23 de diciembre de 2008

Sé que lo estás deseando...

Sé que estás muerto de curiosidad. Que quieres acercarte y descubrir si estoy realmente dormida o solo pretendo estarlo. Quieres levantar las mantas para descubrir qué pijama llevo puesto esta noche, o si llevo puesto algo o nada en absoluto. Te tortura el pensar que puedo estar desnuda bajo la ropa de cama, durmiendo a tu lado, indiferente a tus pensamientos, o esperando que vengas a hacerme compañía, muy consciente de ellos.
¿Pero y si sólo estoy durmiendo? No quieres despertarme. No quieres turbar mi descanso, aunque tú ya llevas turbado un buen rato.
Admite que lo que de verdad deseas es colarte bajo mis sábanas, despertarme si es que dormía, recorrerme con tus labios, calentar tu cuerpo con el mío... No es que quieras tener la certeza de lo que llevo puesto o de si duermo o no; lo que quieres tener es mi cuerpo.

Pues ven y tómalo. Ya sabes lo que me gusta que me despiertes de ese modo.

4 comentarios:

  1. ...
    ¿Me sangra la nariz?
    Buen texto ^^
    (que pervertidilla xDDD)

    ResponderEliminar
  2. Voy a tener que empezar a usar tags de no apto para menores! XDDDDD
    (siempre has sabido que era una pervertida, no sé de qué te extrañas :P)

    ResponderEliminar
  3. Es q dios.... creo que todos los hombres hemos pasado por eso más de una vez en nuestra vida, y da igual que lo lea yo que el vecino del quinto, pensaremos todos lo mismo.......

    ResponderEliminar
  4. Pero eso es bueno, no? Peor sería si leerlo os dejase frios! >.<

    ResponderEliminar