9 de agosto de 2012

Sobre vacaciones y sacrificios

Leo por las interwebs que hay un señor - que escribe gratis para el medio en el cual leo su columna, por cierto - que dice que querer vacaciones está muy mal, que tenemos que trabajar más duro y más horas para sacar a España de la crisis.

...


Claaaaaaaro.....


Lo que este señor viene a decir exactamente no lo sé, pero voy a pecar de luterana y hacer una interpretación libre de su texto.

Me está diciendo que pese a que en mi contrato pone que tengo 20 días de vacaciones pagadas al año, y que si no las disfruto DURANTE dicho año me quitan sin más - no, ni me las guardan ni me las pagan. Las obvian -, para que España - una, grande y libre - logre salir de la crisis yo tengo que renunciar a ellas, porque querer que la empresa para la que trabajo cumpla el contrato que firmó conmigo es poco menos que antiespañol.

O sea, que España se hunde porque yo quiero que mi empresa cumpla el contrato que firmó conmigo.

Visto lo visto, no me cuesta entender que a este señor le resulte difícil asimilar que una empresa cumpla un contrato. Por poner un ejemplo, en el mío pone que trabajo 40 horas a la semana y que no se me permite hacer horas extra - que viene a ser lo mismo que "si las haces no te las vamos a pagar" -, pero en realidad trabajo unas 5 o 6 más a la semana por regla general.
También en mi contrato pone que trabajo de cierta cosa que no tiene absolutamente nada que ver con lo que realmente me tienen haciendo.
De hecho, pese a que trabajo en una empresa desarrolladora de software en un proyecto de mantenimiento - de los que duran años y más años -, tengo un contrato por obra y servicio de larga duración, en vez de duración determinada o indefinido, porque así la empresa paga menos por mi.
Otro dato a resaltar es que soy subcontratada de segundo orden: La empresa que me contrata me alquila a otra empresa que me alquila a la empresa en la que realizo mis tareas. Esto es super chachi piruli para dichas empresas, porque no tienen que hacerse cargo de ninguna gestión que tenga que ver conmigo como trabajadora, y de rebote se llevan cada una un tercio de lo que yo genero con mi trabajo.
Una anecdota que parecerá no tener sentido pero que añadiré porque me da la gana es que hace unos meses tuve que mudarme. Por el plan de alquiler seguro, como no era indefinida, no me dejaban alquilar. Me dijeron que si le pedía a mi empresa un certificado de permanencia - un papel que dice que no me van a echar antes de un año - me dejaban alquilar la casa que yo quería. Hablé con mi empresa. Se negaron a hacerlo, "porque ellos no saben si el proyecto se va a acabar o el cliente se va a cansar de mi o qué va a pasar". Por lo tanto, me quedé sin alquilar el piso y de rebote me di cuenta de que a mi empresa le importaba una mierda si yo trabajaba bien o mal, mientras ellos cobrasen a fin de mes.

Es interesante apuntar que cuando alguien me pide compromiso o sacrificios hacia una empresa que me roba parte de mi sueldo, realiza una prácita alegal de contratación, incumple las condiciones del contrato de manera descarada, me deja bien claro que me pueden echar cuando les de la gana sin tener en cuenta si soy buena en lo que hago o no, y para la que en líneas generales cuento lo mismo que un cero a la izquierda, yo me cabreo un tanto.
Y es que soy de genio vivo, qué le voy a hacer. Y pese a que sigo necesitando un trabajo para vivir, me doy perfecta cuenta de que ni "tengo que dar gracias por tener un trabajo" ni "sacrificarme para sacar a España adelante", entre otras cosas porque no veo que haya una reciprocidad en ese esfuerzo, sino más bien un cachondeo muy mal disimulado.

Los ricos son cada vez más ricos y siguen sintiendo la superioridad moral de decirle a los pobres que la culpa es suya por no trabajar más duro. Y nosotros vamos y nos lo creemos. Es que es de chiste.

No sé si me mereceré mis vacaciones, aunque dudo mucho que la empresa se vaya a pique por cumplir UNA de las clausulas de mi contrato. Si quieren que me quede sin vacaciones que me paguen por esos días de trabajo, que trabajar gratis es algo que solo pueden permitirse los ricos y yo no tengo la suerte de ser uno de ellos.

3 comentarios:

  1. Pues muy bien explicado.
    Estoy de acuerdo en casi todo.
    8-)

    ResponderEliminar
  2. En España, muchas empresas y no sólo este señor piden alta fidelidad a cambio de broncas, ignorar términos en el contrato y hacer malabarismos para tener atado y bien atado al currante. Evidentemente, que no se esperen sino un oportuno molotov o similar.

    ResponderEliminar