Ir al contenido principal

Hermanos de Batalla

En la capilla solo se oía la letanía del párroco, con algún que otro sollozo ocasional de fondo. Joel esperaba el final de la homilía sentado en la última fila, solo ligeramente consciente de dónde estaba. Oyó la letanía del párroco, vio - aunque borroso por las lágrimas - el féretro junto al púlpito, y supo quién descansaba dentro.

Su compañero de batalla, su más antiguo amigo, el que le había salvado la vida mil veces, al que había metido en problemas mil y una. Juntos habían explorado medio mundo, luchado tanto contra dioses como contra monstruos, huído quizá demasiado alegremente de caballeros vengativos. Y siempre había sido Aarón, el más fuerte, el más decidido, con su hoja afilada y su afilado ingenio, el que les aseguraba la victoria.
Joel siempre había sabido que su amigo le sobreviviría, que algún día no llegaría a tiempo para salvarle del último monarca al que cabreara con su magia, del último demonio al que, por accidente de nuevo, despertara.

Y ahí estaba, vivo y sentado en aquella capilla, asistiendo al funeral de Aarón.

Llevaba postrado en cama ya varios meses, perdiendo poco a poco la batalla contra la enfermedad, sin que la magia de Joel pudiera ayudarle, sin que los médicos pudieran hacer nada para salvarlo.
Cáncer, decían. Inevitable, decían. A él no le importaba el nombre, solo sabía que se había llevado a su hermano.

El religioso le hizo un gesto con el brazo. Él se quedó congelado en el asiento, negándose a despedirse de su amigo, a admitir que se había ido para siempre. De pronto sintió la mano de su madre cerrándose con fuerza alrededor de la suya.

- Venga - le susurró. Él se giró, y la sonrisa triste que vio en el rostro materno le dio fuerzas para levantarse y caminar hasta el altar.

Cuando llegó frente al féretro se subió al cajón que había junto a él para poder por encima del borde. Aaron estaba tumbado allí, muy quieto, con su traje azul de los domingos. Al menos el dolor había parado, pensó, al menos su amigo ya no está sufriendo.

Joel no dijo nada. Dejó sobre el regazo de su amigo el libro que había estado sujetando y se bajó del cajón.

- ¿No quieres decirle nada a Aarón? - la madre echó un vistazo al féretro y vio el libro que su hijo había dejado allí.

- Ya lo he hecho, mamá.

- Ya veo - los dos volvieron a su asiento - ¿Y de veras quieres regalarle ese libro?

- Mamá, si no juega conmigo no duraré ni una partida. Él es quien me salva siempre, el libro debe quedarse con él.

- Pero podrías querer jugar con otros niños para que te ayudaran, Joel.

- No mamá - el niño volvió a levantar la vista, hacia donde descansaba su amigo - la partida ha terminado.

Comentarios

  1. Pues me ha gustado bastante, no me lo esperaba. Muy triste. El cáncer siempre es un tema peliagudo de tratar

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, casi se me escapa una lagrimilla y todo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Por qué las mujeres corren con las piernas juntas?

Me prometí a mi misma que no comentaría nada de esto en mi blog, porque ya bastante fama de misógina tengo como para encima echar más leña al fuego, pero es que todos los días viendo este extraño comportamiento ya clama a los dioses... Que os lo habéis ganado a pulso chicas, yo lo siento pero es así ._.U
Para variar, esta entrada va dirigida a las que se den por aludidas directamente, y a nadie más. Si al leerlo piensas "¿yo hago eso?", está claro que no va por ti XDD Y siempre desde el cariño y sin ánimo de ofender, espero que os lo toméis como lo que es, una sátira.


.................................

Siempre que veo a una mujer - o joven, o niña, o aborto mal completado - correr, ya sea para coger el metro, persiguiendo al petardo de la pandilla, o cruzando por un semáforo en rojo, me fijo en que nunca doblan las rodillas. Dan saltitos con las piernas prácticamente rectas, como si caminasen pero intentando ir rápido. O como si alguien les hubiese atado las rodillas con una cue…

Tomándonos las cosas con humor

Porque si no, ya nos habíamos quedado calvas de tanto tirarnos de los pelos...

Ayer cuando llegué a casa, me actualizaron con la lista de desperfectos del piso. La lavadora vuelve a no funcionar, el fregadero está totalmente atascado, la televisión - un flamante monitor plano de chorrocientas pulgadas y media, con TDT, HD, y KFC - se pone en blanco y negro a ratos, y el suelo del pasillo, a la entrada del cuarto de baño - el que no da calambre - está levantado.

Mientras me preparaba la cena, vi esto en la pizarrita de la cocina:




Porque claro, estas cosas hay que tomárselas con humor XDDD

Armitas por aquí, armitas por allá...

Ayer estaba Adrián enseñándome un rifle de gas en esta bonita página, cuando me asaltó una duda: ¿Qué tipo de gas es exactamente el que llevan las réplicas de airsoft? Ya sé que CO2 no es, porque esas están prohibidas en las partidas por ser demasiado potentes; pero entonces, qué es lo que lleva el cargador? Y ya puestos, ¿cómo exactamente funciona el mecanismo de una réplica de gas? ¿Y de una eléctrica?
Y hete aquí que, como cuando me entró curiosidad por saber cómo era el ordenador de mi padre y me metí a la carrera de informática, he decidido documentarme. Con la pequeña diferencia de que entre que no hay carrera de "cómo funcionan las réplicas de airsoft" per se, y que ahora hay una cosa muy útil que se llama internet y en la que se pueden encontrar datos de ese tipo, esta vez no me será necesario estudiar durante ocho años para saber qué narices hace que las bolitas de 6 milímetros de diámetro que tienen las réplicas por munición hagan tanto daño cuando te disparan.
Empe…