22 de octubre de 2009

Ah, el café...

Hoy he comprobado en mis propias carnes lo que le sucede a un informático cuando le cortan el suministro de cafeína durante dos días.

No penséis que soy una persona de voluntad débil: Muy al contrario, si algo comienza a tocarme la moral - antes no, eso también es cierto - pocas personas hay más perseverantes que yo. Y si por mi fuera, la cafeína la iba a volver a probar el Tato - y yo le iba a envidiar mucho *sigh* -.
Pero es que llevar dos horas en el curro, una y media de las cuales mi principal trabajo ha sido luchar contra mis párpados y su determinación por seguir la ley de la gravedad, no hay cuerpo que lo soporte - y si lo hay, que me lo preste un rato porfa.

Así que me he acercado a la máquina expendedora de esa cosa marrón con cafeína que algunas personas tienen el atrevimiento de llamar café, y me he tomado uno.

Sólo un café.

No creo que por ello se me vaya a ir a la mierda el régimen... ¿verdad?

Joder, es que tener que elegir entre la vida sana o el trabajo es una decisión muy dura! (además de con trampa)

2 comentarios:

  1. Si es el régimen que yo estoy pensando... más que el café, lo que puede haberte fastidiado el plan es el azúcar industrial que lo acompaña :-(

    Te comprendo perfectamente: en una época de mi vida yo pasé de tomarme 5 cafés al día a no probar ni uno. Gradualmente, por supuesto. Al principio te sientes como un puto zombie con síndrome de abstinencia. Pero luego la cosa mejora, o al menos esa es mi experiencia.

    Te recomiendo encarecidamente que te pases al té. Echarás de menos el "subidón" inicial del café, pero te aseguro que librarte del subsecuente e inevitable "bajón" es estupendo. Además, tu sistema digestivo te lo agradecerá: el café, y sobre todo el de máquina, es un laxante no demasiado saludable...

    Ánimo!!! ^0^

    ResponderEliminar
  2. La sacarina es mi amiga... :3

    Nah, ya había bajado bastante mi consumo de cafeína, por el tema de los nervios. Pero el café del desayuno me lo quitan y es que me muero ._.U

    Uhm... pues quizá lo haga, porque el café descafeinado me sabe a agua sucia, y si el normal no debo tomarlo...

    ResponderEliminar