Ir al contenido principal

Actitudes

Hay algo tremendamente inspirador en cultivar la disciplina del ejercicio físico.

Quien haya hecho deporte alguna vez en su vida de forma aislada sabe que es muy frustrante no poder llegarse a la punta de los pies, o que los michelines no te dejen levantarte al hacer abdominales. Comenzar a hacer deporte es tremendamente desalentador, porque te hace ser totalmente consciente de que no eres capaz de las cosas más sencillas; y no solo eso, sino que en cada momento sabes qué parte del cuerpo te está fallando, con una certeza hasta dolorosa. No es de extrañar que mucha gente que comienza a ir al gimnasio lo deje al poco tiempo aludiendo a "problemas de tiempo". Yo tampoco me atrevería a admitir en voz alta que cada vez que me miro al espejo del gimnasio veo a una gorda mórbida medio muerta por el esfuerzo de dar un giro con un mínimo de gracia mientras sus lorzas se balancean al ritmo de la música.

Pero si uno no se deja llevar por el desánimo y persevera, la magia comienza: Comienzas a darte cuenta de que "puedes". De que cada día puedes con un poco más de peso, puedes saltar un poquito más alto, aguantas un poco más de tiempo corriendo. Cada día te superas a ti mismo, cada día la frustración es sustituida, poquito a poquito, por el orgullo y por la certeza de que, con tiempo y esfuerzo, "puedes".

Y ese factor psicológico es el realmente importante. Porque ser consciente de que puedes controlar tu cuerpo se traslada muy fácilmente a ser consciente de que puedes controlar tu vida. Naturalmente, sacar músculo en los cuadriceps no es lo mismo que sacar adelante un proyecto empresarial o acabar con el hambre en Somalia, pero la predisposición mental de la persona acostumbrada a conseguir metas físicas a base de esfuerzo siempre va a ser mucho más positiva.

Alguien que sabe que a base de trabajo puede conseguir cualquier meta que se proponga en el plano deportivo, que no solo lo tiene claro mentalmente sino que lo ha aprendido a base de la propia experiencia, siempre - y digo siempre - confiará más en sí mismo y estará más dispuesto a darlo todo en cualquier otra meta que se proponga en la vida. Alguien acostumbrado a trabajar para conseguir las cosas que quiere no pondrá pegas ni excusas a la hora de coger las riendas de su vida y tirar para adelante.

Y esa es la actitud vital más poderosa.

Comentarios

  1. Lo que nos falta en esta sociedad es disciplina, qué cojones... esa es la causa de que vivamos en un mundo tan decadente y que a mi por lo menos me asquea.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Me prometí a mi misma que no comentaría nada de esto en mi blog, porque ya bastante fama de misógina tengo como para encima echar más leña al fuego, pero es que todos los días viendo este extraño comportamiento ya clama a los dioses... Que os lo habéis ganado a pulso chicas, yo lo siento pero es así ._.U
Para variar, esta entrada va dirigida a las que se den por aludidas directamente, y a nadie más. Si al leerlo piensas "¿yo hago eso?", está claro que no va por ti XDD Y siempre desde el cariño y sin ánimo de ofender, espero que os lo toméis como lo que es, una sátira.


.................................

Siempre que veo a una mujer - o joven, o niña, o aborto mal completado - correr, ya sea para coger el metro, persiguiendo al petardo de la pandilla, o cruzando por un semáforo en rojo, me fijo en que nunca doblan las rodillas. Dan saltitos con las piernas prácticamente rectas, como si caminasen pero intentando ir rápido. O como si alguien les hubiese atado las rodillas con una cue…

Cuando te cansas de luchar

Cuando alguien pasa toda su infancia convencido de su fealdad, alimentando ese pensamiento con los comentarios y opiniones de familiares y amigos, lo normal es que cuando llegue a adulto se considere a sí mismo feo. En sí no es ningun problema, si además de feo, todos sus allegados le hacen ver que tienes una inteligencia prodigiosa. Pasas toda tu infancia pensando "bueno, a fin de cuentas soy inteligente", y eso no lo puede decir mucha gente hoy en dia. Y de pronto un dia, cuando tu niñez ya ha quedado lo bastante lejos como para hablar de ella con la famosa frase "cuando yo era pequeño...", alguien va y comete la torpeza de hacer que te des cuenta de que no eres ni minimamente tan inteligente como creías. Es un golpe, porque antes tenías el escudo de tu cerebro para protegerte ante un mundo en el que la buena presencia lo es todo. A partir de ese momento, no tienes nada. Eres un paria, horrendo, estúpido, a merced de las corrientes de un mundo que se niega a acep…

Hubo un tiempo en que los dragones dominaban la tierra...

Como no lo voy a presentar al concurso, me he pasado un poco por el forro la restricción de longitud. Espero que os guste ^^

-----------------------------

Hubo un tiempo en el que el hombre no gobernaba sobre la tierra. Un tiempo en el que era un ser insignificante que se refugiaba en cavernas. En el que vivía atemorizado por el resto de los seres vivos, porque solamente era un raquítico ser con un cuerpo desprovisto de pelo, plumas o escamas, y con unas inútiles piernas que apenas le mantenían en pie.

Y en ese tiempo en que el hombre vivía atemorizado, en constante huida de sus depredadores, quienes reinaban en el planeta eran otros. Otros cuya sombra, al proyectarse sobre las colinas, provocaba el terror de todo ser vivo, y cuyo rugido hacía temblar las mismas raíces de la tierra.

En aquel tiempo, los dragones dominaban la tierra. Doblegaban a las mismas fuerzas de la naturaleza bajo su poder, provocando lluvias y vendavales allá donde lo deseaban, por el mero placer de ver la destrucci…