9 de agosto de 2009

No es bueno caminar sola de noche

Los sábados por la noche me he acostumbrado a quedar con una amiga en su barrio, tomar algo, y luego volverme a Fuenlabrada. Esto conlleva ciertos riesgos, como caminar unos veinte minutos por un parque medio a oscuras y totalmente vacío a la una de la mañana hasta llegar a la parada de autobús, y luego un trayecto de quince minutos por una Fuenlabrada - sin ánimo de ofender, es sólo lo que veo - que a las tres de la mañana está más bien llena de adolescentes canis hiperhormonados y polacos e hispanitos salidos.

No ha habido un sólo sábado en el que no me haya cruzado con algún inmigrante que empezara a decirme obscenidades. Como bien dice una amiga mía, si al menos fuera arreglada pues podría entenderlo; pero normalmente voy con vaqueros, una camiseta, y la mochila al frente. Lo cual quiere decir que si esos tíos se encontraran una perra por la calle le dirían obscenidades... y eso no me deja en muy buen lugar a mi.

Precisamente en ello iba pensando ayer cuando volvía de Aluche, justo tras cruzarme con un grupo de canis especialmente ruidoso. Pensaba en las ganas que tenía de gritarles que el mero hecho de tener polla no les hacía hombres, que eso había que demostrarlo de más maneras aparte de follando, cuando me crucé con un polaco en el que, debido al enfado que llevaba encima, ni me fijé. Pero claro, el susurro característico y las obscenidades que según los abortos de ser humano de género masculino son tan irresistibles para las mujeres, y según yo les hacen parecer unos estreñidos, son difíciles de pasar por alto.

Normalmente sigo caminando e ignoro al tío en cuestión, pero este, que iba en la dirección contraria en la que yo iba, comenzó a seguirme. Cuando no oí su voz más lejos sino más cerca, la verdad es que me cagué de miedo. Miedo que, mezclado con el cabreo que ya llevaba de serie, hicieron que cuando noté que me cogió el brazo y me preguntó si tenía novio, me volviera y le echara la mirada más venenosa que recuerdo haberle lanzado a nadie en años.

Y juro por Dios que cuando el tío me miró a los ojos, me soltó la mano y dio un paso hacia atrás.

Lo que, claro está, solo me cabreó más. Me acerqué a él y le solté: "¿Tu eres gilipollas o qué te pasa?". El tío siguió retrocediendo, se acercó al arcén. "Eh tú, responde. ¡Tú me preguntas si tengo novio, yo te pregunto si eres subnormal!". El tío me miró con cara de chiste, como diciendo "está tarada", y cruzó. "¡Tan hombre para unas cosas, y una maricona para otras!", le solté a voz en grito, mientras cruzaba hacia la acera de enfrente huyendo de mí.

Y lo mejor de todo fue el ataque de nervios que me dio justo en ese momento.

Porque vale, comprobé in situ que mi arma de destrucción masiv... esto... mi mirada, es capaz de hacer que los hombres de malas intenciones salgan huyendo cual avestruces. Pero hubiera preferido que hubiese habido alguien allí para protegerme, la verdad.

Me sentí muy sola. Puedo cuidar perfectamente de mi misma, siempre he podido. Pero me sentí muy sola.

Y eso es todo. De nuevo, lo cuento aquí porque no tengo a quién contárselo. Porque, como acabo de decir, estoy muy sola.
Sobre todo los fines de semana.


I accept this award on behalf of all the undead...
see more Lol Celebs

They do this and get paparazzi...    I do this and I get arrested...    Go figure...
see more Lol Celebs

5 comentarios:

  1. NoooOOOoooo... Maryu es pequeña! las personas pequeñas no deben sentirse solas!! T_T

    Me alegro mucho de que te libraras del babosenko ese sin problemas. Yo también he tenido encuentros de ese tipo, sola de madrugada volviendo a casa muerta de cansancio después de una noche de juerga... una se siente poderosa y aliviada cuando el peligro se aleja, pero toda la situación es tan desagradable que te deja mal sabor de boca durante horas... y además el subidón de adrenalina te pone al cerebro hiperactivo, y el muy imbécil no hace más que repetir la situación una y otra vez, incluso haciendo simulaciones: "y si le hubiera dicho esto otro?", "y si él me hubiera empujado contra la pared?", "y si...?"

    En definitiva, un asco v__v

    Te llamo mas tarde para charlar. Un besazo, heroína *^__^*

    ResponderEliminar
  2. Tenía que haber sacado el llavero y habérselo estampado en toda la cara ¬¬U Se creen tan machos porque le sueltan guarradas a las mujeres por la calle... Y lo peor es que seguro que alguna pensará que es halagador >.<

    Pos sí, a mi me dio el ataque de nervios porque en el momento no te das cuenta, pero "¿y si el tío no llega a salir huyendo...?" ^^U Pero en fin, es el último fin de semana que me toca aguantar esto, viendo cómo está la cosa, este sábado duermo en el piso de Arguelles ._.U

    Esperando la llamada estoy :3 Y kero quedar contigo, que tengo que hablar contigo! >w<

    ResponderEliminar
  3. en estos momentos es en los que deseas ser el inventor del sable laser y tener un prototipo. Castración por 'emisión de luz'. Juaaas.


    ¿Esa cena de moda del miércoles sigue en pie, ¿no? ¡que añado dos nuevos comensales, revisa el mail! :-)

    ResponderEliminar
  4. Qué grande sería. Igual hasta me harían un monumento: "Por la seguridad de las féminas en las calles a altas horas de la madrugada"
    Luego dicen que la culpa es nuestra, que las mujeres decentes no salen a la calle a esas horas ¬¬U

    Si si, he mirado el mail, e iba a responderte esta mañana, lo juro, pero se ha ido la luz en todo el edificio, y ahora en el curro estoy "pelín" liada (AKA bajándome guiones de IMSDB y escribiendo la siguiente entrada del blog XDDDD)

    Qué bien, cuanta gente! *^____^* Igual hasta sería bueno hacer reserva...

    Ahora mismito te respondo!

    ResponderEliminar
  5. Mariu! Soy Sara. Te envie un privi al Facebook, pero no se si lo has leído. Envíame un mail o algo y hablamos ya para quedar ok??

    Besillos!

    ResponderEliminar