1 de octubre de 2009

Los smss del averno

Quiero comprarme el último libro de Andrzej Sapkowski, Narrenturm. Pero es caro. Se aceptan donaciones en forma de regalo sin venir a cuento.
También quiero irme a algún lado este puente, pero ahora que tengo el dinero para ir, no tengo con quién ir ._.U ¿Alguna sugerencia sobre sitios en los que una persona pueda pasar tres días sin pensar absolutamente en nada? Porque sería ideal conocerlo.

Bueno, y ahora al lío


..................



Hay un tipo de sauna, creo que se llama baño turco, que alterna agua caliente con agua fría para tonificar el cuerpo.
Bien, yo hoy he experimentado en mis propias carnes la versión del baño turco aplicada a dormir. Lo llamaría "tortura china", pero como sería cambiar de nacionalidad el símil, me limitaré a mentarlo como "sueño turco".

Resulta que hace cosa de dos meses, sin venir a cuento, me cancelaron la tarjeta de débito. Así, porque a un oficinista le pillaría el día raro. Sin llamarme para preguntarme si era yo la que andaba sacando y metiendo dinero en mi cuenta, o siquiera darme un toque al móvil para decirme "ey, que sepas que no vas a poder sacar dinero para pagar el alquiler este mes, ya te buscas las castañas como puedas".
Pues resulta que sí que me avisaron antes de cancelarme la tarjeta. Mediante mensajes al móvil. Y me avisaron varias veces, como unas doce.
Lo que pasa es que todos los mensajes que se enviaron se quedaron atascados en el universo paralelo en el que se pierden los sms de los pretendientes no deseados y los amigos plastas. Solo que los míos, tras un mes y medio de planear por el éter, chocando con invitaciones a cenar, planes frustrados, declaraciones de amor rechazadas y celebraciones de cumpleaños nunca confirmadas, encontraron la salida.

Justo anoche. A la una de la mañana.

Desde que empecé a salir con mi primer - y penúltimo - novio, cogí la costumbre de dejar encendido el móvil las veinticuatro horas del día, porque el niño tenía la sana costumbre de llamarme a las cuatro de la mañana "para hablar un rato". De ahí que anoche, a la una y media de la mañana, en mi móvil comenzase a sonar el tema principal de Regreso al Futuro a todo volumen - porque soy la más guay y siempre tengo el volumen máximo activado -.

Vale, muy bien, pienso, tras leer el sms. Un poco tarde para avisarme de que han observado movimientos extraños con mi tarjeta, pero más vale tarde que nunca. Bravo por ellos.
Y me vuelvo a acostar.

Y aproximadamente tres cuartos de hora después, me llega de nuevo el mismo mensaje.

Y de nuevo otros tres cuartos de hora después.

Y una cuarta vez tras treinta minutos.

...

A las cinco y media, tras recibir el sexto mensaje idéntico por parte de Caja Madrid - ¡¿pero qué narices hago que no he cancelado aún mi cuenta?! - comienzo a emparanoiarme. Oye, y si resulta que de verdad hay alguien que, a estas horas de la noche, se está dedicando a despojarme del medio euro que queda en mi cuenta? Para asegurarme - y también para que dejasen de mandarme los putos mensajitos, para qué mentir - llamo al número que me indican en los sms - un 902. Encima ni gratis me sale la llamadita -.
Tras cinco minutos hablando, el operador acaba disculpándose como si se hubiera comido a mi gato, tras darse cuenta de que, efectivamente, me estaban avisando con un mes y medio de retraso de que habían observado movimientos extraños con mi tarjeta.
Y con la sensación del deber cumplido, dejo el móvil sobre la mesilla de noche, y me dispongo a dormir la hora y media que me queda hasta que suene el despertador.

Y justo en ese momento, me llega otro mensaje idéntico de Caja Madrid.

...

Desesperada, llamo otra vez, le ruego a la operadora que paren de mandarme mensajes, que tengo que madrugar, y la operadora, toda tímida ella, me dice que ella no puede hacer nada, pero que me sugeriría que apagase el móvil.

La cara de idiota que se me quedó fue para haberme hecho una foto.

...

De todos modos, a lo largo de la mañana me llegó el mensaje tres veces más, y tras una llamada bastante cabreada a nosequé departamento, que parece que se ocupa de mandar mensajes a horas intempestivas a gente que tiene que madrugar al día siguiente, me dicen que eso lo lleva una maquinita, que es automático, y que no pueden pararlo.

Chachi, o sea que un miniterminator con mala leche está evitando que de a luz al que será el líder de la resistencia humana en un futuro en el que las máquinas dominarán la tierra, mandándome mensajes de madrugada para que no duerma bien, esté tensa y cabreada, y no me apetezca follar, no?

Va refinando sus métodos, Skynet.

2 comentarios:

  1. Es por ese tipo de cosas que yo tengo la mnía de poner el móvil en Mute cuando me voy a dormir xD

    Respecto a lo del puente del Pilar, he encontrado esto:

    http://www.yporquenosolo.com/viaje_79-Marrakech.aspx

    ResponderEliminar
  2. XDDD Y yo debería empezar a hacerlo... me esperaré aún, que operan a mi padre este mes, y no es cuestión de no estar localizable por si pasa algo ^^U

    Uhm... gracias por el enlace. Esta tarde ojearé qué cosas se pueden ver en un día en Marrakech (y sí, también miraré en un atlas dónde está), y si me llama lo pillo. (y si no, sigo ojeando la web, que tiene muy buena pinta)
    Asias!

    ResponderEliminar