Ir al contenido principal

Sepulveda 2013

Este fin de semana acudí a mi primer curso de kyokushin en toda regla, con kimono y protecciones y toda la parafernalia - aunque las protecciones de pecho y yo aún tenemos una relación de amor-odio muy complicada de explicar -. Fuimos a Sepúlveda, donde las Hoces del Duratón, solo que no fuimos a hacer turismo precisamente. Nos alojamos en un albergue que hay en la falda del puñetero monte Atlas donde está colocado el pueblo, y desde el viernes por la noche cuando llegamos hasta el domingo por la tarde cuando nos fuimos, basicamente no paramos de entrenar. Lo cual tiene bastante sentido, porque era un curso de fin de semana de entrenamiento de competición.

¿Sabéis estos días que uno hace tantas cosas que le parece que ha pasado más de un día? Pues fácilmente pude haber estado en Sepúlveda una semana, de la cantidad de cosas que hicimos.

Podría escribir media docena de blog con las cosas que hicimos, la gente que conocí, los que ya conocía y volví a ver, lo inspiradores que fueron los monitores, la camaradería de la gente, y todo lo que experimenté, pensé y sentí durante el fin de semana. Pero la mitad de las cosas resultarían aburridas de leer, y otras se convertirían en absolutas chorradas en cuanto las pusiera por escrito, así que ya veremos qué escribo al final.

Antes de poner en orden las cosas para escribir algo coherente y apetecible de leer voy a comentar qué me pareció el curso, mi opinión personal como cinto blanco con la peor forma física que hayáis visto nunca en vuestra vida en un practicante de karate.

Y lo que pienso es que no debería haber ido ni loca, pero que no me lo habría perdonado si no hubiera ido.

Fue mi primer curso en regla de este tipo, y supongo que al final terminan siendo todos un poco lo mismo, aunque siempre es una oportunidad de ver a compañeros de dojos de fuera de Madrid,  pasar un buen rato y entrenar un poco más fuerte de lo habitual, pero claro, ya sabéis que las primeras veces son las que más lo marcan a uno, y la verdad es que me tiré todo el fin de semana pensando que no debía estar allí. Simplemente no tengo suficiente nivel para estar en el mismo saco que la gente que fue al curso, en serio, hasta el niño de 12 años me dejaba atrás. Y las charlas motivacionales de los instructores... bueno, no tenía muy claro si yo podía incluirme entre los destinatarios de sus palabras. Pero como ya estaba allí y no podía volverme a Madrid hasta el domingo por la tarde - y encerrarse en la habitación no era una opción porque a) no se podían cerrar las puertas con llave, y b) compartía cuarto con siete de las ocho mujeres que fueron al curso además de mi - decidí que por el mismo precio podía fingir que era parte de aquello.

Y chicos, he de decir que quiero más. No puedo apenas moverme, creo que tengo una lesión bastante fea en las lumbares, no hay un solo músculo del cuerpo que no me duela, pero qué queréis que os diga, la experiencia ha sido fantástica, la gente ha sido fantástica, las vistas han sido fantásticas, las gramíneas han sido fantásticas... todo ha sido realmente genial. Aunque sea ese tipo de "genial" de las cosas que te gustan una vez han terminado pero matarías por huír de ellas mientras las estás viviendo.

Solo espero que para el próximo esté en mejor forma y no vaya muriéndome por las esquinas tan a menudo.

A ver si mañana cuento un poco cómo fueron las actividades.

Saludos.



Comentarios

  1. Parece duro, no te tengas en tan baja estima, que hay que tener mucho valor para estas cosas, y lo digo como vaga profesional que soy XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Me prometí a mi misma que no comentaría nada de esto en mi blog, porque ya bastante fama de misógina tengo como para encima echar más leña al fuego, pero es que todos los días viendo este extraño comportamiento ya clama a los dioses... Que os lo habéis ganado a pulso chicas, yo lo siento pero es así ._.U
Para variar, esta entrada va dirigida a las que se den por aludidas directamente, y a nadie más. Si al leerlo piensas "¿yo hago eso?", está claro que no va por ti XDD Y siempre desde el cariño y sin ánimo de ofender, espero que os lo toméis como lo que es, una sátira.


.................................

Siempre que veo a una mujer - o joven, o niña, o aborto mal completado - correr, ya sea para coger el metro, persiguiendo al petardo de la pandilla, o cruzando por un semáforo en rojo, me fijo en que nunca doblan las rodillas. Dan saltitos con las piernas prácticamente rectas, como si caminasen pero intentando ir rápido. O como si alguien les hubiese atado las rodillas con una cue…

Cuando te cansas de luchar

Cuando alguien pasa toda su infancia convencido de su fealdad, alimentando ese pensamiento con los comentarios y opiniones de familiares y amigos, lo normal es que cuando llegue a adulto se considere a sí mismo feo. En sí no es ningun problema, si además de feo, todos sus allegados le hacen ver que tienes una inteligencia prodigiosa. Pasas toda tu infancia pensando "bueno, a fin de cuentas soy inteligente", y eso no lo puede decir mucha gente hoy en dia. Y de pronto un dia, cuando tu niñez ya ha quedado lo bastante lejos como para hablar de ella con la famosa frase "cuando yo era pequeño...", alguien va y comete la torpeza de hacer que te des cuenta de que no eres ni minimamente tan inteligente como creías. Es un golpe, porque antes tenías el escudo de tu cerebro para protegerte ante un mundo en el que la buena presencia lo es todo. A partir de ese momento, no tienes nada. Eres un paria, horrendo, estúpido, a merced de las corrientes de un mundo que se niega a acep…

Hubo un tiempo en que los dragones dominaban la tierra...

Como no lo voy a presentar al concurso, me he pasado un poco por el forro la restricción de longitud. Espero que os guste ^^

-----------------------------

Hubo un tiempo en el que el hombre no gobernaba sobre la tierra. Un tiempo en el que era un ser insignificante que se refugiaba en cavernas. En el que vivía atemorizado por el resto de los seres vivos, porque solamente era un raquítico ser con un cuerpo desprovisto de pelo, plumas o escamas, y con unas inútiles piernas que apenas le mantenían en pie.

Y en ese tiempo en que el hombre vivía atemorizado, en constante huida de sus depredadores, quienes reinaban en el planeta eran otros. Otros cuya sombra, al proyectarse sobre las colinas, provocaba el terror de todo ser vivo, y cuyo rugido hacía temblar las mismas raíces de la tierra.

En aquel tiempo, los dragones dominaban la tierra. Doblegaban a las mismas fuerzas de la naturaleza bajo su poder, provocando lluvias y vendavales allá donde lo deseaban, por el mero placer de ver la destrucci…