22 de febrero de 2011

Sobre la ley sinde, y la crisis en general

Llevo unos cuantos días leyendo en Internet toda serie de artículos de opinión, noticias, pseudonoticias y twitts - sobre todo esto último - sobre la iniciativa "Nolesvotes".
Tal y como lo veo yo, que los dos partidos mayoritarios - y CiU - votaran a favor e aprobar la "ley sinde" - porque me niego a escribirla con mayúsculas - dentro de la "ley de economía sostenible" - que otra que tal baila -, no ha sido ni de lejos el único motivo para que se creara esta iniciativa. Más bien ha sido la gota que ha colmado el vaso.

No nos quejamos - bueno, yo sí, pero no me hicieron ni puto caso - cuando aprobaron el despido libre. No nos quejamos cuando decidieron financiar a los bancos con dinero de los trabajadores. No nos quejamos cuando nos subieron el iva pero apenas tocaron los impuestos sobre grandes fortunas. No nos quejamos con la reforma de las pensiones, que por cierto NO afecta a los diputados. No nos quejamos con la subida de la luz.
No nos quejamos por nada.

No nos quejamos, aunque debimos hacerlo. Porque aunque había voces que daban la alarma, la mayoría de la población era feliz con su fútbol, su Seriesyonkis, y su tertulia sobre "lo mal que iba España" a la hora del café.

Y los políticos, como nadie les paraba los pies, dieron un paso más: Han decidido cargarse la separación de poderes.

¿Qué más da que la ley sinde se salte a la torera el poder judicial, porque si tiene que pasar por él inevitablemente no consigue su propósito? ¿Qué más da que lo que propone sea ilegal de manual? ¿Qué más da que el pueblo te esté pidiendo a gritos alternativas un poco más democráticas - qué menos pedir, ya que supuestamente vivimos en una democracia - e incluso te sugiera soluciones al problema, cuando lo que a ti te interesa es seguir llenándote los bolsillos y tener contentos a los de arriba? ¿Qué más da que tengas que mentir a diestro y siniestro? Total, la panda de borregos que se hace llamar pueblo español no se ha quejado por cosas más graves, así que no se va a quejar ahora.

Pero he aquí que la ley sinde toca el "circo" del antiguo dicho romano, y mucha gente ha comenzado a reaccionar. "¡Podrán quitarnos la libertad, pero jamás podrán quitarnos el entretenimiento!", gritarían algunos si estuvieran a caballo al frente de una horda de rebeldes frente al congreso de los diputados. Es triste que la gente haya empezado a concienciarse por algo tan trivial como el posible cierre de Seriesyonkis, cuando tanto la ley sinde como la ley de economía sostenible que la engloba son mucho más graves en tanto que se pasan la democracia por el arco del triunfo.
Pero oye, al menos el pueblo está protestando por algo, menos da una piedra. Por algo se empieza.

...

El gobierno dice que somos cuatro gatos. Puede que seamos bastantes más, porque no olvidemos que España está infestada de felinos - y menos mal, porque si no de lo que estaríamos infestados sería de ratas -, pero lo cierto es que aparte de en Internet, poca presencia tenemos en el panorama español. Como comentó Enrique Dans en su blog, a Lucía Etxebarría la lee cualquiera que compre el periódico, y MUCHA gente lo compra, mientras que a él le leen sólo en Internet - lo que por algún motivo que no llego a comprender le debe restar credibilidad, porque de no ser así la que tendría que llevar un blos sería la primera, y el que sería publicado en todos los periódicos de España sería el segundo.

Pensando en la reflexión de que no estamos haciendo nada aparte de teclear, he decidido pasar a la acción en el mundo físico. No creo que vaya a lograr mucho, eso está claro: No soy ponente, ni política, ni ninguna figura eminente dentro o fuera de Internet. Carezco del don de convocatoria necesario para organizar mesas redondas, debates o eventos para intentar decirle la verdad a la gente a gran o mediana escala. Pero puedo hablar con los que me rodean e intentar hacerles ver que la situación que estamos viviendo en España, como mínimo, no es normal.
Piensa globalmente, actúa localmente, que me dijo ayer mi novio mientras le hablaba del tema.

Así que este pasado domingo, aprovechando que iba a comer con mis padres, saqué el asunto a colación.

Mi madre es votante del PP - no de derechas, no. VOTANTE DEL PP - desde que puedo recordar, y su marido y sus hijas, bajo sus órdenes, hemos estado votando a dicho partido mientras hemos vivido bajo su techo. Así que imaginaba que sería dura de convencer, pero si argumentaba bien y le planteaba las cosas de una manera lógica y sólidamente fundamentada, acabaría por hacerle ver que el PP no es una buena opción a la hora de las elecciones.

Empecé a darme cuenta de que estaba perdiendo el tiempo cuando mi madre afirmó que Rajoy iba a sacar a España de la crisis instaurando de nuevo la familia tradicional, porque el matrimonio entre personas del mismo sexo es antinatural y no debería llamarse matrimonio. También comentó que el PSOE sólo quitaba libertades, y que si les seguimos votando dentro de diez años nos prohibirán respirar - claro, como el PP es tan liberal a ese respecto... -. Pero Rajoy, estableciendo el matrimonio tradicional e ilegalizando el aborto, iba a sacar a España de la crisis, como ya hizo Aznar en su día.

Sí, Aznar sacó a España de la cuneta en la que la había metido el PSOE, pero a base de sacárselo a los trabajadores, no de hacer que los que robaron devolvieran lo que no era suyo. Y eso no quiere decir que Rajoy pueda hacer lo mismo, porque mamá, no sé si te has dado cuenta, pero ahora a los trabajadores ya no les queda dinero que exprimir.

También comentó, cuando le dije que lo que había que hacer era evitar que el bipartidismo siguiera su curso, que en qué estaba pensando, que si no le votábamos al PP, el contingente de borregos que vota al PSOE a muerte haría que ganasen sin duda. Le contesté que el PP también tiene contingente de borregos - en una clara referencia a ella, que no pudo o no quiso entender -, y ahí mi padre apuntó, bastante acertadamente, que el número de votantes ciegos del PSOE supera con mucho el del PP.
Pero eso no es razón para no intentar cambiar las cosas, creo, así que seguí argumentando: Hay que buscar opciones viables y acordes con nuestra ideología política, no digo que cambiemos el mundo en las próximas elecciones, digo que lo intentemos. Y me respondió con un lindo "yo no voy a votar a los comunistas".
Le digo que hay más de doscientos partidos políticos actualmente en España, y que no todos tienen por qué ser comunistas, que se informe. Me responde que nosotros, que pretendemos salvar el mundo, sólo estamos haciendo el tonto desperdigando el voto en vez de votar al PP. Sólo vamos a hacerle más fácil al PSOE que vuelva a ganar, y cuando lo haga, y dentro de 4 años estemos todos viviendo en la calle y sin libertades, nos acordaremos de lo que dijo ella.
Le respondí que el PP tampoco iba a hacer otra cosa que recortar libertades, entre otras cosas porque ya han demostrado con anterioridad que benefician a los ricos y exprimen a los pobres, más que nada porque, según tengo entendido, de eso va la ideología de derechas.

Y me responde con un "Cómo se nota que te acuestas con un socialista".

Tenía que haberme callado en ese punto, porque estaba claro que aquello no estaba sirviendo de nada, pero aquella frase implicaba tantos ataques a tantos niveles hacia mi persona, que si bien seguí intentando argumentar, acabé subiendo tanto el volumen que creo que en Badajoz llegaron a escuchar parte de la conversación.

...

A raíz del intento frustrado de hacer ver a mi madre la situación en la que se encuentra el país, me he dado cuenta de algo terrible.

El problema no son los políticos, que se aprovechan de nosotros hasta decir basta porque ven que no parece molestarnos que lo hagan. El problema no son los bancos, que nos exprimen por un lado, y nos piden ayudas por otro sólo para poder acabar el año con el margen de beneficios esperado y no un poco menos. El problema no está en la burbuja inmobiliaria, que hemos favorecido todos a base de pedir préstamos sobre dinero que no teníamos y hacer negocio con terrenos que no poseíamos. El problema es mucho más grave y está tan enraizado que hace totalmente imposible que España se salve.

El problema es el sistema. El modo de pensar - o mejor dicho, de no pensar - de la gente. La educación, la cultura, los siglos y siglos de educación en el no raciocinio, en el no ejercicio del sano cuestionar lo que nos intentan imponer como verdad universal. El problema no es que la gente no vea, ES QUE NO QUIERE VER. Les han educado para que estén totalmente seguros de que las ideas que les han metido en la cabeza a base de bombardearles con televisión, prensa, cartelería, panfletos y pegatinas son suyas, y les han avisado de que cualquiera que levante la voz, que intente llevar la contraria al sistema, es alguien malvado que intenta robarles su cómodo estilo de vida y hará peligrar su ordenado mundo.

Es peor que la ignorancia: Es el jactarse de ser ignorante. Les han programado para tragarse todas las mentiras que les cuentan, para no intentar informarse, buscar otras versiones de los hechos. Y lo más trágico aún es que les han programado también para sofocar ellos mismos los posibles levantamientos de la gente que consigue pensar por sí misma, y a pensar que los borregos son precisamente esos alborotadores.

España está perdida a corto plazo. Es triste, pero es cierto. No vamos a agitar la varita mágica y a hacer de pronto que millones de personas que no han pensado por sí mismas en su vida empiecen de pronto a hacerlo. Hay que cambiar los cimientos de la casa, no los muebles. Hay que reformar el sistema educativo para que los niños, los hombres del futuro, no crezcan pensando que Tele5 contiene el saber universal y Hannah Montana y Justin Bieber son modelos a seguir. Hay que cambiar el gobierno para que cuando el pueblo pida algo, le escuche y entable diálogo para alcanzar un acuerdo. Hay que acabar con las desigualdades entre ricos y pobres, con los beneficios "porque sí" de la clase política, con las subidas de precios que van acompañadas por congelación de sueldos. Hay que dejar de pensar que por el mero hecho de que alguien escriba algo en un panfleto que se publica a nivel nacional, o que sale en la caja tonta donde millones de personas pueden verlo, lo que dice es verdad. Hay que dejar de ser el "pueblo de pícaros" que se dedica a escaquearse del trabajo, sino trabajar de manera efectiva y eficiente, eso sí, a cambio de un sueldo y unas condiciones laborales justas. Y sobre todo hay que enseñar a pensar por sí misma a la gente; a cuestionar lo que les imponen, a exigir lo que merecen. A levantarse cuando sientan que se están riendo de ellos.

Y esto lleva tiempo. Mucho tiempo. Desde luego no va a cambiar en los cuatro años que dura una legislación, en la cual el partido en el gobierno está más ocupado en que le vuelvan a votar en las siguientes elecciones que en intentar mejorar las cosas a largo plazo.

Pero hay que intentarlo.

Y el intentarlo pasa por acabar con el bipartidismo.

...

Efectivamente, el pueblo que no conoce su historia está condenado a revivirla. Dudo que mucha gente sepa quiénes son esos tales Cánovas y Sagasta.

4 comentarios:

  1. Waaarghhhh...
    ¡Qué coraje me da tu madre!
    Pues si vuelve a salir el tema, puedes decirle de mi parte (totalmente apolítico, por cierto, izquierda y derecha la misma mierda son), que cuando el PP suba al poder y le vuelvan a bajar la pensión (porque digo yo que será jubilada) como me la bajaron a mí (hasta los 18 años cobré la pensión de orfandad) o a mi madre (la de viudedad), mientras ellos se siguen subiendo sus sueldos y sus pensiones vitalicias por ocho años robándonos a todos, que entonces diga si son o no todos la misma mierda.
    ¿Y qué va a conseguirse con reinstaurar la familia tradicional? ¿Que las parejas homosexuales no tengan derecho a una pensión de viudedad, y ese dinero vaya a las cuentas suizas de los politicuchos de mierda que tenemos? Yo no puedo hablar por mí, pero tu madre no creo que haya sobrevivido a una dictadura para, 35 años después, ir perdiendo todas las libertades que antes no tenían.
    ¡Asco de rebaño, joder!

    ResponderEliminar
  2. Lo mismo que Lograi, con el matiz de que las cuentas me dicen que la "izquierda" se cabrea más facilmente con sus elegidos. Y que lo que arreglará Rajoy será en gran parte porque se va enderezando poco a poco, y no porque los politicos hagan algo.
    Hace poco hablé con mi padre sobre esto mismo y le hablé de las revoluciones en el mundo árabe. Y le aterrorizaba la idea.
    Porque olvidó, o le hicieron olvidar, que esta revolución no sería entre derechas e izquierdas, sino del pueblo contra esa casta degenerada de politicos.

    ResponderEliminar
  3. Que maja tu madre, de modo que el PSOE sólo prohíbe y el PP va a sacarnos de la crisis prohibiendo el matrimonio homosexual y prohibiendo el aborto, irónico.
    Espero que dentro de 4 años, cuando Rajoy no haya hecho nada para salir de la crisis, le recuerdes todo lo que dijo. Serán muchas las personas que se van a llevar un chasco cuando Rajoy entre al gobierno y haga exactamente lo mismo que Zapatero pero más hacía la derecha porque ¡Oh! Rajoy no tiene ninguna varita mágica con la que arreglar nada.

    A parte de eso tu madre tiene parte de razón en una cosa, por como funciona el sistema electoral quien no consiga un 5% ni entra, la iniciativa No les votes simplemente va a favorecer que partidos pequeños consigan menos votos y que el PSOE (y el PP) tengan más fácil ganar. La iniciativa no les votes debería ser "Vota a X" para que no entre en el poder alguien sin la ayuda de nuestro voto sino que entre alguien que nosotros queramos con la ayuda de nuestro voto.

    ResponderEliminar
  4. Ya Kaworu, si yo también pienso que dispersando el voto sólo vamos a conseguir que ganen los grandes, pero si Nolesvotes fuera "vota a tal", no sería más que otra campaña política. A mi me parece genial que, por una vez, la gente no te diga "votame" sino "vota conforme a tus convicciones". "Piensa", vaya. Si Nolesvotes tuviera ideología política, automáticamente perdería credibilidad, por no mencionar seguidores.

    Vamos, en mi opinión.

    ResponderEliminar