21 de septiembre de 2009

Construyela y ellos vendrán!

A la salida de la reunión, me quedo yo sola en la mesa, esperando que vuelva una que ha salido a fumarse un cigarrillo, para avisarle que ha acabado la reunión cuando vuelva - igual si no se lo explico, la pobre ve que la sala está vacía y piensa que ha explotado una bomba nuclear mientras no estaba y que ahora es la única superviviente sobre la tierra -.
La mujer vuelve, me ve con la mirada fija en el vacío, y comete el error de preguntarme lo siguiente:

- ¿En qué piensas?

...

- En Nueva Jerusalén.

- Ah...

...

- Sí, es uno de los riesgos intrínsecos de preguntarme qué pienso cuando tengo la mirada perdida...

- ...Tomo nota.

2 comentarios:

  1. Vas a necesitar de gente que proteja los caminos. Por aquí estamos. Silenciosos pero siempre presentes...

    ResponderEliminar
  2. Siempre se puede volver a formar una nueva orden de los Pobres Caballeros de Cristo... ^^

    ResponderEliminar