2 de noviembre de 2012

Una gorda en shinkyokushin (Parte 2)

Esta parte podría resultar un poco tediosa. Me voy a esforzar por explicarlo todo lo más amenamente posible, sin palabros en japonés o explicándolos cuando no me quede otra. A mi me resultó muy interesante, pero mi interés por la cultura japonesa y que mi novio me ha explicado muchos de los términos ANTES del curso pueden haber influenciado en ello. Esperemos que no os aburra.

En la siguiente entrada comentaré todo lo que tenga que ver con el factor humano, incluyendo el concurso de pancartas del domingo. No os preocupéis que hablaré de todo en su momento :)

..........

El viaje a Lorca duró unas 6 horas, de 12:30 de la madrugada del viernes al sábado, hasta más o menos las 7 de la mañana del sábado. Nos separamos en dos grupos: Los que dormían en hotel y los que dormían en dojo - yo estaba en el segundo grupo -, y nos instalamos y dormimos unas pocas horas, hasta las 10, que el curso comenzaba a las 10:30.

Frente al hotel, con las mochilas y los aperos de labranza...

Nos reunimos todos, nos presentaron a los que organizaban el curso y a los senseis y senpais que asistían, y tras estirar y calentar un poco nos fuimos para el polideportivo.



La mañana la dedicamos a hacer ejercicios de equilibrio en combate, o sea, a tener una posición estable y sin doblar la espalda para que cuando nos curtan la pana no nos desequilibren también. La cosa fue muy divertida; hicimos "pelea" a la pata coja, en cuquillas y con un palo atado al cinturón. sacudimos trapos sobre la cabeza del contrincante, que tenía que esquivarlo sin doblar la espalda. Un ejercicio para mantener la postura también al moverse fue colocarse en medio de cuatro personas, cada una con un número, y tener que moverse para golpear al número que te decían.

















No sé exáctamente a qué hora terminamos, pero tuvimos tiempo suficiente para volver a dojo, comer, - llevávamos la comida de todo el fin de semana en la maleta - descansar un rato y volver al hotel, donde nos iban a dar una charla sobre la disciplina del entrenamiento para practicantes de shinkyokushin a nivel competición.

La charla fue bastante interesante, aunque para mi gusto Rubén - el preparador físico que nos hacía de ponente - se demoró demasiado en detalles técnicos que a los oyentes no es que les importaran demasiado, y en la parte de las tablas de entrenamientos, es decir, la parte práctica, la que interesaba más, ya no le quedaba tiempo y tuvo que exponerla casi de pasada. Pero fue realmente interesante, sobre todo la parte el músculo anaeróbico... No me quedé totalmente convencida con la explicación, pero hay que tener en cuenta que estaba bajando mucho el nivel para que lo entendiéramos todos. Voy a documentarme un poco más en ese aspecto a ver si saco en claro algo, y si me entero de algo interesante haré una entrada de blog sobre ello.

Super majo, Rubén. Y qué caña nos dio luego
con los ejercicios... XD

Lo más divertido de la charla fue cuando nos llevaron de vuelta al polideportivo para "poner en practica" los planes de entrenamiento de los que nos había hablado Rubén. Fue como volver a los circuitos de ejercicios de educación física del instituto, con los balones medicinales y todo, solo que más bestia. No pasé por todas las estaciones - GRACIAS A DIOS -, pero voy a comentar por encima aquellas en las que estuve o de las que me acuerdo. Los tiempos y el tiempo de descanso entre series eran MUY importantes, pero no los recuerdo bien, así que no me hagáis mucho caso en ese aspecto:
En parejas, uno sujeta el pao - escudo - y el otro le da de ostias al máximo durante tres series de un minuto.
Hacer 5 flexiones dando una palmada en lo alto. Luego cinco puñetazos al pao, lo más rápido posible, en series de 1 minuto.
En circuito, repetir dos series de cada uno de los siguientes: Saltar con los pies juntos un escalón/flexion-levantarse-salto/pasos alternos(o lo que sea)/pasarse un balón medicinal/pasarse un balón medicinal con un bote/sentadilla-salto.
Tres series de cuatro repeticiones de correr al máximo 8 segundos-al trote ligero 10 segundos, caminando durante 30 segundos entre series. (aquí morí mucho).
Sentadillas con peso sobre los hombros, y saltar sobre un banco cargando con pesas. Ni me acuerdo de las repeticiones ni de los tiempos en este caso.








 ESTE es Miñarro. Quedaos
con su cara. NO queréis
caerle mal.








Tras acabar hubo una tanda de fotos porque el domingo no iba a poder estar todo el mundo y querían que saliéramos todos en la foto oficial, y recogimos y nos fuimos a cenar. Tras la cena uno de los compañeros del curso, que incidentalmente también es psicólogo, dio otra charla sobre la preparación psicológica para la competición.



La charla fue cortita y el chico fue muy conciso y ameno, y aunque la mayoría de las cosas que comentaba ya las conocía aplicadas a otros campos, fue interesante ver cómo le daba una vuelta de tuerca a conceptos conocidos para aplicarlos a la competición. Luego un participante del curso que sí que hace ya competición estuvo hablando de su experiencia, y luego "senpai Paco Pepe", ese que comenté que aunque ya está retirado llegó a ser quinto del mundo, también habló de su experiencia personal.

 Y el de la camiseta verde es Paco Pepe. Tampoco
quieres caerle mal.



Hubo entrenamiento nocturno, ir corriendo hasta la cima de un montecito con un mirador y hacer ejercicio allí, pero aunque empecé la carrera no fui capaz ni de comenzar a subir la cuesta del monte, y decidí que casi mejor dedicaba el tiempo a dormir para levantarme descansada el domingo.




Ah, y el domingo fue lo mejor de todo. Nos organizaron en grupos de doce y cada grupo montamos un mini torneo, con los jueces de las esquinas, el de tatami, haciendo los saludos como si fuera un torneo oficial... Yo estaba en el grupo en el que estábamos todas las mujeres asistentes - solo nueve. Un poco triste; chicas, a ver si nos animamos a hacer más artes marciales, que un cuerpo en forma es un cuerpo bello! - y tres hombres. Me tocó pelear con una cinturón negro que, gracias a dios, fue buena y más que pegar se dedicó a marcar los golpes durante la pelea. Los enfrentamientos eran de dos minutos, y luego si daban empate una prórroga de un minuto, y si volvía a dar empate una prórroga de otro minuto, en la cual ya había que decidir ganador.



 Este es el grupo en el que estaba yo :3
(OCVIAMENTE soy la más gorda XD)

 Salvo el primero, estos se durmieron, no llegaron
a tiempo y estuvieron castigados... El primero
se equivocó de sitio y llegó tarde >.<


 Diez años tenía el participante más
joven del curso. Y tenía los cojones
más cuadrados que nadie.



No sé si debería estar orgullosa de que mi contrincante bajara tanto el nivel que dieran empate y hubiera una prórroga antes de que yo perdiera, pero lo estoy. Llamadme rebelde.
Después de esto fuimos corriendo hasta el ayuntamiento - creo que era el ayuntamiento -, para un concurso de pancartas de apoyo a Lorca que organizó el gimnasio que también organizaba el curso, y luego de vuelta otra vez al polideportivo corriendo - juro que no sé cómo conseguí llegar, LO JURO - , donde se celebró la despedida del curso.




Y esto fue el curso. Doloroso, intenso, fascinante, didáctico y - esto último para mi solamente, creo - revelador.

Más en la siguiente entrada de blog.


NOTA:
Tengo que agradecer al Shihan Jesús Talán que me dejara ir en el autobús a Lorca como acompañante y me dejara hacer el ridículo apuntándome a las actividades del curso - que era gratuito. Si hubiera sido de pago pues no me habría podido apuntar XD -. Estoy en una forma física deleznable y no paraba de pensar que estaba dejando en mal lugar al dojo quedándome atrás en las carreras y no siendo capaz de hacer bien los ejercicios - la otra chica que venía de acompañante estaba en mejor forma y sí hizo buen papel -, pero cuando a la vuelta del viaje me acerqué al shihan para pedirle perdón, me agradeció efusivamente mi participación, que "al parecer" dejó en buen lugar al dojo, y al shinkyokushin en general. No entiendo cómo pudo haber sido eso, pero al menos me quité un peso de encima.

2 comentarios: