3 de diciembre de 2010

Otro año más

Pues nada, otro año más ha pasado de largo.

En más de un sentido, porque no sólo acabo de cumplir 28 inviernos - es más apropiado que primaveras, ya que nací en Diciembre -, sino que el año está ya como quien dice agonizando.

¿Y cómo ha sido este año, este 2010 que, viendo cómo fue 2009 para la mayoría, prometía ser un año pródigo en bondades y regocijos?

Pues así, en líneas generales, una puta mierda.

Economicamente hablando, he estado practicamente todo el año en el paro. Y ya sabéis la manía que tengo de comer tres veces al día y consumir electricidad y agua, por no mencionar querer vivir en una casa...

Emocionalmente, se podría decir que he ido de ataque de nervios en ataque de nervios. Ya de por sí soy nerviosa, pero lo de este año supera con creces toda expectativa...

De salud... bueno, dejando a un lado la dermatitis por los nervios, las quemaduras químicas por lejía, la torcedura de tobillo, la rodilla operada que vuelve a querer que le haga caso, los ataques de tos y los vómitos, tampoco he estado tan mal...

De amigos, parece ser que durante la segunda mitad del año pasado y todo este año "alguien" se ha dedicado a ponerme a caldo cuando yo no estaba para defenderme - o partirle los dientes, que es de lo que tengo ganas -, así que la mitad de los que yo pensaba mis amigos ni me responde al teléfono. Y la otra mitad pasa de venir a mi cumpleaños y luego me la monta porque me cabree, así que no se puede decir precisamente que vaya bien servida de amistades...

En fin, que no ha sido un buen año. Al menos la cosa parece que levanta este último mes, con lo de haber conseguido trabajo con un sueldo hasta medio decente, que - por mucho que digan que el dinero no lo es todo - ha hecho presión sobre lo demás y me ha dado un margen para relajarme - por no mencionar una conexión a internet de banda ancha -.

También he empezado algunos proyectos, unos con más futuro que otros, y uno especialmente prometedor que ha empezado a tomar forma real también a finales de año (yo no digo nada, pero si os pasais por el blog de Pulp Comics Mgz encontrareis más información :P).

Ah, y tengo un gato desde hace una semana y media. Gatita, para ser más exactos. Y la he llamado Midna.

Total, un año de altibajos emocionales - y también de todo lo demás -, en el que lo único bueno que he sacado en claro es que me sé valer muy bien solita, por muy jodida que esté y por mucha mierda que me tiren.

Mucha bilis es lo que he acumulado este año. Mucha gente me ha hecho daño, y nadie ha movido un dedo por ayudarme. Pero hete aquí que he vuelto a salir del socabón, como siempre hago - y como me barrunto que siempre haré, viendo lo visto.

Y no sólo me ha cambiado el color de pelo mientras estaba allí abajo.

3 comentarios:

  1. Sólo paso a pedir disculpas por la parte que me toca y también a felicitarme/felicitarte, por la parte que me toca.


    =D

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor que has podido hacer es conseguirte un gato. Grandísima elección.

    ResponderEliminar
  3. Lo sé! :P Ya le tenía ganas a tener un gatuno desde hacía muchos meses, pero si no se tiene dinero ni para cuidar de uno, no quería tener un animalejo para cuidarlo mal o acabar teniendo que darlo o llevarlo a un albergue ._.U

    Ya subiré fotos de la pelusa, ya >3<

    ResponderEliminar