5 de noviembre de 2009

Sábados de cine (versión femenina)

En respuesta a mi coworker bloguero Asbeel, que en su última entrada de blog nos habla de las películas en las que los tíos se pueden encontrar metidos cuando intentan ligar con una tía en un pub los sábados por la noche, no he podido evitar pensar en una réplica para las mujeres (réplica del todo improvisada y en la que no se me han ocurrido más que cinco supuestos, y luego les he puesto películas al azar, o sea que siento si el post más que gracia lo que da es ganas de ahorcarse).
Porque las mujeres, en contra de lo que piensas, Asbeel, también las pasamos putas para ligar con tíos en los bares. Vale, no tan mal como vosotros, en eso no te voy a quitar la razón... parece ser, aunque no es mi caso, que las mujeres al final siempre tenemos las de ganar en estas lides. Pero esto me lo han contado, así que no me responsabilizo si resulta que no es cierto, eh?

Para que te des cuenta que no solo en el País Vasco sois los más guays, que en Madrid también saben meter palos y hundir la autoestima, oye! XDDDD

5. Empezaremos por lo más básico. Partiendo de la base de que los hombres son animales de manada, por mucho que tú te hayas fijado en uno en particular, en concreto el único potable del grupo, eso no quiere decir que alguno de los esperpentos de amigos no haya hecho lo propio contigo... Y que según comienzas a insinuarte a tu target principal, te suelte que si te gusta su amigo.
De todos modos, esto no es ni de lejos tan humillante como la variedad "te gusta alguno de mis amigos?", que viene a ser el equivalente de "alguien quiere el bombón de anis? Es que a mi no me gusta", para las personas.
Como existe la posibilidad de que alguno de los amigos sea medianamente mono, o como poco tenga conversación, el control de daños puede no ser demasiado grave.

Así una puede sentirse en El Jovencito Frankenstein, y decir aquello de "Podría ser peor. Podría llover", de Aigor (que no Igor)

4. Ahora empieza lo humillante. En el primer caso nos hemos basado en que, sea con quien se pretendía o no, al final la chica consigue su objetivo. ¿Pero qué pasa si en vez de preguntarte si te interesa algún amigo suyo, lo que te pregunta es si le presentas a tu amiga?
Admitamoslo: Si lo que pretendías era ligar, que tus amigas sean todas unos figurines de metro setenta y las medidas de una top model de los años noventa, cuando la forma de tu cuerpo recuerda vagamente a una pera, no es lo mejor para ayudar.

Acabas de pasar por Destino de Caballero: "Se te ha evaluado, se te ha medido y está claro que no has dado la talla"

3. Variante de la cuatro, ligeramente menos humillante. Una es tímida, y no se atreve a acercarse a hablar con ese chico en cuestión. O eso, o aún no lleva el suficiente alcohol encima, claro. El caso es que le pide a su amiga que vaya a hablar con él y le pregunte qué opina de ella. Y la amiga, todo solícita, va, le dice hola al chico, le pregunta que si le gusta su amiga... y el tío le responde: "me gustas tú".

"No se preocupe, yo tampoco me acordaría de mí", de American Beauty, sería de lo más adecuada en este contexto.

2. Seguimos con las humillaciones. Te has armado de valor - o de alcohol, dependiendo del caso -, te has acercado al tío en cuestión, milagrosamente has conseguido entablar conversación, el chico parece que hasta te encuentra interesante... Y de pronto, no sabes de dónde ni cómo, un "estás más bien rellenita" cae sobre ti como un yunque.

Haciendo un inciso, si alguna de vosotras se ve en esta situación - bien con el peso, la cara, el maquillaje, la ropa, o cualquier defecto que os pueda sacar -, un conciso "y tú estás empapado de ron, pero yo no digo nada", seguido de tirarle el cubata a la cara, me parece la única respuesta coherente.

Buscando un clásico, no se me ha ocurrido un simil mejor que acabar de salir de El Golpe, más por el título que por la frase.
"¿Y qué podía hacer? ¿Acusarlo de hacer trampas mejor que yo?"

1. De la guía "Cómo destrozarle el ego a una mujer en diez cómodas lecciones" (cuarta edición), mi ex aprendió esta bonita manera de humillarnos, que gracias a Dios a mi no me han hecho nunca pero que debe dejar a la pobre víctima sin ganas de salir de su cuarto en unos dos años.
El proceso es el mismo que en los puntos anteriores: Chica targetea chico, chica se acerca a chico, chica habla con chico, chico habla con chica, ambos beben lo suyo, acaban yendo a la casa de él... Y cuando están sentados hablando en el sofá, y la cosa parece que ha funcionado... el chico se levanta, agradece la compañía, se despide, y se va a acosar.
Sólo, por si no ha quedado lo suficientemente claro.
Está claro que la pobre muchacha ha protagonizado "300", porque no se puede negar que acaba de cenar en el infierno.

Se admiten contribuciones, a ver si conseguimos sacar también diez películas, como Asbeel!



2 comentarios:

  1. 300 no me parece de este mundo. Por mucho que hablemos de mujeres, tiernos paharillos inocentes (JA!) lo de subirte a un tío a casa post fiesta sin haber tenido contacto carnal es jugar con fuego. Al maravilloso poema de Barney Stinson titulado "The sexless innkeeper" me remito.

    Dile a tu ex que el tribunal de la Haya tiene esas cosas en cuenta, tarde o temprano. Al tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Pues me consta que es verídico, tío. Además, puede que las mujeres no sean tiernos pajarillos inocentes, pero los tíos tampoco se quedan cortos en hijoputez cuando quieren, eh? XDD

    Tranquilo, se lo diré. Cuando deje de estar tan ocupado y pueda quedar con un miserable mortal como yo, se lo diré ^^U

    ResponderEliminar