17 de noviembre de 2008

Epifanía de lunes por la mañana

Hoy he tenido lo que podríamos llamar una epifanía: Soy una escritora mediocre.

No tengo una sola idea original, todo lo que ideo o es una versión de algo que ya existe, o es "la típica historia de", contada con mi estilo. Puede que no escriba del todo mal, pero lo que escribo no tiene nada que merezca la pena ser leído. Lo mismo daría coger la sección de sucesos de uno de esos panfletos que reparten por la mañana temprano a la entrada de la Renfe.

Supongo que el soponcio que me ha dado al ser consciente de este hecho se me pasará pronto, porque a fin de cuentas yo soy más o menos mediocre en todo lo que hago; darme cuenta de que soy mala en algo no es nuevo para mi. Pero es que me había creído que al menos escribiendo era buena.

Y lo triste es que, siendo mediocre como escritora, sigue siendo de lejos lo que mejor se me da...

7 comentarios:

  1. LAguien dijo que todo está inventado.
    Es mejor empezar con un inicio con tópicos y típicos a que la historia se convierta en una.
    En tu mano está.
    (hey, y no dibujas mal,además ^^)

    ResponderEliminar
  2. No termino de entender lo de la historia se convierta en una historia... o_O
    Y no se trata de hacer garabatos en el margen de los apuntes o contar las penas de una en un blog. Se trata de ser bueno.

    ResponderEliminar
  3. Eso es mentira, cualquier cosa escrita y modificada ya no es la misma.

    Ni es la misma cuando es contada por gente distinta. No es la historia de fulanito en boca de menganita, es tu historia.

    así de simple.

    ResponderEliminar
  4. Si yo también soy de esa escuela, pero parece que con los editores la cosa no va así...

    ResponderEliminar
  5. La genialidad no está únicamente en crear algo completamente nuevo. ¿Acaso Ferrá Adriá ha diseñado genéticamente nuevos ingredientes para sus platos?
    ¿Acaso Beethoven inventó una nueva escala musical, nuevas notas, nuevos instrumentos?
    No. Utilizaron exactamente los mismos recursos que sus colegas de profesión.
    Todos, absolutamente todos los escritores utilizan ideas, sentimientos, reflexiones, recuerdos, hipérboles, metáforas... palabras. Combinadas en millones de maneras. Pero al fin y al cabo, solo palabras.
    La genialidad está en saber combinarlas.
    Y estoy segura que también a Ferrá Adriá se le ha quemado un bizcocho alguna vez. Sobre todo cuando estaba empezando ;-)
    No te desanimes. En el mundillo editorial, igual que en el del teatro, y la música y en cualquier ámbito artístico, hay mucho mamoneo, mucho amiguismo y muchisimo gafapasta pedante.
    Claro que ellos pueden decidir no publicar lo que tu les presentes. Para eso es su editorial. Pero eso no significa que tu obra sea buena o mala. Solo significa que a ellos no les gusta. Punto.
    No dejes que gentuza así te impongan su visión de la realidad.

    ResponderEliminar
  6. Lo que ha dicho Pol Von Doom me ha recordado una anecdota que me contaron el otro dia...
    Resulta que un abuelo le estaba contando a su nieto una historia mientras estaba enfermo. Esta historia estaba llena de accion, aventuras, emociones, romances, amor (puaj! xD)...Creo que todos sabeis que hablo de la princesa prometida.

    Pues segun parece, resulta que el principio de la peli esta basado en la historia real del autor cuyo abuelo le contó esa historia cuando era pequeño. Sabedor de que era un libro, se puso a buscarlo hasta que un dia encontró...tachan! Un tocho enorme e infumable lleno de paja.

    Entonces el tipo (ya crecido) decidió reescribirlo tal y como recordaba que se lo contó su abuelo. Y asi nació la versión de la princesa prometida 2.0, conocida por todos...

    Esto no lo he contrastado, pero me lo contaron el otro dia y me ha hecho gracia el comentario de pol por recordarmelo XD

    ResponderEliminar
  7. De hecho, eso que te han contado es el principio del libro de La Princesa Prometida ^^U

    ResponderEliminar