3 de septiembre de 2009

Dios es aficionado a la prensa rosa

Hay momentos en los que Dios, por muy omnisciente y omnipotente que sea, se aburre de hacer siempre lo mismo.

Por poner un ejemplo al azar, puede que, tras ocho meses del tirón puteando a un humano en particular, una tarde, de pura desidia, se despiste viendo Aquí Hay Tomate tras un día bastante prolífico en putadas, y se le olvide joderle el resto de la noche a la personita en cuestión.
Y si esa personita, harta de vivir en general y de hacer régimen en particular, en vez de quedarse amargada en casa baja al burguer de la esquina - para llenar el vacío de su alma con carbohidratos y grasa -, puede que, sin saber que justo en ese momento no está a merced de un ente superior con muy mala leche y un muy retorcido sentido del humor, se encuentre a algún conocido.

Pero claro, pensará la persona, tal y como me está yendo la vida ultimamente, lo normal sería que este conocido no se acordase de mi, que se hiciera el loco, o que me saludara con un ademán y siguiera a lo suyo. Pero Dios está atento a los cotilleos de Está Pasando, y con tamaño despliegue de información, se le ha extraviado la infalibilidad y se olvida de que hay platos que lavar en el fregadero.

Así que puede que el conocido no solo se acuerde de la personita, la salude efusivamente, y le presente a su pareja - que también la saluda efusivamente, por cierto -, sino que incluso, si la conjunción de los astros es favorable, se pueda sentar a cenar con ellos, y hasta se vayan a tomar una caña después.

Naturalmente, cuando El Programa de Ana Rosa termina, Dios recuerda que algo se le había olvidado hacer la noche anterior, y se dedica a hacer horas extra. Pero durante una tarde-noche entera, la personita a la cual Dios parece estar castigando por todos los crímenes de la humanidad ha podido olvidarse de sus problemas y recordar viejos - y buenos - tiempos con un ser querido.

Que de esos ya no le quedan muchos.

-----------------------------------------------------

Y tras estos párrafos de autocompasión - ofrecidos por M&M's. "Se derrite en tu boca, no en tu mano!" -, voy a seguir estrujándome el cerebro para encontrar algo gracioso de lo que hablar. No prometo nada, pero por intentarlo que no quede.

3 comentarios:

  1. Lo peor no es eso. Lo peor es que es omnipotente, y también se entretiene conmigo.

    Eso si, ver prensa rosa está claro que tiene que anular cualquiera de esas capacidades.

    PD: vives?

    ResponderEliminar
  2. Te cambio una hamburguesa por dos puñetazos y un chili :p

    ResponderEliminar
  3. @Asbeel: ¿Hacemos un complot para que aumenten las horas de emisión de programas del corazón en la tele? Así igual Dios se olvida hasta de que existimos XD

    @Aitor: Sólo si también me das una de tus mierdas futuras XD

    ResponderEliminar