Ir al contenido principal

Una gorda en shinkyokushin

Quiero contaros una experiencia que he vivido este fin de semana. La cosa va a ser larga así que voy a dividirla según el criterio que me parezca más oportuno mientras escriba. Esto va a ser una pequeña introducción.

...

Mi novio se apuntó hace dos años a una variedad de karate llamada kyokushinkai - o Shinkyokushin, o Shinkyokushinkai, dependiendo de la federación con la que estés hablando -. Fue el típico caso del amigo pesado que a base de dar la murga consigue convencer a su presa.

Mi niño, que no es influenciable en gracia de Dios, acabó más enganchado al arte marcial que su amigo - que de hecho lleva casi un año sin pasarse -. En concreto se ha involucrado mucho en la buena marcha del dojo: Ayuda en la organización de los torneos, siempre se ofrece voluntario para cualquier cosa que haya que hacer, va a todas las convivencias y seminarios...

Precisamente en el tema de convivencias y seminarios me quedo: El fin de semana pasado hubo una especie de seminario/convivencia en Lorca impartido por Jose María Miñarro - que vosotros no sabéis quién es pero podría partiros el alma con solo daros la mano - y - juro que me lo presentaron así - "Senpai Paco Pepe", un señor que aunque ya está retirado de la competición, llegó a ser quinto del mundo en esa variedad de karate.

En el dojo de Madrid querían alquilar un autobús para ir todos. Si conseguían que se llenara, dijeron, el precio del viaje - porque el seminario era gratis - se reducía a la mitad, y a una semana del curso resultó que faltaban 10 plazas para llenarlo, así que el shihan - si oís que se refieren a alguien con ese nombre deberéis respetarle MUCHO - preguntó si algún familiar o amigo de los que iban podía apuntarse de acompañante para llegar a 50 y que el viaje costara menos.

Así que el listo de mi novio me convenció para que fuera. Que no sé para qué, porque igualmente el bus no se llenó y yo ese fin de semana tenía MUCHAS cosas que hacer. Pero una vez que dije que sí me sabía mal echarme atrás. Así que el viernes por la noche llené la maleta con las cosas de los dos, partí hacia Alcorcón - donde está el dojo del que hablo - y junto con 41 personas más cogí un autobús en dirección a Lorca para pasar dos días aburrida haciendo fotos mientras pensaba en todo lo que debería estar haciendo en Madrid.

Con lo que yo no contaba era con que la única persona que iba de acompañante además de mí pensaba asistir al curso, no ir de miranda. Y yo, que para según qué cosas no tengo sentido común ni sé de qué color es, pensé que no iba a ser yo menos que ella. No llevaba sujetador deportivo, pero sí llevaba chandal, así que por qué no...

Así que una treintañera de metro sesenta y tres de altura y noventa y cinco kilos de peso, con casi ningún fondo físico y sin experiencia en artes marciales, decidió asisitir a un seminario de kyokushinkai - el karate más bestia de lejos - centrado en la competición.

Superbien.



En la próxima entrada, fotejos y un resumen del curso.

Ah, y si queréis saber más del budo, el karate, el Shinkyokushinkai y la madre que lo parió, os recomiendo esta entrada de Crisis Creativa que mi novio escribió un día que estaba inspirado. No os dejéis influenciar por que sea "ese" blog, la entrada en concreto es muy buena.



Comentarios

  1. Y NI TAN MAL, EH?!

    ¡¡Que coño, si curraste más que algunos blancos!!

    Ole mi nena, que cojonazos tiene!

    ResponderEliminar
  2. Sigo pensando que hice más el ridículo que otra cosa, pero en fins. Mi papada y yo pasamos un buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Osu!!

    Que grande tu novio y tu. Yo no pude ir x problemas en casa soy un tercer kyu amigo de Adrian y tan flipado del kyoku como el.

    ResponderEliminar
  4. Por lo que he leído es uno de los pocos estilos de karate que siguen siendo tradicionales, si no me equivoco, así que normal que sea más "duro".

    Como le cojas el gustirrinín... XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Me prometí a mi misma que no comentaría nada de esto en mi blog, porque ya bastante fama de misógina tengo como para encima echar más leña al fuego, pero es que todos los días viendo este extraño comportamiento ya clama a los dioses... Que os lo habéis ganado a pulso chicas, yo lo siento pero es así ._.U
Para variar, esta entrada va dirigida a las que se den por aludidas directamente, y a nadie más. Si al leerlo piensas "¿yo hago eso?", está claro que no va por ti XDD Y siempre desde el cariño y sin ánimo de ofender, espero que os lo toméis como lo que es, una sátira.


.................................

Siempre que veo a una mujer - o joven, o niña, o aborto mal completado - correr, ya sea para coger el metro, persiguiendo al petardo de la pandilla, o cruzando por un semáforo en rojo, me fijo en que nunca doblan las rodillas. Dan saltitos con las piernas prácticamente rectas, como si caminasen pero intentando ir rápido. O como si alguien les hubiese atado las rodillas con una cue…

Cuando te cansas de luchar

Cuando alguien pasa toda su infancia convencido de su fealdad, alimentando ese pensamiento con los comentarios y opiniones de familiares y amigos, lo normal es que cuando llegue a adulto se considere a sí mismo feo. En sí no es ningun problema, si además de feo, todos sus allegados le hacen ver que tienes una inteligencia prodigiosa. Pasas toda tu infancia pensando "bueno, a fin de cuentas soy inteligente", y eso no lo puede decir mucha gente hoy en dia. Y de pronto un dia, cuando tu niñez ya ha quedado lo bastante lejos como para hablar de ella con la famosa frase "cuando yo era pequeño...", alguien va y comete la torpeza de hacer que te des cuenta de que no eres ni minimamente tan inteligente como creías. Es un golpe, porque antes tenías el escudo de tu cerebro para protegerte ante un mundo en el que la buena presencia lo es todo. A partir de ese momento, no tienes nada. Eres un paria, horrendo, estúpido, a merced de las corrientes de un mundo que se niega a acep…

Hubo un tiempo en que los dragones dominaban la tierra...

Como no lo voy a presentar al concurso, me he pasado un poco por el forro la restricción de longitud. Espero que os guste ^^

-----------------------------

Hubo un tiempo en el que el hombre no gobernaba sobre la tierra. Un tiempo en el que era un ser insignificante que se refugiaba en cavernas. En el que vivía atemorizado por el resto de los seres vivos, porque solamente era un raquítico ser con un cuerpo desprovisto de pelo, plumas o escamas, y con unas inútiles piernas que apenas le mantenían en pie.

Y en ese tiempo en que el hombre vivía atemorizado, en constante huida de sus depredadores, quienes reinaban en el planeta eran otros. Otros cuya sombra, al proyectarse sobre las colinas, provocaba el terror de todo ser vivo, y cuyo rugido hacía temblar las mismas raíces de la tierra.

En aquel tiempo, los dragones dominaban la tierra. Doblegaban a las mismas fuerzas de la naturaleza bajo su poder, provocando lluvias y vendavales allá donde lo deseaban, por el mero placer de ver la destrucci…