). Lo que voy a presumir de torre chula en la próxima Campus Party... XDDD

    ResponderEliminar
  32. cierto; pero de vez en cuando, algun humano despierta y dice: "debeía bañar al gato".

    Afortunadamente, el gato, en su infinita bondad, le devuelve al camino correcto con un par de zarpazos

    ResponderEliminar