1 de julio de 2009

Witty Dates - Citas de ingenio

Recientemente, me encontraba yo cenando tan tranquila en la terraza de un bar con una amiga, y era esa noche una de las raras ocasiones en las que estaba hablando en voz baja.
Porque yo hablo muy alto, como para que se entere el vecino del quinto de Fuengirola, más o menos.

Pero esta vez estaba hablando de algo bastante privado, y preferí bajar la voz. Lo cual estuvo bien, porque sólo pareció oírlo un tío en la mesa de al lado. Lo cual estuvo mal, porque se volvió y comenzó a hablar con nosotras respondiendo a lo que yo había dicho.

De nuevo, aunque soy una firme defensora de la perseverancia, y mis frases insignia son "de perdidos al río" y "si cuela, cuela", mi primera reacción fue cabrearme bastante con el capullo que había estado escuchando una conversación privada en la que yo desnudaba mis sentimientos - no chicos, lo siento, no me voy desnudando por la calle. Aún. -. Pero al chico la tirada de carisma no le salió del todo mal y nos dejó más confundidas que otra cosa, así que no le respondimos ninguna bordería, sino que le reímos la gracia y seguimos a lo nuestro.
Porque claro, si una chica está hablando en voz bajita con otra de que a veces le entran ganas de estamparle un plato en la cabeza a alguien, lo normal es que el total desconocido de la mesa de al lado se de por aludido e intente hacerla cambiar de parecer a base de sonrisitas e - intentos de - comentarios ingeniosos. Me han contado que sucede muy a menudo, sobre todo cuando Júpiter se alinea con Saturno. Seguramente hayáis oído hablar de ello, se denomina "Ser un idiota integral"

Hasta ahí la cosa podría haber pasado por algo normal - en mi vida, quiero decir -, pero cuando entré dentro del bar a pagar, resulta que el graciosete estaba también pagando, y lo primero que vino a decir fue - sí, lo habéis adivinado -: "No tienes ningún plato en las manos, ¿verdad?".
Descojonante, oiga. Casi lloro de la risa que me entró. Casi le devuelvo la gracia clavándole el codo entre los ojos, y todo.
Y lo peor es que como respuesta, hice una mueca, me miré las manos, y respondí: "tranquilo, voy desarmada". Tío, qué juerga, en mi vida me he reído más. Ni cuando fui a ver La Vida es Bella, oiga.

Y por si no había tenido suficiente, cuando ya nos estábamos yendo, el tío, tirando de cara - porque lo que es carisma ya se le había gastado hacía un rato - se nos pone a hablar. Aunque claro, salvo su edad y la mía, poca información más intercambiamos, básicamente la conversación fue un tira y afloja por ver quién decía menos usando los comentarios más graciosos e ingeniosos, y aunque la verdad es que me reí bastante - más de él que con él, eso también es cierto -, cuando por fin nos lo logramos despegar me quedé con una sensación de cansancio digna de un día entero de curro.

El tío tenía 34 años. Lo cual no es malo, pero es una edad como para dejar de hacer el gilipollas en las terrazas de los bares los martes por la noche, sobre todo si eso incluye meterse en conversaciones privadas ajenas. Mi amiga se las apañó para no decir su edad, pero a mi, que soy bastante menos ducha en el arte de la retórica, el chico me hizo un tercer grado completo: Desde que por qué llevaba mochila en vez de bolso a la chapa de Hello Kitty con la AK-47, hizo chistes de todo lo que pudo, y no dejó de juguetear con su móvil, como no terminando de decidirse a pedirnos nuestros números.
Yo sonreía ante las gracietas, y replicaba del modo más ingenioso que era capaz, mientras le ponía caras a su amigo - que nos miraba desde la mesa de la terraza con cara de chiste - sólo para que, cuando el plasta volviera a sentarse en plan "las tengo en el bote", el amigo pudiera decirle "que te lo has creído".

Y también, durante la conversación, vislumbré lo que sería mi futuro. En cierto punto, estuve a un tris de agarrar al chico por los hombros, y zarandearle mientras le gritaba "¡Me niego a pasar el resto de mi vida jugando a ver quién es más ingenioso con todo hombre soltero que me encuentre!". Os juro que sentí la necesidad física de hacerlo. O como mínimo de gritarlo, porque el tío me sacaba como dos cabezas y agarrarle de los hombros habría tenido su dificultad.

Dios. ¿O sea que la cosa a partir de ahora va a ir de eso? ¿De acercarse a los tíos y comenzar a hablar de nada y menos, pero de la manera más graciosa posible? ¿De tener citas en las que lo único que saque en claro es que la capacidad de improvisación de mi acompañante supera la de una babosa marina?
Las Speed Dates han pasado de moda, señores, ahora lo que se lleva son las Witty Dates, que básicamente son lo mismo, pero contabilizando el número de comentarios ingeniosos que cada contendient... esto... asistente a la cita dice por minuto.

Ya no se busca tener cosas en común con la persona en cuestión, ni congeniar, ni siquiera que haya una cierta química. No señores, ahora lo que tendremos que buscar es el tío con más chispa. Da igual que tenga una conversación vacua y que en toda una tarde la única información que consigas sobre él sea que le gusta la comida china - pero porque estáis cenando en un chino, no por otra cosa -, porque si puede tirarse más de dos horas soltando coña tras coña sin disminuir el nivel de ingenio, será un individuo deseable y digno de estar retozando contigo durante toda una noche - lo que viene a ser lógico: Después de tanto esfuerzo intelectual uno necesita relajarse de algún modo -.

¿Quién quiere las conversaciones trascendentales con ese amigo, darse cuenta poco a poco que se está muy a gusto con él, empezar a pensar en él cada vez más y más, compartir cada vez más cosas, hablar cada vez con más confianza, o incluso empezar a quedar a solas, de manera totalmente inocente, "sólo a hablar y tomar un café"?
Eso son mariconadas. Cuando uno llega a cierta edad, no hay tiempo para tanta parafernalia. A las tías les gusta que las hagan reír, no? Pues ale, a vomitar chispa hasta quedarse seco. Que una mujer presume mucho más de pareja ingeniosa que de pareja de la cual se ha enamorado, se mire por donde se mire.

Aunque normalmente por ingenio se confunda la incontinencia verbal y la gilipollez endógena.

Y ese es el tipo de hombres que me esperan a partir de ahora...

Dios, creo que voy a vomitar...


Dos propinas, as usual, pero con bastante mal cuerpo ._.U

He sparkles???  I wanna sparkle!!!
see more Lol Celebs

Remember when   vampires were actually scary?
see more Lol Celebs

14 comentarios:

  1. Aunque normalmente por ingenio se confunda la incontinencia verbal y la gilipollez endógena.

    No puedo estar mas deacuerdo con esa frase. Ademas es como una bola de nieve, empieza a rodar y segun parece que hace mas gracia las coñas salen mas rapido y son mas absurdas. Tienes mi pesame por haber tenido un encuentro con tal individuo.

    ResponderEliminar
  2. veo tu futuro con chiquito de la calzada :-D

    No te cortes, me merezco el codazo en al cara.

    ResponderEliminar
  3. Diosssss, me quedan diez años de margen antes de convertirme en un patético francotirador de terraza.
    Y luego dicen que lo estresante son los plazos del proyecto...

    "Quién quiere las conversaciones trascendentales con ese amigo, darse cuenta poco a poco que se está muy a gusto con él, empezar a pensar en él cada vez más y más, compartir cada vez más cosas, hablar cada vez con más confianza, o incluso empezar a quedar a solas, de manera totalmente inocente, "sólo a hablar y tomar un café"?"

    Ejem. ¿Esta no era la mejor manera de que una chica NO te viera como nada más que un amigo? Me estás confundiendo, y estoy en una época muy influenciable!!! xD

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, he mandado una propuesta de Ley al Parlamento Europeo con lo de las relaciones largas. Al parecer, Francia e Italia las han vetado, vete a saber por qué.

    "Si haces el payaso con el suficiente aplomo, puede que funcione! (crítico en carisma, y esas cosas)" Lo malo de esas tiradas es que tienes otras 19 papeletas de quedar como un gilipollas (a tu entrada me remito).

    PD: para que veas que leo tus comentarios en posts arcáicos.

    PPD: cuanto más te alejas en el tiempo, peor escribía. No me lo tengas en cuenta.

    PPPD: sí, trabajar lo que es trabajar, no estoy trabajando mucho ahora mismo.

    ResponderEliminar
  5. Esos no son hombres que merecen la pena darles oportunidades, son hombres que sirven para entretenerte una noche y después si te he visto no me acuerdo. Puedes encontrar de los dos tipos, de esos y de los que merecen la pena. Tú tranquila que aparecerán, pero si te aparece otro como este y no está mal... En ese caso, a por ello y que te quiten lo bailao :P

    ResponderEliminar
  6. @Kagemaru: Amén :P

    @Ender: Jo, no seas malo conmigo, kestoy muy sensible ultimamente TTT___TTT

    @Asbeel: Me gustaría pensar que al llegar a los 30 aún hay tíos que no se vuelven medio gilipollas, pero aún no he tenido el gusto de conocer a ninguno ._.U A ver si los de las generaciones que llegan cambian la regla (por favor!!!)

    El modo en que UNA chica en particular se fija en UN chico en particular varía DEMASIADO como para poder hacer reglas al respecto. En mi caso es conocer a la persona, y que me guste cómo es; no puedo empezar una relación con un tío del que no sé ni de qué sabor le gusta el helado ^^U Pero cierto es que la mayoría de las tías - y tíos - opinan que eso solo es un billete seguro a la franja de los "amigos" ._. ¿Quizá por eso siempre me termino haciendo la mejor amiga del tío que me gusta? (Oh noes...)

    Los franceses merecen ser bombardeados. Varias veces. Los italianos... con el putero que tienen al mando del gobierno, no me termina de extrañar...

    Sí, tienes 19 sobre 20 de hacer el payaso. ¿Pero y si cuela qué, eh? Además, el tío del que hablo es que sacó un 1. Con una tirada decentilla existen muchas posibilidades de que te vuelvan a llamar, aunque sea "como amigos" :P

    ResponderEliminar
  7. Uy, que ha respondido Stickers mientras redactaba la biblia... eh... la respuesta a esta gentecilla ^^U

    Pues no sé, opino que los tíos que merecen la pena, o están ya pillados, o buscan a mujeres que merezcan la pena ._.U Y para mi desgracia, no me terminan de gustar los hombres para una noche.

    ...

    Sí, me creí los cuentos de hadas que me contaban de pequeña T_T Y hace un año viví mi propio cuento de hadas, así que ahora no me van a bajar del burro ni a patadas >.<

    ResponderEliminar
  8. "Me gustaría pensar que al llegar a los 30 aún hay tíos que no se vuelven medio gilipollas"

    ¡EH, EH, UN RESPETO!

    ¡Que algunos treintañeros no nos volvemos medio gilipollas...!
    ...
    ...
    ya llevábamos camino adelantado a los 20 y a los 30 ya somos 3/4 :-P

    P.D: Vaaaale, te veo con... a ver... alguien ingenioso y humorístico...que no sea chiquito de la calzada...hum...¡POCOYÓ! X-D

    ResponderEliminar
  9. Eu... ahí he de decir en mi defensa que cuando estoy amargada tiendo a pensar que todo el mundo es gilipollas. No es que lo sean de verdad, es solo que me vuelvo un poco intolerante, nada más :S
    Además, solo me refería a los que pasan de los 30 estando solteros (...¿cuela?)

    Pocoyó sería un encanto :D Y con mejor conversación que muchos tíos que conozco, no te creas. Pero ya hice de madre con mi primer novio, no me apetece repetir XDD

    ResponderEliminar
  10. bueno, venga, creo que hugh Jackman cuenta unos buenos chistes.... :-D

    ResponderEliminar
  11. Tú sí que sabes lo que me gusta XDDDD

    ResponderEliminar
  12. Aunque puestos a pedir, pues pido a mi ex XDDDD (Si, lo prefiero a Hugh Jackman. Ya sé que estoy enferma, vale? XD)

    ResponderEliminar
  13. la leche. ¿Existen las collejas web 2.0? ¿te vengarías si te doy una cuando sepas más artes marciales que Jet Li?

    ResponderEliminar
  14. XDDDDDDDDDDDDD

    Qué va, como entonces seré muy zen, no buscaré la venganza sino que observaré tu muestra de violencia como un rasgo de tu debilidad humana, y te compadeceré por ello (o algo así, no sé)

    ResponderEliminar